Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaHay que hacer como antes, “pedirle la plata a Bogotá”

Hay que hacer como antes, “pedirle la plata a Bogotá”

Por Jorge Eduardo Murillo Mejía

Tengo claro que todos los presupuestos son los que nos permiten tener los recursos para nuestro funcionamiento, para la educación, salud, la pobreza, lo social y algo importantísimo que genera desarrollo y empleo, la infraestructura de grandes vías y proyectos. Esos son los presupuestos que permiten gestionar los Planes de Desarrollo departamental y municipal.

El presupuesto del departamento en 2020 es de 500 mil millones, en el cuatrienio son aproximadamente 2 billones de pesos. El presupuesto del municipio en 2020 es de 780 mil millones, en el cuatrienio son 3 billones de pesos aproximadamente. En total al departamento y su capital le entran en 4 años aproximadamente 5 billones de pesos sin contar los 13 municipios restantes.

Estas cuentas muy globales son para resaltar que esos presupuestos se ejecutan estrictamente bajo los planes de desarrollo y tanto gobernador como alcaldes, ya saben en qué los ejecutarán.

Eso lo hacen los de ahora y los de atrás; acá no se incluyen todos los presupuestos de grandes obras de infraestructura y de muchos proyectos que nos darían desarrollo económico. Acá es donde otras regiones nos llevan ventaja, los paisas, vallunos y costeños piden, piden y piden; se juntan los gobernantes con los parlamentarios y con los empresarios sin excepción. Nosotros tenemos que hacer civismo con plata, pero hay que pedirla.

Los presupuestos de los planes de desarrollo no incluyen grandes proyectos y obras; acá entra la RAP, la cual conocen muy pocos, y es donde le sacamos partida al presupuesto de la nación, es del resorte de la gobernación.

En las preliminares de la administración pasada se dieron las bases, ahora en su nueva etapa hay mucho dinamismo y Humberto Tobón es nuestra cuota para jalonar proyectos frente a Caldas y Quindío, al lado del gobernador Tamayo. Pero además de esa esperanza, invito a que los dirigentes de Pereira por su lado ayuden a proponer proyectos como lo hacen otras regiones y pidan más representación en el gobierno nacional; si tuviéramos ministro de transporte o ejecutivos en cargos donde se vea la plata, sería mucho mejor. Manizales ha tenido en muy poco tiempo 3 veces ese ministerio.

Los empresarios deben dejar de pedir “chichiguas” como reductores de velocidad y exigir que la concesión de Pereira – La Victoria nos haga las obras en la vía a Cerritos, donde han recaudado casi 2 billones de pesos en 27 años y no se vieron las obras. Debemos pedirle a Bogotá que nos haga la vía Cerritos – La Virginia y muchos proyectos más.

Juntémonos los dirigentes pereiranos con Gobernador, alcaldes de Pereira, Dosquebradas y la RAP, para que volvamos a PEDIR, y sin miedo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. La pujanza de un pueblo, se mide por las alianzas estratégicas entre : empresarios, gobernantes, sociedades , políticos.
    Risaralda y Pereira, han tenido funcionarios en varios gobiernos y grandes obras se realizaron con su influencia en el gobierno nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos