Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadInsistir en lo que nos une

Insistir en lo que nos une

Mientras persistan líderes que consideren que la solución de conflictos ideológicos, políticos y económicos sea a través de la eliminación del contrario, llegará el día en que esteremos cerca del total exterminio de la especie humana.

Terminada la segunda guerra mundial en 1945, con dos actos innecesarios de barbarie sobre la humanidad: “las dos bombas atómicos arrojadas por Estados Unidos sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, el conflicto ideológico mutó hacia la guerra fría, enfrentando dos vencedores de la guerra mundial: Estados Unidos y Rusia. El resto de aliados europeos y asiáticos, incluyendo algunas naciones perdedoras como Alemania  Occidental y Japón, terciaron a favor del libre mercado. Por su parte Rusia (que dejó de ser URSS) continuó con el modelo comunista, hasta la caída en 1987 del muro de Berlín que unificó las dos alemanias.

Esta mala experiencia del siglo XX, con dos guerras mundiales y una tercera (solapada), denominada guerra fría, que sin estar anunciada avanzó e incursionó en América Latina, donde Estados Unidos propiciaba guerra civiles, derrotando gobiernos a discreción, parece que las lecciones violentas de arreglar conflictos en el pasado, no se hayan tenido en cuenta, al tratar en este siglo XXI nuevos conflictos, como los casos de Rusia – Ucrania e Israel – Palestina.

En relación al conflicto Israel – Palestina, es pertinente visibilizar la cita qua hace el escritor Héctor Abad Faciolince, respecto a una carta del filósofo Isaiah Berlín del 16 de octubre de 1997: “En vista de que ambas partes empiezan por reclamar la posesión total de Palestina como un hecho histórico; y en vista de que ninguna de las dos peticiones se puede aceptar en el terreno del realismo o sin grave injusticia, se hace evidente que la partición es la única solución correcta, de acuerdo con los lineamientos de Oslo. Lo que pide es una relación de buenos vecinos, pero dado el número de fanáticos y terroristas chovinistas en ambos lados, parece impracticable. Por tanto prima la tolerancia…”Como dice Héctor Abad: “Ateos y creyentes no se ponen de acuerdo en un semidios; pero unos y otros si pueden convivir si toleran la idea que no comparten”.

En cuanto al conflicto Rusia-Ucrania, el afán expansionista de Putin como máximo dirigente de Rusia, ha sido intransigente con el pueblo ucraniano. Adherir a Ucrania  a Rusia por la vía de la ley del más fuerte, parece que no se va a poder. Las accions infringidas en estos años de acoso y muerte sobre la población ucraniana han causado unas heridas en cuerpo y alma que solo podrán “sanarse” con el cese del hostigamiento de Putin sobre el pueblo ucraniano.

Uno no deja de sorprenderse de la posición de las grandes potencias mundiales, que mientras envían mensajeros buscando minimizar o acabar el conflicto Israel – Palestina, apareciendo ante el resto del mundo como los grandes conciliadores, de  otro lado le suministran a Israel, tanto material bélico, como si la posición fuera el exterminio total del pueblo palestino, concentrado en la franja de Gaza. Más que terminar un conflicto, lo que seguramente va a suceder es la escalada del conflicto a otros países y escenarios. Es hora de trabajar en lo que nos une.

JAIRO ARANGO GAVIRIA

Enero 2024

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos