Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadIntenciones para dialogar

Intenciones para dialogar

La proyección de lucha por la presidencia de la República, se ha consumado. Cualquier análisis o teoría sociológica a partir del evento finalizado y reconocido, gira en torno del ganador y de las expectativas. Lo demás no deja de ser anecdótico. El solio de Bolívar, como decían las centenaristas, tiene un usuario en la persona de Gustavo Petro Urrego quien obtuvo un tres por ciento por encima de su rival, lo que, a pesar de la tristeza de sus partidarios, no se ralló suelo ni cielo, con lo que se quiere significar que el resultado dado no fue manchado con disturbios, tropelías o daños, lo que da virtud fehaciente de patriotismo por parte de los perdedores.

Aunque las cábalas en este momento están llenas de incertidumbres por la suerte a ejecutar, de acuerdo con lo que el pueblo definió, es necesaria la confiabilidad proveniente de las esferas del próximo mandato en la determinación de producir riqueza suficiente, ascenso en la vida social la equidad para el cierre de brechas con recursos suficientes al destino solidario en el horizonte programático. De la confianza nace la unidad de la nación alrededor de propósitos comunes sin que eso niegue el derecho a disentir, a criticar, a no limitar la libertad de expresión enmarcada en la verdad y a no confundir a la opinión pública con odios, falsedades que “quemen” a quienes profieran ideas o proposiciones distintas. Es, entonces, el momento para que el presidente electo y sus voceros promuevan factores que contengan pistas elocuentes de lo reivindicativo que esperan todos. De lo contrario, las aguas calmadas se crispan y tal efecto no lo desea ninguno. Se han conocido nombres de posibles ministros de carteras sensibles con el fin de denotar sindéresis en el manejo de asuntos sobre los cuales hay incredibilidad. Para tener coordinación y beneplácito, los acontecimientos en el transcurrir del ejercicio gubernamental deben concurrir en lo que se enarboló  con las frases de “amor potencial” y “vivir sabroso”, que en caso de incumplimiento se traduciría en el dicho popular “obras son amores y no buenas razones”. Esas intenciones ojalá se cumplan dentro de marcos participativos, transparentes y de pronta ejecución. Nadie niega la existencia de la “otra Colombia” a la cual hay que ponerle cuidado, pues, remediar situaciones de pobreza extrema y multidimensional; al igual que la ausencia del Estado, la falta de servicios mínimos de saneamiento, constituyen deberes inaplazables, lo mismo que la educación, salud y medios tecnológicos que son prioritarios no solo por su aporte sostenible al crecimiento y a la competitividad, sino por humanidad, principalmente. Mirar no más las vicisitudes de la gente en áreas ausentes o ignoradas como da cuenta la franja televisiva “El periodista soy yo”, es una muestra al canto de abandono y desesperanza en pro de soluciones adecuadas. En eso y en el desarrollo de las vías terciarias, los empresarios a través de instrumentos de impuestos como ZOMAC (zonas más afectadas por el conflicto armado) y PDET (programas de desarrollo con enfoque territorial), entre otros, están dispuestos a incrementar.

Una Administración prepotente en condición de renuencia, es lo que no debe acontecer para llegar a logros unitarios de satisfacción y no de voces dispersadas solo en campaña. Por eso es vital el interés productivo y definir la salida de la premodernidad y saber las diferentes clasificaciones de capitalismo, incluyendo una que no mencionó el presidente electo y que tanto proclamaba Alfredo Hoyos (Q.E.P.D.) denominada: Capitalismo Inteligente, en el que la responsabilidad social es parte existencial y solidaria. Y para repetir: Sin tejido empresarial no hay fuentes de prosperidad y se vivirá sin sabor, sin amor y sí con hambre, mendicidad, desnutrición, rencor y deshumanización. Los empresarios han manifestado su interés de dialogar con el nuevo gobierno dentro de un marco de respeto, defensa de la democracia, de la propiedad privada y empujar unidos los objetivos de progreso, justicia, paz e intercambio permanente acerca de la problemática nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos