Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadGaribaldi: El héroe de dos mundos.

Garibaldi: El héroe de dos mundos.

En uno de mis viejos recortes de prensa, un artículo de  “El Tiempo” de julio de 2001, Ricardo Cano Gaviria cuenta del retrato de Garibaldi , que conserva en su estudio, dibujado al carbón en 1892,  tras 10 años de la muerte del italiano (Foto 1), pintado por su tío abuelo Francisco Antonio Cano, (obra no registrada en su biografía en Wikipedia). Por esas fechas un pintor provinciano buscando hacerse a un nombre pintando por encargo retratos de difuntos,  ignora si el pintor conocía la trayectoria del patriota italiano: “En efecto,  nadie encarnaba el romanticismo de la lucha patriótica en pro de la libertad de los hombres y de  las  naciones mejor que Garibaldi, y nadie como él, aparte tal vez de Víctor Hugo, quien le otorgó el título de paradigma humano o viris, disfrutó de una gloria tan limpia y de un prestigio tan sólido a ambos lados del océano” (lecturas dominicales “El Tiempo”, 15 de julio de 2001, páginas 4 y 5).  

Foto 1 cortesía «El Tiempo».

“Giuseppe (Josep / Jousé en dialecto nicense) María Garibaldi (Niza 4 de julio de 1807- Caprera 2 de junio de 1882) fue un militar, revolucionario, patriota y político italiano. Junto con el rey de Cerdeña, Víctor Manuel II, y el estadista Camilo Benso conde de Cavour, fue uno de los principales líderes y artífices de la unificación italiana” (es.m.wikiopedia.org).

“Giuseppe Garibaldi nació en Niza, actualmente territorio francés. Sin embargo, puede considerarse que era italiano, dado que en esa fecha la ciudad de Niza pertenecía al Reino de Piamonte, posteriormente incorporado al estado italiano en unificación” (historia. Nationalgeographic.com.es).

“La unificación italiana fue el proceso histórico que, a lo largo del siglo XIX, llevó a la unión de los diversos estados en los que la península itálica estaba dividida, en su mayor parte vinculados a dinastías consideradas no italianas, como los Habsburgos o los Borbones” (es.m.wikipedia.org).

Desde niño estuvo dominado por las ansias de aventuras, a los 16 años se embarcó en un navío mercante recorriendo durante 10 años el Mediterráneo y el mar Negro, comerciando y  sorteando ataques piratas; en esos viajes, en 1833 descubrió su otra vocación, la política, cuando un marino le habló de Giuseppe Mazzini, líder de una organización secreta, la Joven Italia, que pugnaba por que Italia se convirtiera en una república democrática y unificada, expulsando  a las dinastías absolutistas que gobernaban los diversos estados en que el país estaba dividido desde 1815.

Luego de entrevistarse con Mazzini en Londres, Garibaldi se enlistó en la marina de guerra saboyana para propagar las ideas revolucionarias;  participó en un motín fallido en Saboya en 1834, las autoridades lo consideraron uno de los cabecillas condenándolo a muerte por traición; logró escapar y embarcarse en 1835  con destino a Rio de Janeiro;  en ese momento, en Brasil había un estado de agitación política, el gobierno de la provincia de Río Grande Do Sul había declarado la independencia frente al emperador Pedro II; Garibaldi  se unió a la lucha, siendo desde 1837 corsario en barco pesquero: ” Con una garopera (navío dedicado a la pesca  de la garopa, un pescado de aquellos mares) desafiamos a un imperio y hacemos  ondear la bandera de la  libertad sobre estos mares” escribió en su diario (historia. Nationalgeographic.com.es).

Herido, recuperó la salud en Argentina y se enroló al servicio de Uruguay que estaba en guerra contra la Argentina del dictador Rosas, “Declarada en Diciembre de 1838 , la denominada guerra grande se desarrolló desde 1838 hasta 1851” (es.mwikipedia.org); allí Garibaldi formo la Legión Italiana, un batallón compuesto por exiliados políticos que llevaban como uniforme una camisa roja, que identificaba a los garibaldinos en las contiendas en que participasen.

En Montevideo Garibaldi consolidó su fama de incorruptible y desinteresado, que mantendría por siempre: “Ninguna suma podrá comprar mi fe en la libertad de los pueblos” le respondió al dictador Rosas cuando le ofreció 30.000 dólares para traicionar la causa, también rechazó las tierras que el gobierno uruguayo les ofreció a él y a los suyos por los servicios prestados (historia. Nationalgeographic.com.es). En Uruguay, vivió su más intenso amor con la joven brasileña Anita Ribeiro da Silva, con quien se casó en 1842 después de que le hubiese dado el primer hijo, Anita lo siguió a todas partes, le dio más hijos y combatió por la libertad. Desde América su fama se extendió al mundo, incluso los ingleses hablaban de él como un auténtico héroe romántico, altruista, desinteresado y dispuesto a arriesgarse en favor de causas nobles.

Los estallidos populares de 1848 en Palermo, Nápoles, el Piamonte, La Toscana, y los estados pontificios exigían establecer regímenes constitucionales; en marzo las insurrecciones de Cerdeña y Milán obligaron a los austriacos a retirarse de Lombardía y el Véneto. Carlos Alberto I, rey de Cerdeña y Piamonte, paladín del nacionalismo italiano dio inicio a la primera guerra de independencia en Italia, cosa que esperaban los patriotas para movilizar gente de toda Italia, Garibaldi tomó el mando del escuadrón que operaba al norte de Milán.  “El movimiento republicano de la Toscana y Venecia se extendió a la misma Roma en febrero de 1849, en la capital de los Estados Pontificios se estableció un gobierno republicano y se expulsó al Papa”. “En la guerra de 1849, recién retornado de América, Garibaldi causó sensación al presentarse ataviado al modo de un gaucho argentino” (historia. Nationalgeographic.com.es) (Foto 2). Entre los ciento de voluntarios llegados a la ciudad estaba Garibaldi, que asumió el mando militar en la defensa de la república, la tarea se volvió imposible porque Roma fue atacada por un gran ejercito francés de 35.000 hombres llamados por el papa Pío IX, quien volvió al trono en junio de 1849; Garibaldi tuvo que huir a Venecia y su esposa falleció en el viaje. Garibaldi volvió al exilio, marchó a Tánger, luego a Liverpool y finalmente a Nueva York donde vivió años grises en trabajos humildes: sin proyectos, con pocas amistades y dinero.

Foto 2 cortesía Nacional Geographic

En 1854 el gobierno Piamontés le permitió a Garibaldi volver a Niza, estableciéndose en Caprera,  islita semidesértica en el nordeste de Cerdeña. En 1857 Garibaldi tenía 50 años y dolores reumáticos, que al parecer serían obstáculos que impedirían realizar sus generosos proyectos. “Todavía le faltaba realizar la hazaña que terminaría de consagrarlo como una figura mítica de la historia de Italia: la campaña en la que con tan solo mil voluntarios conquistó el poderoso reino de Sicilia y Nápoles” (historia. Nationalgeographic.com.es).

En 1850 Víctor Manuel lanzó la segunda guerra de la independencia italiana para expulsar a los austriacos de la península, al frente de un cuerpo de voluntarios Garibaldi ocupo, como Bérgamo y Brescia, ciudades de Lombardía que pasaron al dominio piamontés; aún quedaba pendiente liberar el sur (el reino borbónico de las Dos Sicilias) y los Estados Pontificios para culminar la unidad italiana, entonces Garibaldi propuso su expedición a Nápoles. La expedición de los mil partió de Génova en mayo de 1860 rumbo a Sicilia, mal armados y en desventaja numérica exclamó: “aquí se hace Italia o se muere”, “En Sicilia recibió ayuda económica de Alejandro Dumas quien había viajado en su nave Emma con un cargamento de armas para Garibaldi” (es.m.wikipedia.org).  Se proclamó dictador de Sicilia en nombre de Víctor Manuel, engrosó el ejército con nuevos voluntarios y derrotó a los borbónicos; pasó a Reggio para dirigirse a Nápoles, abandonada de prisa por Francisco II de Borbón, siendo recibido por una multitud delirante, tras ese éxito, 40.000 garibaldinos derrotaron en Volturno a un ejército borbónico muy superior en combatientes.

Cavour, aprovechando el peso militar y diplomático del estado saboyano, convenció el rey Víctor Manuel de ir a Nápoles, apoderarse del resultado político de la expedición garibaldina y frenarlo a él y sus tropas deseosas de marchar sobre Roma. Garibaldi aceptó como inevitable la monarquía, se entrevistó con el rey y entregó el reino de las Dos Sicilias, entró a Nápoles con el rey el 7 de noviembre de 1860, y al día siguiente retornó a su casa de Caprera, rechazando cualquier recompensa oficial. “Su conducta en este episodio clave, unida a la vocación internacionalista que renació en su vejez, aureoló su nombre con un prestigio que dio la vuelta al mundo” (lecturas dominicales “El Tiempo”, 15 de julio de 2001, páginas 4 y 5). 

En los años siguientes, intentó en dos ocasiones conquistar Roma para convertirla en capital del Nuevo Estado italiano. En 1870 combatió en el ejército francés contra Prusia, ocupando Dijón con 20.000 voluntarios, único éxito francés en ese conflicto. Sus últimos 10 años los pasó en Caprera, entre recuerdos y amigos” se había convertido en un mito viviente, el “Héroe de los  dos mundos”, el generoso combatiente que luchó por la libertad en América Latina y Europa” ” (historia. Nationalgeographic.com.es).

Fue odiado por Napoleón III y el clero, pero reconocido como símbolo mundial de la libertad; en 1861 Lincoln lo invitó a participar en la guerra de secesión causando la reacción negativa del Vaticano. En la guerra franco-prusiana fue “el único general francés no derrotado” según palabras de la Asamblea Nacional francesa de la que fue elegido diputado, declinó la invitación de la comuna a asumir el mando de las tropas federadas. “José Martí, escribió de él que, si los hombres nacen de la patria como una madre, la libertad, madre del género humano, tuvo un hijo: Giuseppe Garibaldi” (lecturas dominicales “El Tiempo”, 15 de julio de 2001, páginas 4 y 5).

Nos gustaría que Garibaldi y Bolívar se hubieran reunido, pero no llegaron a conocerse personalmente, se enteró de la gesta libertadora  de Bolívar después de la muerte del libertador,   obtuvo ciudadanía peruana para trabajar como marinero en el boom del guano y visitó en Callao a Manuelita Sáenz.                               

2 COMENTARIOS

  1. Hola Isdaen: mil gracias por su docto comentario, que clase magistral de sabiduría. Mil saludos y bendiciones.

  2. Buen día Danilo, saludos.

    Garibaldi, todo un héroe, quien estuvo siempre en peligro por ayudar a los demás.

    Siempre he asociado la labor de lo héroes con estas tres frases que alguna vez la leí por ahí:

    La primera frase es : » Muéstrame un héroe y escribiré una tragedia». En los actos heroicos desde el punto de vista militar siempre hay bajas y tragedias pero es algo que no se puede evitar pero si evita en muchas ocasiones la propagación del mal mayor, de la destrucción y la opresión. ¡Cuando toca toca!

    La segunda frase es : » Los héroes siempre nos mostrarán hasta donde podemos llegar «, y la verdad el aporte de Garibaldi en la unificación de Italia fue relevante, quedando en la historia de esa nación y en otros lugares como Argentina, México y Perú.

    La tercera frase es : » El mar es peligroso, las tormentas son terribles pero no hay excusa para quedarse en tierra», esa frase es de Fernando Magallanes, el gran navegante. Con esta frase la cual para mí es la que más me ha gustado de todas las que he escuchado, muestra la valentía de Garibaldi y a pesar de saber en los peligros que estaba no fue excusa para hacerse el desentendido por la libertad de las personas.

    Muchas gracias Danilo y feliz día le deseo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos