Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad¿Hacer o no hacer fracking?

¿Hacer o no hacer fracking?

Solo en Estados Unidos existen más de 1.000 casos documentados de contaminación de fuentes de agua relacionados con el fracking o fracturación hidráulica. Se han identificado cientos de productos químicos en los fluidos de fracturación analizados, muchos de gran toxicidad como el metanol, benceno, tolueno, etilbenceno y xileno, que son extremadamente tóxicos. Además, el agua de desecho no sólo contiene los químicos y la arena que originalmente se introdujeron, sino también metales pesados, hidrocarburos e incluso materiales radioactivos, como el radón. Esta historia se repite en muchos países, pero ha sido opacada por los gobiernos.

En Vaca Muerta, Argentina se ubica en su mayoría en territorio indígena mapuche, sin embargo, el gobierno argentino se ha dedicado a negar la identidad y existencia de este pueblo para deslegitimar su reclamo a las tierras que ancestralmente le pertenecen y estigmatizar a quienes lideran esas comunidades. Uno de ellos tiene que ver con la pérdida de suelo productivo. Ante la falta de rentabilidad frutícola, se estima que existen más 3.700 hectáreas abandonadas, muchos propietarios están dejando la actividad y, para no seguir perdiendo dinero, desmontan, lotean y alquilan o venden sus tierras a las multinacionales. Las torres de perforación se han convertido en una molestia permanente para las comunidades. Generan ruidos intensos todo el tiempo, vibraciones que resquebrajan las paredes o derriban pozos de agua, fuertes olores y contaminación lumínica que hace más propensa la aparición de plagas que afectan el cultivo de la manzana, combatida ante las exigencias sanitarias de los mercados internacionales, principalmente de Brasil, principal importador quien tiene tolerancia cero.

Las petroleras aseguran que estos residuos son manejados de manera adecuada, y siempre lo van a decir, no existe la capacidad instalada para tratar las inmensas cantidades de todo el lodo que se genera y tampoco está claro cuál es el proceso de tratamiento, lo que ha provocado denuncias de vertido de estos residuos en el suelo o en pozos en desuso, que luego sellan y abandonan. Se han producido diversos derrames, como en Bandurria Sur, donde a fines de 2018 durante la perforación de un pozo ocurrió una urgencia descontrolada por 12 horas, que afectó cientos de hectáreas, inutilizando el área que servía para pastoreo.

En favor del frackinglos economistas dicen que la exploración y explotación de Yacimientos No Convencionales – YNC  sería fundamental para incrementar las reservas energéticas de Colombia y sería vital para asegurar nuestra sostenibilidad energética. Los beneficios serían:

  1. Estas operaciones incentivan la inversión extranjera directa y repercute positivamente en nuestra dinámica de crecimiento económico. A medida que la exploración confirme el potencial que tendría Colombia, se pronostica que los niveles de las reservas energéticas podrían triplicarse.
  1. Una mayor producción de petróleo significa que el país tendrá más recursos para financiar las políticas sociales y el desarrollo.
  2. Se podría asegurar la autosuficiencia energética del país por varios años y la consolidación del perfil de Colombia como exportador energético.

Para las regiones los beneficios son:

  1. Mayores ingresos por regalías.
  2. Una vez inicia la etapa de producción, se genera empleo en las regiones y jalona el sector de bienes y servicios relacionados.
  3. Las operaciones de desarrollo y producción en YNC demandan una gran cantidad de insumos, que deben ser provistos por las industrias locales.

Los YNC que se desarrollarían tendrían un potencial de reservas de petróleo de entre 2.000 y 7.500 millones de barriles y entre 4 y 24 terapiés cúbicos de gas. La producción podría incrementar entre 250.000 y 450.000 barriles por día y generar ingresos fiscales de aproximadamente de $323 billones en los próximos 25 años, en regalías e impuestos.

Consideraciones

El fracking, en caso de ser aplicado, tiene altos riesgos de contaminación. Los proyectos de exploración de Kalé y el Platero están muy cerca del río Magdalena, en caso de una pequeña falla en la explotación, habría un inmenso desastre ambiental. Hoy el mundo reclama alimentos, y tenemos tierras aptas para desarrollar agroindustria. Europa y USA están viviendo grandes sequías, sus principales ríos están en mínimos niveles de caudal, que unido a los incendios forestales y la pérdida de cosechas, son la señal inequívoca de la necesidad de un giro hacia la transición energética, no es un capricho, nos lo está diciendo el planeta, no debemos hacer oídos sordos. No podemos perder el largo plazo ante el espejismo de tener la posibilidad de recibir 13 billones de pesos por año en impuestos y regalías, quizás no los recibamos, quizás nos coja la noche. Además estas cifras deben ser evaluadas por las siguientes razones:

  • Si tenemos 7.500 millones de barriles de petróleo y 10 trillones de pies cúbicos por extraer (Portafolio, junio 16 de 2019). Si se vende le barril de petróleo a razón de US$100/barril, con una Tasa Representativa del Mercado – TRM de $4.000, nos arroja un ingreso total de 3.000 billones de pesos, es decir que el país recibe en impuestos y regalías del 11%, una cifra por revisar qué tan buena es, sin contar con los ingresos por las ventas del gas, es decir, menos del 11%. Los medios de comunicación y el Gobierno Nacional nos están vendiendo que son ingresos del tamaño de una reforma tributaria por año, tienen razón, pero, es un negocio en el que Colombia debería obtener una mayor rentabilidad en caso de concretarse. No podemos quedar con un país arrasado por la contaminación, sin producción agrícola, y sin recursos, con desempleo, con más hambre de la que hoy padecemos, sin desarrollo, todo por creer que solo con los hidrocarburos hay futuro. Los alimentos siempre serán un buen negocio. Colombia debe apuntar hacia un cambio de modelo económico, dejar de ser extractivista a uno de producción agrícola, de manufactura, turismo y economía digital.
  • Colombia extrae petróleo con costo promedio de $US45/barril, muy alto en el mercado mundial, dado que son crudos pesados, muy diferentes a los livianos del Golfo Pérsico que oscilan entre los $US10 y $US15/barril. En la medida que se vayan descarbonizando las economías, el petróleo pesado colombiano será cada vez menos competitivo. Los vehículos eléctricos en el mundo son cerca del 4%, para el 2030 será el 40%. En Europa a partir del 2030 no se producirán vehículos a diesel y gasolina. Las inversiones en hidrocarburos y minería son muy intensivas en capital y generan muy poca mano de obra; la minería y canteras generan menos del 1%, mientras que en agricultura es el 12%, un porcentaje similar se generan en la manufactura.
https://img.lalr.co/cms/2019/06/16211241/Primera_Fracking_Lunes.jpg?size=xl&ratio=r40_21
 

Lo anterior nos lleva que la política en hidrocarburos debe ser revisada en su integridad, casos han ocurrido en América Latina, hubo el “pataleo” de las multinacionales, pero éstas cedieron ante los gobiernos de Ecuador y Bolivia que mejoraron sus ingresos, ampliaron y mejoraron su infraestructura y la calidad de vida de sus habitantes.

  • El mundo está en busca de otras fuentes de energías alternativas que sean amigables con el medio ambiente, y en ese sentido toda la institucionalidad debe enfocarse en este logro en bien del planeta y de quienes lo habitamos. No podemos ser como el cáncer que ataca conociendo que su muerte es también la propia, si destruimos cada día de a poco el planeta, también será el final de nuestra humanidad, con el conocimiento de qué pudimos haberlo hecho de otra manera. Hay que tomar consciencia de la necesidad de un cambio.

El Consejo de Estado suspendió los actos administrativos para la exploración y explotación de hidrocarburos aprobados desde marzo de 2014. La Resolución 90341 del Ministerio de Minas y Energía. Al respecto, el presidente de las Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos – ACIPET, Julio César Vera, “La decisión del Consejo de Estado desconoce el esfuerzo del país en recoger los mejor de la experiencia mundial y traer expertos internacionales declaró que es una decisión equivocada, pues nuestras normas son mucho más avanzadas que en otros países en temas de seguimiento”.

En la planeación e implementación de la política energética, las entidades públicas deben asegurar el respeto y garantía de los derechos humanos y en específico el de los pueblos indígenas y campesinos al manejo de sus tierras, territorios y recursos naturales. El Estado debe garantizar el derecho a gozar de un medio ambiento sano tal como lo establece el artículo 79 de la Constitución de 1991. Un giro en la estructura productiva del país evita la migración del campo a las ciudades, volviendo al país autosuficiente en alimentos. Así mejora y eleva la calidad de vida de los colombianos.

P/D. Muy importante el proyecto del Tren de Cercanías para unir las capitales del eje cafetero que impulsa la Cámara de Comercio de Pereira. Gracias a la RAP Eje Cafetero, se consiguieron 7.200 millones de pesos con la Financiera Nacional de Desarrollo para los estudios de prefactibilidad. Los directivos de la Financiera estuvieron en Pereira e hicieron el anuncio. Ahora le toca a la Cámara de Comercio poner 1.800 millones de pesos restantes para elaborar los estudios que se requieren. 

1 COMENTARIO

  1. Este tema siempre generará un gran debate político e ideológico. De un lado están las razones económicas y del otro, los desafíos ambientales. Lo cierto, es que en este gobierno de Petro no habrá fracking.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos