Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadHasta siempre, queridos amigos

Hasta siempre, queridos amigos

Acaban de fallecer dos grandes pereiranos. Estábamos el pasado en el estadio disfrutando del estupendo juego que le hacía el Deportivo Pereira a Millonarios, cuando corrió el rumor del fallecimiento del periodista deportivo Francisco “Pacho” Benítez. Hasta ahí nos llegó la dicha de aquella noche del miércoles 23 de noviembre.

Al amanecer del sábado 26 de noviembre de pronto desperté y aún no me explico por qué, contra mi costumbre matutina, en lugar de ver el reloj del celular, abrí el chat y vi el mensaje de Álvaro Londoño Meléndez anunciando el fallecimiento de Carlos Arturo Caro Isaza.  Hasta ahí nos llegó la dicha de un feliz despertar en una mañana luminosa anunciando la promesa de la vida.

Conocí de cerca a Pacho Benítez en octubre de 1978 cuando el jefe Augusto Salazar Urrea me trajo de Cartago a la Voz del Café de Caracol al lado de Luis Alberto Ruiz. Fue el regreso a mi Pereira y el inicio de una gran etapa periodística. El fuerte de Caracol era el fútbol dominado por Luis Alfredo Céspedes de cuyo combo deportivo hacían parte entre otros, Gustavo Adolfo Rentería Luis Helmer Castro Eusse y claro, Pacho Benítez, que tenía unos 20 años de edad.

Pacho siempre fue un periodista tenaz, extremadamente disciplinado y tan enamorado del oficio que le sobraba la pasión, que a la muchachada de hoy se le escapa. Su voz fue potente y brillante por cuya razón en los últimos años Caracol radio le dio gran protagonismo como narrador de ciclismo, brillando con luz propia en torneos internacionales. Le vi feliz cuando en 2018 regresó del Mundial de fútbol en Brasil y me hacía reír con el comercial ese del restaurante donde la cola de la mojarra se sale de bandeja.

Todos los domingos me enviaba el link de la revista Semana. Y cada que nos encontrábamos en cualquiera de esas calles tan pereiranas como él, tenía un audífono en una oreja, porque no era concebible un Pacho sin su pasión por la radio.

Tuvimos una amistad cercana y afectuosa, pero realmente era fácil querer a Pacho porque sin duda fue un gran ser humano. Nos deja un enorme vacío. Una lágrima por nosotros, porque nos quedamos sin el ejemplo y el cariño de Pacho Benítez.

Esta semana novembrina que queda atrás, también se nos llevó al gran Carlos Arturo Caro Isaza. Se fue el hombre de la academia, el estratega de la sociedad del conocimiento, el estudioso de la realidad pereirana, el promotor de ideas de ciencia, innovación y tecnología.

Caro fue con Mónica Saldarriaga, el estructurador del POT ambiental que les devolvió a la ciudad y a las nuevas generaciones más de 5 mil hectáreas verdes, un pulmón  que iba a ser cemento. Carlos Arturo fue el gran pereirano de todas las horas y todas las preocupaciones por este paraíso que Dios nos dio y que nosotros estamos empeñados en volverlo el infierno de la inmovilidad vial.

Sus amigos dicen y coincido, que a la enfermedad que lo acosó por años hasta el final de sus días, se le sumó la amargura de ver morir su proyecto de Círculo Virtuoso con el que pretendía que los pereiranos y pereiranas desde su primera infancia fueran favorecidos por la estrategia social en la que el Municipio haga su mejor esfuerzo por construirlos física y mentalmente en personas íntegras e integrales al servicio de la sociedad del conocimiento.

Solía hablar largamente sobre más de cien proyectos de desarrollo que a lo largo de los años la clase dirigente de Pereira ha formulado y prometido, sin resultados a la vista.

Tenía un vivo interés por el desarrollo de la estrategia Sociedad del Conocimiento y me decía que estaba dispuesto a dar el debate. Para tal fin nos ideamos un programa en streaming. Alcanzó a hacer dos ediciones que están en el canal de Noticias UnoA en YouTube. El primero alternando con Carlos Alfonso Victoria y conmigo. El segundo, ya enfermo y con gran dificultad, con el economista Luis Miguel Cárdenas.

Le dije, mira que Luis Miguel no está de acuerdo con algunas ideas tuyas. De eso se trata, me contestó. Lo voy a invitar, me anunció seguidamente y así lo hizo. Ya estaba físicamente muy débil y no volvió a ser el mismo Carlos Arturo, siempre activo.

Al igual que Pacho Benítez, Carlos Arturo Caro Isaza nos deja un enorme hueco en el corazón y un vacío infinito en el alma.

Siempre digo que los buenos amigos no mueren. Solo se van a ese eterno viaje sin retorno dejando una estela de remembranzas cargadas de buenos momentos, porque son los momentos los que hacen posible que la vida valga un potosí.

Artículo anteriorLo prometido es deuda
Artículo siguienteNo pasa nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos