Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadInaceptable pulcritud para cazar ratas

Inaceptable pulcritud para cazar ratas

Bien hizo en reclamar el alcalde de Pereira por la liberación apresurada de delincuentes cazados en sitio y hora del delito, cuando asaltaban una pizzería en Pereira, en pleno centro comercial.

La imbecilidad del sistema protector de delincuentes, exige que las capturas llenen más formalidades que las precisas para proteger a sus víctimas. Lo de esos operadores zánganos y mercenarios llamado «debido proceso», para legitimar la intervención de defensores pagados y negociantes de los resquicios otorgados por las fisuras de la Ley, escrita para engordar sinvergüenzas es cinismo y santanderismo voraz.

Ahí todos comen y pocos pagan: los tienen para cazar negocios y pleitos de cuantiosas coimas que jamás entran al fisco. Apenas engordan los bolsos de oficiosos de ese criminal engaño que es la justicia. El negocio es poder cobrar por la liberación, por la defensa, por la acusación y por la providencia con la que cierren esas tretas. Siendo legítimo su negocio (sucio y pútrido) humillan ahí la inteligencia.

Cuidan bien que solo salgan los que pagan y que los inocentes asuman culpas que no les corresponden, para justificar la presencia de los carceleros y sus cómplices de afuera, quienes se parten el botín al amparo de la tal «legalidad».

No tienen ningún valor los riesgos asumidos por las víctimas, al poner su cara y documentos para las consabidas denuncias que apenas sirven de señuelo a los operadores de esa farsa y constituyen el mapa para el retorno de los delincuentes. Les caen para «vengar» la osadía de los ciudadanos por denunciarlos.

Tenemos claro que de nada sirven los altísimos salarios de los operadores de toda esa inútil monumentalidad a la impunidad. La necesidad nos llama a resolver nuestros asuntos por fuera de esa costosa malla y no acudir por ningún motivo a la deshonrosa representación de la autoridad o la institucionalidad. Todo en esos huele a podrido. Urge tumbar esa urdimbre que bien definía Álvaro Gómez como «el régimen».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos