Estar lejos

7
156

Por Martha Rotavista

“Estar lejos me hace daño

Siempre espero el día siguiente

Solo quiero detenerme”…

Estas letras de una canción de Fonseca, que cantó con Willie Colón y con la que tuvo mucho éxito, parecieran describir la más triste agonía por estar lejos de la persona que se quiere, pero para los que de verdad estamos lejos va un poco más allá, cualquier letra que implique o toque el tema de lejanía nos hace aludidos en la conversación, o en este caso, en la melodía.

¿A qué voy con esta reflexión?, pues bien, Colombia (en especial el eje cafetero), tiene más de 2 millones de connacionales por fuera de su territorio, buscándose la vida en otros países, algunos contamos con la fortuna de venir a estudiar, otros con propuestas de trabajo, reagrupación familiar, pero muchos viajan a ver cómo mejoran sus oportunidades, su suerte, su calidad de vida, buscan encontrar en otros lados lo que en su tierra no pudieron. Y vaya si es una odisea.

Cualquiera que sea el motivo de migrar y por felices que estemos o bien acogidos que nos sintamos en otros países, hay momentos duros, de duda y de miedo, momentos en los que pese a la gente que te acompaña te sientes solo y muy lejos de los que quieres. Literalmente no ves la luz, parece que el camino se trucara y en vez de aclarar se hiciera denso, así que si tienen algún familiar o amigo en el extranjero, valoren todo su esfuerzo, no importan las circunstancias seguro ha pasado por algún momento que no les ha contado, su vida cambió y aunque estar lejos es un gran aprendizaje, lo justo es que se valore como tal, que no se juzgue.

He conocido muchos compañeros que son cuestionados en sus decisiones, que por qué están solos o por qué consiguieron tan rápido pareja, que  por qué no invierten en una casa, que por qué siempre se ven en fotos con la misma ropa, qué por qué no comen igual o por qué su círculo social ya no es con colombianos, o al contrario, solo es con ellos?. A veces estas personas no necesitan ser cuestionadas, necesitan sentir que siguen siendo parte de esa familia, ese grupo de amigos, aunque estén lejos.

Y ni hablar de otros parientes, que se dedican a pedir cosas, dinero, viajes, porque sus padres, hermanos o familiares cercanos están ganando euros o dólares ¡Cómo si en estos países se gastara en pesos!

Hoy. este texto es solo para solicitar un poco de consideración y empatía con esos que se la luchan afuera, que están lejos y tienen su corazón en dos partes, un poco de empatía por los que se fueron, porque aún lejos siguen siendo familia, siguen siendo colombianos.

7 COMENTARIOS

  1. Martita, como siempre describes una situacion que no pierde vigencia, realizas una descripcion real, patetica y desgarradora, de lo que hemos vivido muchos, y lo que te ha tocado vivir a Ti, en distintas circunstancias y con mayor o menor afectacion para las partes.Lo mas triste del caso, es que alguien me hacia una similitud con el Archifamoso » Sueño Americano » , muchos se » matan » por conseguirlo, pero pocos lo logran. No basta con tener Buenos deseos, debemos luchar denodadamente, por lograr nuestras metas y ponerlas y ponernos al servicio de los demas, para que el Futuro sea mas Promisorio y sobretodo mas Justo. Recibe un Abracito muy Especial.

  2. es una realidad la que estas describiendo pero hay gente que no consideran las personas que están fuera del país y las juzgan sin ningún criterio.

  3. Mi primorosa, con la ayuda de Dios, pronto estaremos reunidos y pensar que esto es un mal sueño 😪de cual queremos despertar, la peorrrrrrrrr pesadilla que nos toca vivir 😪😪 y poder decir con orgullo
    SALVE, SALVE PLACER DE LA VIDA SALVE SALVE SIN PAR CARNAVAL
    QUE VIVA COLOMBIA, QUE VIVA EL EJE CAFETERO, Y QUE VIVA RIOSUCIO CALDAS CON SU CARNAVAL

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí