Escampavia – Masa Y Poder

3
60

Por JUAN GUILLERMO ÁNGEL MEJÍA

Es prematuro hacer un análisis de fondo sobre los últimos acontecimientos sociales, políticos y de violencia, razón por la cual nos limitaremos a reseñar lo que nos han mostrado los medios y las redes sociales.

Titulares de prensa que nos llamaron la atención:  uno muy curioso tiene que ver con la actitud de dos  jueces con respecto a los actos de violencia que el país ha padecido; un juez ordenó liberar a 14 de los vándalos y otro juez avanza mucho más cuando ordena abrir investigación a los policías que han detenido vándalos en medio de los actos criminales, argumentando que fueron detenidos de manera ilegal; estas acciones nos recuerdan aquella del magistrado que ordenó archivar la investigación contra quien visitaba frecuentemente las cárceles y ordena por el contrario iniciar un caso contra la contraparte. A veces nos preguntamos de qué lado está la justicia.

Las marchas fueron concurridas mas no multitudinarias, solo marcharon unos pocos de los millones que muestran su desacuerdo con la iniciativa de incrementar los impuestos y de esos marchantes solo una minoría se dedicó a destruir y a vandalizar y los menos a robar a los establecimientos comerciales.

Quemar a un policía con bombas es un intento claro de asesinato y de otro lado el uso de las armas de fuego contra manifestantes también es una respuesta inadmisible, salvo cuando se enfrente a asesinos portando armas letales como son las bombas incendiarias o armas de fuego.

El comportamiento de la masa ha sido motivo de investigación de sociólogos e investigadores del comportamiento, (Masa y Poder, Elías Canetti) concluyen con que quien participa de la masa asume actitudes que jamás realizaría como individuo; así un pacífico ciudadano puede transformarse en sanguinario asesino como resultado del comportamiento colectivo, conductas que se hacen evidentes en los terribles linchamientos o cuando se tortura e incinera a un ser.

Sobre quienes son los vándalos, solo podemos hablar de lo que hemos visto; se destacan los encapuchados quienes aparecen sistemáticamente y con metas precisas ya que hacen parte de organizaciones violentas de mayor calado, estos tienen un objetivo claro y coordinado, a ellos se suman otros muchos, algunos casi niños, quienes usan ropa de marca y simples tapabocas, estos muy probablemente no hacen parte de organización alguna y solo asumen actitudes de masa, lo que afecta su comportamiento, hay un tercer grupo de aquellos que ni trabajan ni estudian o hacen parte de organizaciones de barrio o delincuenciales quienes participan activamente en los atracos y robos y finalmente atrás de todos ellos están los veteranos quienes orientan y manejan pero jamás se exponen, para eso disponen de suficiente carne de cañón.

De otro lado están los ciudadanos que sienten que su patrimonio e ingresos se verán afectados, ellos son otro grupo que no actúa como masa pero si siente y rechaza las medidas tributarias, unos con razón quienes deberán tributar y otros quienes desconociendo el texto de la reforma no diferencian entre quienes pagarán y quienes recibirán.

La ciudadanía está parcialmente informada y la oposición sacó mucha ventaja puesto que unos y otros hicieron énfasis en quienes pagarán y casi nada en quienes recibirán.

Otros titulares que nos llaman la atención aquel que haces referencia a las medidas que ha tomado la Contraloría cuando ordena el embargo de las cuentas que tienen conexidad con la Hidroeléctrica de Ituango, según el analista la medida ha generado un detrimento patrimonial muy superior al que pretende investigar, caso similar al de Reficar, cuando otra de la ias toma decisiones abiertamente contrarias al concepto de los técnicos y expertos en el tema, desconocemos los detalles de uno y otro caso  pero, en caso de tener razón quien hace la  denuncia, y el detrimento patrimonial supera ampliamente lo que pretenden defender, es esta   una medida tomada a destiempo que pudo esperar para no causar un gigantesco perjuicio a la nación, este es otro caso en el cual el remedio salió más caro que la enfermedad.

3 COMENTARIOS

  1. CUANDO LOS JUECES PERTENECEN…O SON NOMBRADOS O ASCENDIDOS POR POLITICA, NO PODEMOS EXIGIR IMPARCIALIDAD. TAMBIEN EL FENOMENO DEL QUE ME PARECE JUSTA O INJUSTA LA DECISION JUDICIAL, DEPENDE DE LOS INTERESES QUE SE DEFIENDEN Y DE SI ME AFECTA DIRECTAMENTE. LA JUSTICIA SE HA CONVERTIDO EN UNA RAMERA.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí