Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadFundación Valle Del Risaralda

Fundación Valle Del Risaralda

La  Clínica de Alto Nivel de Complejidad – Hospital Universitario Fundación Valle del Risaralda, es un gran proyecto que busca ampliar la cobertura en salud en seis departamentos, Risaralda, Norte del Valle, Quindío, Caldas, Tolima y Chocó, con una amplia oferta de servicios especializados.

La nueva entidad debe buscar tener el compromiso de la excelencia y calidad en beneficio de la seguridad y dignidad del paciente, con el ingreso de médicos con subespecialidades en las diferentes ramas de la medicina, algunas de ellas son: Anestesia Cardiovascular, Anestesia Pediátrica, Anestesia de Dolor, Anestesia Obstétrica, Neuro Anestesia, Nefrología, Cardiología, Cirugía Valvular, Cirugía Coronaria, subespecialidades de altísima complejidad en Oncología, Cirugía de mama, Cirugía de tumores de tejidos blandos, y recto, Dermatología Oncológica, Ginecología Oncológica, Ortopedia Oncológica, Urología Oncológica, Cirugía de tórax, Cirugía de tracto gastrointestinal, Cirugía de Colon, Perinatología y Genética Clínica, Cirugía Cardiovascular Pediátrica, Cardiología Pediátrica, Cirugía Pediátrica, Infectología Pediátrica, Neurología Pediátrica, Endocrinología Pediátrica, Gastroenterología y Nutrición Pediátrica, Radiología, Neurocirugía, Cirugía de Cuello y Cabeza, Ortopedia, Trasplantes de Corazón, de Hígado, Páncreas y Riñón, en fin, la lista es más larga.

A lo anterior hay que considerar el personal asistencial en salud, también de alta calidad profesional, que van desde enfermería, bacteriología, nutrición, terapeutas, instrumentación quirúrgica, farmacia, entre otros, como también ingenieros y técnicos muy calificados en áreas de reparación y mantenimiento, que aunque parezca sencillo, no lo es, son electricistas, mecánicos, pintores, plomería y demás personal de apoyo, que deben asimilar nuevas tecnologías y las que se adquieran en el futuro, y estar actualizados en los nuevos desarrollos tecnológicos.

En el área de alta gerencia es importante la presencia de una gerencia con experiencia, estable, con una amplia visión del sector de la salud. En este sentido y para cumplir con los mínimos del talento humano, el mejoramiento continuo es una regla que le permitirá cada día una mejor atención de los pacientes de alta complejidad. La labor educativa que debe llevar a cabo la Fundación Valle del Risaralda debe iniciarse casi de inmediato, debido a que todo este talento humano con alto conocimiento no se encuentra a la vuelta de la esquina, demora años en la formación de competencias, por ello la nueva Fundación debe convertirse en una entidad que debe generar progreso laboral, científico, humano y tecnológico. Debe realizar alianzas con universidades de reconocida trayectoria nacional como internacional, debido a que muchas subespecialidades que no se ofrecen en Colombia.

Lo anterior conlleva a más tiempo del personal de salud en estudios y entrenamientos en universidades y clínicas de altísimo nivel científico. Para obtener una subespecialidad se requiere primero ser especialista, y la de menor tiempo dura mínimo tres años, y para obtener una subespecialidad o Fellowship, el tiempo de estudios es de al menos un año; y en todos los casos son de tiempo completo. De manera que para tener el personal suficiente y preparado requiere tiempo y recursos monetarios en su formación, solo así le permitirá en un tiempo proyectado tener un personal muy calificado, estable y motivado. La gestión del conocimiento debe ser un pilar fundamental.

El apoyo de la Fundación Valle del Lili es fundamental en razón a su gran experiencia y su prestigio, no solo en el país, sino en el ámbito internacional, que le han reconocido su liderazgo por su continua capacidad en ofrecer atención de altísima calidad a los pacientes, además de llevar investigación médica en varias áreas de la salud. De hecho, la muestran en los primeros lugares en los diferentes ranking anuales de los mejores hospitales del mundo por la coherencia en la excelencia, es su sello distintivo. En nuestro país ocupa el primer lugar, y en América Latina ocupa el segundo puesto.  

El desarrollo armónico constante centrado en el paciente se da con la consistencia en la visión, misión y de valores corporativos de mediano y largo plazo, en donde prime el bienestar del paciente, el buen trato y capacitación permanente a todo el personal médico, asistencial, y de apoyo a la gestión. En este sentido la Fundación Valle del Risaralda debería hacer un convenio desde ahora con la Fundación Valle del Lili para su operación durante al menos 25 años, y digo con esta entidad, no solo por su alta calidad y experiencia, sino porque ha estado acompañando el proceso. Dicho convenio debe tener reglas claras y sobre todo una total autonomía administrativa, presupuestal y gerencial por parte de la Fundación Clínica Valle del Lili, con el fin de atender de manera profesional e integral al paciente. Dejar que el sector público gerencie esta nueva clínica sería de entrada llegar con pronóstico reservado. Todos conocemos los malos antecedentes que hemos tenido con la red hospitalaria en el país, en especial con el Hospital San Jorge, que de paso debería integrarse con la nueva Clínica, y acabar así con tanta corrupción.

Hay un par de aspectos que se deben analizar en las proyecciones del departamento, la primera: es la posible construcción de otra clínica de altísimo nivel por la Fundación Santa Fe, y segundo: Pereira se convertiría en el epicentro de turismo en salud en esta región del país, haciéndose necesaria la planificación y el desarrollo de la educación relacionada con el sector de la salud, hotelería, restaurantes, centros comerciales, en el transporte público tanto en masivo, como en el público colectivo y taxis, con adaptaciones tanto en su infraestructura como también en la capacitación en todas las profesiones y oficios que intervengan en la cadena de servicio para atender una población con necesidades muy diferentes al turista que visita nuestra región con fines recreativos. En este sentido todas las edificaciones y servicios deben ofrecer todas las facilidades para las personas con diferentes discapacidades, en movilidad reducida, con dificultades auditivas, cognitivas, sicosocial, psíquica, múltiple y visual.

De nada nos servirá tener una infraestructura de última tecnología si no tenemos el recurso humano altamente capacitado y comprometido con el bienestar del paciente. Hay que cambiar el chip en muchos aspectos de nuestro qué hacer.

2 COMENTARIOS

  1. Con este artículo el doctor Álvaro Beltrán se quiere anticipar a las exigencias de la nueva clínica. Con el talante Gerencia y su gran experiencia, el Dr. BETRAN deja entrever que además de la infraestructura y la estructura física, se requieren desarrollos tecnológicos de alta complejidad, pero fundamentalmente de la formación y adquisición del recurso humano profesional, acorde con las demandas de una clínica de tales características, porque lo que está en juego es la vida humana. Desde ya, este macroproyecto debe tener independiente de los gestores, un líder para lograr este propósito aquí expuesto.

  2. Tiene toda la razón Dr Alvaro, tan importante es la infraestructura física como la planeación y aseguramiento de tener un personal profesional en todas las áreas clínicas y de servicios con competencias de alto nivel y sobre todo que no vayan a dejar meter a políticos en el manejo de esta Clinica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos