Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadGamonales, políticos y elecciones.

Gamonales, políticos y elecciones.

Siendo  niño oí decir que había familias que eran “dueñas” de una u otra población, cuyas autoridades eran generalmente  personas emparentadas entre sí, o  que había familias que heredaban de padre a hijos feudos electorales; aclaro que el término feudo lo uso a falta de recordar  la palabra  exacta  usada por mis mayores, y  para dar idea  del  poder que los señores feudales  ejercían en la edad media: no solo eran dueños de la tierra, sino que hacían leyes, administraban  justicia, hacían las obras públicas  que se requerían, cobraban peajes,  impuestos y  algunos hasta  tenían ejércitos  propios.

En artículo de prensa  de autoría de Carlos A. Camacho Marín, titulado “En González mandan los Osorio”, “El Tiempo” domingo 19 de Agosto de 2007, página 1-6 NACIÓN.  Se denuncia que desde que hay elección popular de alcaldes,  la familia  Osorio se tomó el poder en el municipio de González, Cesar;  la  MOE lo catalogaba como uno de los  328 municipios de “alto riesgo por elecciones atípicas o anomalías e irregularidades electorales”,  el artículo  dice  que el  Procurador de esa época, Edgardo Maya,  afirmaba que no había normas claras que garantizaran la transparencia en las elecciones de ese 28 de octubre.

Para esa fecha, González tenía 8.897 habitantes, cerca de 2.000 de ellos habitaban unas  300 casas en el casco urbano,  pueblo  tranquilo  aunque   tenía un búnker como estación de policía, pocas tiendas,  dos bares y un billar,  sin  hoteles  ni restaurantes; recibía por transferencias de la nación 3.400 millones de pesos anuales, el único empleador era  el municipio y el alcalde controlaba  toda la administración.  “El municipio es desde hace 40 años bastión del partido conservador y fortín electoral de la familia  Cuello, desde el abuelo Manuel, pasando por el padre Alfredo, hasta el hoy  ex  presidente de la Cámara, Ape Cuello Baute”.  ”En González solo  ha habido un alcalde liberal, que fue  nombrado por decreto durante el mandato de Virgilio Barco”.

En la elecciones  de  ese 28 de octubre, a César Augusto aspiraba a sucederlo su primo  Carlos Roberto, joven abogado conservador  que también recibía el apoyo de “La U”, su padre, Juvenal  también desempeñó el cargo de alcalde  en González.  La otra opción para los habitantes del municipio  en esa ocasión, era  votar por Sandra Liliana  “la profe”, la más fuerte contrincante  de Carlos Roberto, cuyo apellido no figuraba  en las vallas publicitarias, y como ya algunos de Uds. amigos lectores lo  intuyeron, también  es Osorio,  ella recibió el aval de  “Cambio Radical”  y de la  “oposición”  encarnada en  Ciro García, otro jefe conservador  derrotado en tres oportunidades por los Osorio, según Sandra Liliana Osorio Molina: “En González no hay para las necesidades de todos sino para la avaricia de unos pocos. La gente está cansada de la administración ( …)Siguen en el poder por el trasteo de votos y por la plata que tienen”.

Este pueblo se hizo famoso en las elecciones de  Congreso del 2006, cuando votó  el 92,97% de su población,  mientras  el promedio nacional  fue de 43,92%, igualmente  votos en blanco, tarjetones no marcados y nulos eran muy pocos comparados con el resto del país y, además el municipio se caracterizaba por el trasteo de votos, motivo de investigación de la  MOE y el programa delas Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), según los Osorio, la cercanía de González con Ocaña, Rio de Oro y Convención  facilitaba  la inscripción de mucha gente en época de elecciones, por lo que el  trasteo de votos se admitía como una cosa histórica por el alcalde  y el registrador municipal de esa época.  

Carlos Alberto, el candidato  negaba que las cosas fueran así, sostenía que su familia siempre ha tenido vocación de servicio con la comunidad, explicaba que: “Sobre esas pequeñas colaboraciones lo que puedo decir es que a la gente  hay que ayudarla siempre, no solo en  época electoral sino en todas las épocas y nosotros lo hacemos de corazón”.  Por su parte Ciro García el “opositor”  señalaba haber sido víctima del trasteo de votos: “Sería mentira decir que no hay compra de votos. Eso pasa en todas partes. Y cuando se tiene el gobierno, se tiene todo”.

Luis Fernando Quintero otro candidato derrotado por los Osorio decía: “Hay un paternalismo inmenso, la gente solo piensa en vivir del municipio  ¿Y cómo desmontamos eso? Se nos forma un caos social”;  por desgracia,  estas denuncias  en lo electoral  y  en lo económico,  parecen  ser el denominador común en muchas ciudades del país, ambas situaciones  son comunes no solo allá,   sino en todo el territorio nacional.

En mis años de residencia en San Gil,   conocí  un pueblo cercano  llamado  “El Páramo”, Santander , donde según las  habladurías  ocurría una situación muy parecida a la de la historia anterior, infortunadamente  no  tengo elementos de juicio para comparar la situación  entre uno y  otro municipio;  se decía que  dos hermanos, los señores Barrera eran  dueños y señores del poder político y económico allí, uno de ellos  (si la memoria no me falla)  se llamaba Dionisio y vendía su café en la cooperativa de caficultores  en  San Gil.  Fui por primera vez  al Páramo  en  una romería, celebración del día de “La Virgen de la Salud” un 2 de feebrero; regresé a  inicios de los años 80,  para recibir  capacitación para un gran programa de alfabetización de adultos  “La campaña  Simón Bolívar”, durante una semana, estuvimos hospedados en el Instituto de Liderato Social de la  localidad donde  conocí  a varios  sacerdotes y monjas  de la comunidad  Vicentina (En épocas pasadas, solo  podían  ser religiosos  personas de familias conservadoras), e hice  amistad con el padre Lorenzo Rosas  posteriormente ganador de  un premio Nacional de Pedagogía por su método de enseñanza  musical “Música en Colores”,  luego lo  reencontraría  como capellán del Hospital  “San Vicente” de Santa Rosa de Cabal, ciudad a la que  llegué  a laborar  en  marzo del 90. Como dato curioso  durante  esa capacitación, hubo una impresionante  salida de  culonas, nos ofrecieron un costalado de hormigas, pero,  al  no  conseguir  quién  las  tostara, desistimos  del negocio. 

En conversaciones con diversas personas, incluidos  estudiantes paramunos  supe que el pueblo era tradicionalmente  liberal, y   en elecciones se disputaban la Alcaldía y el  Concejo Municipal: hermanos, tíos, primos, sobrinos. Recuerdo haber visto en algunas de mis  visitas al pueblo un letrero invitando a votar por una dama llamada  Tecla, según mis  amigos con la llegada de los religiosos  Vicentinos, empezaron a  aparecer  conservadores  y  pronto en la familia  Barrera apareció un candidato  conservador  para oponerse a la hegemonía  liberal (manteniendo la familia sus mayorías  y aparentando darle  participación a la oposición), lo mismo ocurrió cuando apareció  la UP  y otros partidos políticos.

Finalizando los años 80 conocí al abogado Jaime  Durán Barrera (sobrino de los  mencionados señores Barrera) y  participé  en  su campaña a la  alcaldía de San Gil, cuando era  candidato del FILA (Frente de izquierda liberal amplio)  liderado por el Senador Horacio Serpa.  El Dr.  Durán  gobernó entre 1990 -1994,  luego lo vi en  televisión siendo  Representante a la Cámara, posteriormente  supe que aspiraba al Senado contando con el respaldo  de Diego Patiño  A. en  Risaralda.  Uno de los  hermanos  del  actual Senador,  Richard Durán también fue primer mandatario de  San Gil, murió  en ejercicio del cargo.

Filtraron  un  video  donde se  ven  algunos  estrategas  de Petro, y ahí fue Troya, llanto y crujir de dientes de quienes se sintieron  indignados. Por supuesto, no me emociona ver que las campañas políticas  se igualen  por lo bajo y rastrero. Expreso  mi voz de rechazo  por esas formas poco dignas  de hacer política; ciertamente  es  vergonzoso  usar los mismos métodos  de las “bodeguitas uribistas”.  Nunca se conocieron filtraciones de los trucos sucios  de las  “bodeguitas uribistas” ¿Eso hace menos detestables sus actuaciones?  Cuándo  Roy Barreras y  Benedetti  eran alfiles uribistas ¿Utilizaban esos mismos métodos? ,  ¿Cuándo Job entraba a la casa de Nariño, dónde estaban los que ahora  claman?. ¿Aullaron y rasgaron sus  vestiduras cuando  el DAS  espiaba  a políticos opositores, periodista y  jueces?, ¿Tuvieron pantalones para exigirle al jefe de estado  de  la época, asumir  su responsabilidad política, dar  explicaciones y renunciar a causa de  esos espionajes, tal  como hizo Nixon en USA? Como siempre  campea  la doble moral;  muchos salen a reprochar en público lo mismo que hicieron en privado.

Como sociedad  tendremos que dar un debate moral.  Lo ideal es que al unísono  rechacemos  todas las actuaciones antiéticas,  inmorales o  delincuenciales  de cualquier colombiano, sin importar rango o clase social, sobre todo  cuando son altos funcionarios del estado,  o altos oficiales  de las  fuerzas armadas.  No parece justo pedirle a un candidato  comportarse como un caballero  y  a otro permitirle actitudes  canallescas ¿Aplaudiremos  a  un bandido y condenaremos a otro?   La defensa depende del ataque. En mi humilde opinión, hay  fuegos que se combaten con fuego, y eso parece estar pasando en ésta campaña.

Los últimos  años de gobiernos de Uribe y  los que  él diga, son  también  una hegemonía. ¡Basta ya!  Como puede verse: gamonales, burocracia,  amenazas a la democracia y  algunos vicios  electorales  son  más comunes y corrientes de lo que solemos creer. ¡Bendita seas democracia, así  nos mates!    

Artículo anteriorEs lo que hay
Artículo siguienteLa pesadilla nunca se acaba

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos