Inversión pública para los financiadores de campaña

0
35

POR CARLOS ALFREDO CROSTHWAITE FERRO

No tenemos temor de equivocarnos si aseveramos que la gran mayoría de los ciudadanos no tienen la menor idea de la forma como nuestros mandatarios gobiernan. Si realmente están comprometidos en acertar con las iniciativas y decisiones; si los proyectos a ejecutar corresponden a las verdaderas necesidades de la comunidad, definiendo prioridad, costo razonable y sustentado en adecuados estudios previos, que le permitan sortear todos los imprevistos y una vez cristalizados, cumplan los objetivos esperados. 

Proyectos bien planeados no solo garantizaran costos adecuados y moderados, sino que permiten establecer la conveniencia de lo que se pretende contratar, la posibilidad de incluirlo en los planes de inversión y que dispongan de diseños y estudios de prefactibilidad y factibilidad necesarios.

Esto es posible si el gobernante está alejado de compromisos de campaña con sus financiadores y despojado de la arrogancia que lo induce a promover proyectos faraónicos, que solo buscan llenar su ego y no solucionar los problemas que aquejan a la sociedad. Pero lastimosamente, prevalece la parte nociva; hay que cumplirle a los que colocan el dinero para financiar las costosas campañas políticas, ejecutar elefantes blancos, y comprometer dinero en obligaciones innecesarias.

Así la ciudad atraviesa una grave crisis de movilidad. El cierre total y parcial de la variante La Romelia- El Pollo, ocasionada por la falla del talud del barrio Nacederos y que ocasionó el desplome de 230 viviendas del Portal de La Villa, obligando a que todo el tráfico de vehículos livianos y pesados se moviera por nuestras vías, mostró las insuficiencias de nuestra estructura vial. Pero estas carencias no son solo producto de esta calamidad, es también de ausencia de estudios de ingeniería que permitan ejecutar obras de envergadura y no un remedo de las mismas.

Para la muestra, la situación que se vive hace varios años en la intersección de la calle 14 con la Av. Belalcázar, producto de una obra pobre en su concepción y diseño. Los estudios fueron elaborados por los mismos constructores de la obra, los hicieron a su conveniencia. Obra contratada sin diseños definitivos. 

Podríamos hacer una larga relación de proyectos ejecutados que son una carga para las endebles finanzas de la ciudad, proyectos costosos, sin factibilidad financiera, y que demandanrecursos que deben ser sustraídos de otras inversiones prioritarias, como educación y atención de zonas de riesgo.

Para la muestra el proyecto Megacable. Licitado sin estudios, los cuales serían ejecutados por los mismos contratistas de las obras. Esta decisión ocasiona a la fecha un atraso de casi una año y obras adicionales por más de $20.000 millones. Esta inversión faraónica se financia con recursos del presupuesto y con un cuantioso crédito de FINDETER.            

Pero hay otra obra que merece ser analizada en detalle. Es la intersección de Corales, ejecutada sin estudios previos y sin recursos suficientes para su financiación. Ya la Fiscalía anunció apertura de investigación por la ausencia de estudios previos. El alcalde Gallo, influido por funcionarios de Infraestructura, tomó la decisión de tirar al cesto de la basura los estudios contratados por el municipio en el 2015 para solucionar con verdaderas obras de ingeniería las intersecciones de la Av. La Independencia con Las Américas, calle 71 y Corales; estudios que demandaron $841 millones.

El alcalde promotor de KONTACTO, fungió de ingeniero, y con recursos públicos, se inventó unas obras “chéveres” que ya colapsaron. Hoy echa cuentos de que son la primera fase, que se debe buscar otra solución o que se construya un puente como el de Postobón en Dosquebradas, o que pidamos recursos al gobierno nacional para hacer buenas obras. ¿Otra obra qué encomendaran al espíritu santo?        

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí