Falta de autoridad, nuestro problema nacional

1
30

POR JORGE EDUARDO MURILLO MEJÍA

Quién lo creyera, una palabra que conocemos desde muy pequeños, sería fundamental para que casi todo funcionara de manera efectiva; pero la mayoría de las veces es tomada como una palabra más que a mucha gente le parece antipática porque va en contra del desarrollo de las personas y del principio de la libertad.


Cuando hablamos de autoridad se cree que es obligar a las personas a hacer algo y que esas personas deberían ser responsables sin necesidad de ejercer ese principio. En un comienzo es válida esa afirmación, sobre todo en culturas que nos llevan miles de años en todo. Nuestra cultura tropical y nuestra falencia en el número de personas con educación básica y universitaria, hace que el conglomerado siempre quiera hacer las cosas a su manera, además gran población sin requerimientos básicos en su perfil de competencias, llegan a ocupar cargos donde se requiere ejercer el principio de la autoridad.


En principio en una nación la autoridad la ejerce el ejecutivo para hacer cumplir las leyes y las normas de comportamiento generales; es el caso del presidente de la República, ministros, gobernadores, alcaldes y funcionarios públicos entre otros, que a través de protocolos y procedimientos guían a la comunidad a cumplir con sus deberes.

Muchos países de Asia, Europa y algunos de América son muy organizados desde hace años y sus habitantes son respetuosos de las normas, razón por la cual la autoridad se ejerce de manera normal sin mayores contratiempos.

En Colombia fallamos en eso, la educación apenas busca desatrasarse y hay que empujar más a las personas; los gobernantes influenciados por los políticos de bajo perfil, colocan en el aparato del estado a funcionaros de bajo perfil que son “blandengues” a la hora de ejercer la autoridad, además les pica el bicho de la corrupción y se convierten en permisivos para su beneficio.

Es el caso de la policía de carreteras y los encargados de hacer que los ciudadanos cumplan las normas del consumo de drogas y de velar por la seguridad; es el caso del ejército que deja que crezca la guerrilla y la insurgencia; es el caso de los jueces que no castigan a los infractores; es el caso de funcionarios que dejan que los ciudadanos se apoderen del espacio público y del territorio; es el caso de los guardas de tránsito inoperantes y muchísimos casos similares donde no se ejerce la autoridad.

Si la autoridad se ejerciera, seríamos más organizados, respetaríamos la convivencia y todo fluiría con rapidez, pero desafortunadamente eso no sucede y es una herramienta más de la corrupción y el desorden.

1 COMENTARIO

  1. La autoridad como ejercicio de liderazgo, de iniciativa en todos los campos , de estudio , de conocimiento, de decisión e independencia, de trabajo en equipo organizado.
    El Autoritarismo: ejercicio de mandato tirano, demostración de ineptitud, de hacer claudicar las libertades y derechos,políticas de estado restrictivas, sin orden social.
    Autoritarismo en el actual gobierno central.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí