Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Política¿Integración regional?

¿Integración regional?

Por Ernesto Zuluaga Ramírez

La integración regional interpretada desde la visión de unir a los tres departamentos del Eje Cafetero en propósitos comunes es una tarea utópica y en mi concepto muy personal un esfuerzo estéril que no conduce a ningún Pereira.

Una opinión tan cruda como ésta origina en algunos de mis lectores sensaciones de divisionismo y confrontación que están muy lejos de mis intenciones.

Las sociedades que se han construido en Caldas, Quindío y Risaralda son —sin discusión alguna— muy hermanadas, con muchos ancestros comunes y con profundos lazos de parentesco y amistad. Pero una cosa son los afectos y otra muy diferente la política y el desarrollo económico y social.

Los tres entes fuimos, por decisión del centralismo bogotano, una sola unidad por casi 60 años y en esta circunstancia pudimos reconocer nuestra bravía pujanza, una indómita rebeldía y un afán desmedido por superar a nuestros hermanos.

Se equivocan quienes piensan que esas ambiciones le han hecho daño al progreso de las tres regiones. Por el contrario han sido el aliciente principal. Emular y rivalizar con nuestros vecinos fueron los principales instrumentos del evidente florecimiento que vivimos durante el siglo XX e incluso la desmembración del viejo departamento de Caldas fue una conquista histórica que reconoció la vitalidad de las tres capitales.

Como “buenos” hermanos aprendimos a competir y disputar los favores del centralismo, circunstancia que permanecerá para siempre arraigada en nuestras idiosincrasias.

Cada uno luchará por lo suyo y mirará el futuro con egoísmo y con el carácter que los identifica. Los celos serán compañeros permanentes del avance y el progreso y negarlo es sin duda una hipócrita actitud que no contribuye a la indispensable tarea de identificar los muy escasos intereses comunes y trabajar por ellos.

La historia reciente es prolífica en ejemplos del ardor subyacente en la rivalidad que nos embarga. Los risaraldenses nunca entenderán el descomunal afán de los manizaleños por sacar adelante el aeropuerto de Palestina en detrimento del que lidera —de lejos— el mercado aéreo de la región, el aeropuerto Matecaña.

Tampoco entenderemos como amistosa la solicitud que la dirigencia caldense le hiciera (en 2017) al entonces ministro de transporte, Jorge Eduardo Rojas, para que no apoyara financieramente la Plataforma Logística del Eje Cafetero porque era una competencia evidente para su similar de la Dorada, afortunadamente desoída por el funcionario.

Uno de los grandes megaproyectos nacionales de las últimas décadas lo constituye la Concesión Pacífico 3, contratada para mejorar la conexión de Antioquia con el puerto de Buenaventura.

Los líderes manizaleños, con el ministro Germán Cardona Gutiérrez a la cabeza, lograron que el 80% de la inversión total se hiciera en el departamento de Caldas  y que la Agencia Nacional de Infraestructura ANI incluyera en su diseño dos espectaculares tramos viales para interconectar a la capital caldense con dicha vía: La Manuela-Tres puertas (en doble calzada) con conexión a Irra y Tres puertas-Asia (con el túnel de La Tesalia) involucrando el corredor industrial del Kilómetro 41.

Mientras tanto Pereira fue “olímpicamente” ignorada y ahora nos vemos en la penosa situación de tener que financiar con recursos propios el tercer carril de la vía a Cerritos y la doble calzada a La Virginia, proyectos que nos unirían adecuadamente con Pacífico 3. Nos quedamos por fuera y desconectados.

Los hechos hablan por sí solos. Las próximas generaciones asistirán al fracaso inevitable de la RAP, el mismo que sufrió el Corpes de Occidente, y de todos los esfuerzos integracionistas que surjan en el futuro.

Dejemos de comadrear entre nosotros y miremos al Pacífico, escenario común del desarrollo futuro de los tres departamentos.

Artículo anteriorMermelada y mazamorra
Artículo siguienteNo alcanza para ahorrar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos