Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadInvitación al señor alcalde, al director del Instituto de Movilidad y al...

Invitación al señor alcalde, al director del Instituto de Movilidad y al director de la Carder, a un tour por la ciudad

Harold Salazar Arboleda

Y de igual forma, se invita a todos los que desde su conciencia cívica conocen el caos que es nuestra ciudad en muchos y diversos campos. La razón central del tour es para verificar que el civismo y la cultura ciudadana, sana y respetuosa, prácticamente han muerto en nuestra ciudad. Y parece ser que a los gobernantes se les olvidó la importancia de esos dos componentes civilizatorios de la humanidad.

Abordar el tema de espacio público es complejo por la cantidad de aristas que posee, pero es pertinente hacerlo desde algunas de ellas. Así que iniciemos nuestro viaje, ojalá acompañados por los ilustres invitados, tal vez el recorrido los lleve a conocer mejor la ciudad.

El cortejo con su séquito parte desde la carrera 15 con calle 18 hasta la calle 21. Sitio casi obligado por donde el gerente del Instituto y sus guardas transitan día a día y no han “logrado observar” el doble y triple estacionamiento en zonas que claramente están demarcadas como de prohibido parqueo. Con paciencia, el eximio desfile trasega en medio de la congestión que también hace parte de nuestro caos, y llega a las calles 22 y 23 entre carreras 11 y 12.  Difícilmente se logra pasar y por favor no pronuncie palabra articulada alguna, ni solicite ningún permiso para poder transitar. La cultura ciudadana saldrá en todo su esplendor con un vocabulario adornado con las palabras más amenazantes y soeces de nuestro idioma. Y la caravana furtiva transita ahora por la calle 24 con Avda. 30 de agosto, donde lucen rebosantes de lujo, carros sobre los andenes de la muy conocida esquina de venta de vehículos. La caravana se traslada a la calle 17 entre carreras 6 ª y 8ª, la carrera 4 ª entre calles 16 a la 19, y la reina de las invasiones al espacio público, la avenida del ferrocarril, casi hasta la entrada al viaducto. El prohibido parqueo ayuda a la congestión, al ruido, a los voceadores del no silencio y nuestros agentes del orden de tránsito, en una especie de mutis por el foro, se encontrarán en los extramuros de la ciudad en grupos de 5 o 6, multando, por ejemplo, la moto ubicada en la entrada de Unicentro ¿A eso lo llaman eficiencia? Este recorrido por las zonas vedadas al instituto de tránsito, permite construir una lista amplia de anormalidades, pero el tema de espacio público y civismo es complejo y extenso.

Ahora, embebidos por el entorno sembrado de la indecencia, la caravana pasa a otear la ocupación de bienes comunes o espacio público, uno de los temas más complejos y la que menos atención se brinda por parte de las administraciones. La cantidad desorbitante de andenes, antejardines y calles, que han sido ocupadas por vecinos, negocios, es aberrante, pero más lo es la indiferencia gubernamental. La “mano negra” de los estafetas ilustrados se apodera de un alto número de lotes del municipio construyendo de forma ilegal, ante el acólito silencio gubernamental o expresado de otra forma, ante la mirada indiferente de una instancia como la de la dirección de Bienes Inmuebles, a los cuales es pertinente hacerles una pregunta: ¿existe un inventario real, actualizado, vigente de los bienes y terrenos del municipio?  El recorrido se puede iniciar en la calle 21 con avenida Belalcázar, un amplio negocio que usufructúa el parque y la calle allí ubicados y, luego, marcialmente  nos podemos trasladar a la circunvalar y observar la cantidad de negocios utilizando los antejardines y andenes, cierre ilegal de andenes, más el tan conocido tema del ruido por las noches.  La mayor parte de parqueaderos de la ciudad se ubican sobre los andenes y las calles, con el visto bueno o el autismo de las autoridades. El uso de los parques de la ciudad para ubicar puestos de ventas ya es la norma generalizada de nuestra impronta cultural. El parque El Lago, es un ejemplo de ello, prácticamente esta privatizado por una gamma amplia de negocios ocupándolo de forma ilegal. El uso de andenes para exhibir carros; talleres de motos, vendedores ambulantes en la carrea 8ª desde la 18 hasta el parque de la Libertad, donde lo importante es saber por parte del peatón cómo librarse de las motos, bicicletas y carros, pues el andén esta vetado para las personas. Los invito a los no creyentes —en esta letanía de chorreantes ilegalidades y comportamientos— a caminar, por ejemplo, por la calle 17 con carrera 8 y por favor me cuentan su experiencia.

Son demasiadas las denuncias de ocupación de terrenos de la ciudad por parte de particulares, por ejemplo, los de Belmonte, o los Álamos, entre otros, y las ordenes policiales de desalojos se extravían en los archivos de la incapacidad y la indiferencia.

En resumen, el uso del suelo indiscriminado, la falta de control a la construcción ilegal, el ruido en zonas residenciales, entre otras diversas circunstancias que afectan la calidad de vida de los ciudadanos, la tala de árboles, la no preservación de zonas verdes y parques, el transitar y parquear en sitios prohibidos, la apropiación de terrenos públicos para el usufructo particular es la norma informal, pero es la norma del actuar mayoritario que cada día, cada año, en cada periodo de los distintos alcaldes, se intensifica, se siembra en el comportamiento ciudadano, en contravía del respeto y la civilidad. Espero que el tour, breve por tema de espacio del artículo, en algo sensibilice a nuestras autoridades: la cultura ciudadana debe tener una profunda transformación y no es con la indiferencia que se logra revertir este caos social en el que vive nuestra ciudad.

Existen apropiaciones del espacio público relacionadas con las condiciones laborales y económicas de muchas familias, pero también es cierto que sectores empresariales tienen su “representación” en el uso ilegal del espacio público. En general, se debe admitir que el espacio social es complejo, heterogéneo, con problemáticas diferentes según la condición social y económica de quienes la habitan.

Es claro que, en tiempos de crisis sociales y económicas estos temas se profundizan, es válido señalar además que, si nos interesa la interacción entre el simbolismo de lo que es la ciudad y las normas de conducta social, entonces debemos hacer referencia al tipo de cultura que posee la comunidad y a las cambiantes condiciones de las dinámicas de la ciudad, lo que conduce a pensar en soluciones que vayan más allá del carácter punitivo y policial.

Harold Salazar A

2 COMENTARIOS

  1. Excelente radiografía de la ciudad.
    Me encanta el centro,pero para nosotros los mayores de edad no tenemos más remedio que transitar por la calle,con el peligro que nos mate un carro,la moto o el ciclista,los andenes destruidos propicios para una caída con las consabidas caídas.
    Los guardas solo se ven llevando la contraria del semáforo o cinco y seis poniendo multas en la 23 entre quinta,sexta y séptima.
    El ruido en la zona residencial del Parque de la Rebeca es enloquecedor,se han puesto quejas,peticiones etc,se logra mientras llega la policía y cuando se retiran vuelve el volumen,violan todas las normas

  2. Eso esta muy bien,pero q se apersonen de la cituacion,igual el problema del habitante de calle q también nos tiene saturada la cuidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos