Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaESCAMPAVIA. Rectificación y la justicia para los de ruana.

ESCAMPAVIA. Rectificación y la justicia para los de ruana.

Por JUAN GUILLERMO ÁNGEL MEJÍA

          Publicó John Jairo Posada el reportaje que me hiciera recientemente, nota en  donde saca a relucir sus condiciones de periodista serio y buen escritor; lamentablemente se le pasó un gazapo enorme, cuando hablé de las trampas y mentiras que se han hecho a Colombia, mismas responsables de tanto mal al país y a sus instituciones, no me refería al presidente Duque, sino al expresidente Santos, tal como lo he dicho en mis escritos una y otra vez. Quien mintió a los colombianos en múltiples oportunidades fue Juan Manuel Santos, hecho que no requiere de demostración alguna puesto que lo escuchamos repetidamente afirmar lo que después resultó un engaño, repito, no me refería al presidente Duque, valga la corrección.

          La capa del viejo hidalgo, misma que elevara a la condición de nobleza montañera nuestro bardo era, sin duda, abrigo y uniforme de campesinos y labriegos, razón por la cual hizo carrera el decir: “la justicia se hizo para los de ruana”, aserto que ha perdido vigencia, primero porque no era cierto que la justicia de entonces fuera venal y sesgada por motivos políticos y de otro lado porque, en casi todo el país, dejó de ser prenda indispensable de uso diario de los más humildes.

          Si hay algo que duele es la injusticia: dolió el fallo de los jueces que le arrebataron una victoria a nuestro púgil en los juegos que se disputan en el Japón, no entendimos que se ordenara la libertad a los padres de la bella niña de cuya muerte ya se habían declarado culpables tanto su padre putativo como su madre; es inexplicable que quienes hirieron, torturaron y dieron muerte a un indefenso agente del orden, quien fuera de servicio y vestido de civil, resultó sorprendido en una barricada y, a pesar de la sevicia y crueldad manifiesta, los responsables no fueran procesados; es notorio cómo a, por lo menos uno de los uniformados con la camiseta de un equipo de fútbol, quien logró ser identificado y participante con otros quienes  en gavilla trataron de dar muerte a un inerme seguidor del otro equipo, a pesar de ser presentado por su madre ante la policía, no pudiera ser detenido, o para no hacernos más extensos, no aceptamos que los testimonios, grabaciones y declaraciones del coordinador de la campaña política del presidente Santos, quien aceptó abiertamente que dineros de una empresa que había hecho del soborno una herramienta de trabajo, ahora resulta que nada de eso mereció siquiera una solicitud de versión libre para quienes así lo afirmaron y qué decir de los dineros en efectivo que ruedan sobre la mesa de candidatos.

          Hoy la forma es superior al fondo, así lo que importa no es tanto el hecho, el acto delictivo, el dolo en las acciones sino el procedimiento, el inciso prima; por lo dicho unas veces si y otras veces no, pero  lo fundamental para la justicia se ha convertido, en nuestro país santanderista, en la pieza clave en el momento de considerar un caso, todo ello cuando no son los criterios políticos o de por medio esté otro delito peor, el del dinero como vehículo conductor de las consideraciones para condenar o no a un encartado.

          La justicia no puede ser, como se ha convertido no solo en Colombia sino en muchas otras latitudes en arma política, se deshacen de periodistas con demandas, se aniquila al adversario político utilizando a los togados y lo peor muchos otros de ellos actúan de oficio en contra de quien piensa en política deferente a su manera de entender y ejercer el oficio más viejo del mundo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. Que buena columna usted siempre tan coherente y ecuánime, lo peor que le ha pasado a nuestro país entre tantos malos se llama Juan Manuel Santos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos