Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadIsis en Moscú

Isis en Moscú

El reciente ataque cometido por ISIS en Moscú ha puesto en el escenario mediático una realidad preocupante: Rusia se ha convertido en objetivo para grupos terroristas. Detrás de esta violencia sin sentido se encuentra una compleja red de motivaciones y conflictos que requieren un análisis detenido.

Desde sus inicios, ISIS ha demostrado una evidente determinación para expandir su influencia y ha llevado a cabo ataques devastadores en todo el mundo, sin embargo, su enfoque en Rusia va más allá de la simple búsqueda de víctimas aleatorias y, detrás de cada ataque, hay una razón estratégica y una motivación arraigada.

La intervención rusa en Siria ha sido uno de los puntos críticos en esta tensa relación. Desde 2015, Rusia ha estado activamente involucrada en apoyar al gobierno de Bashar al-Assad contra los rebeldes yihadistas, incluido ISIS. El grupo terrorista ve a Rusia como un símbolo de opresión contra los musulmanes.

Otro punto que debe tenerse en cuenta es la presencia de empresas de seguridad privadas rusas en Sahel (región africana), situación que ha agudizado aún más las tensiones. La expansión de la influencia de Rusia en el Sahel desafía el equilibrio de poder liderado por Estados Unidos y la Unión Europea, generando preocupaciones tanto regionales como globales. Rusia busca consolidar su posición como potencia mundial aprovechando la importancia geoestratégica y los desafíos de seguridad de este territorio.

El reciente ataque en Moscú, que dejó 133 muertos y más de 140 heridos, es un recordatorio sombrío de la persistente amenaza que representa ISIS, pero también es una llamada de atención para Rusia y el mundo en general. La lucha contra el terrorismo no puede limitarse a fronteras nacionales o agendas políticas individuales, sino que requiere cooperación global y un enfoque integral que aborde las causas profundas del extremismo violento.

Sin lugar a duda, los ataques de ISIS en Moscú son condenables, pero es esencial reconocer que el gobierno ruso, liderado por Putin, ha sido acusado de abusos contra los derechos humanos, represión de la oposición política, y ha realizado múltiples amenazas a Occidente sobre el uso de armas nucleares con relación a un apoyo a Ucrania.

Además, los resultados cuestionables de las últimas elecciones que consolidaron a Putin en el poder hasta 2030, han generado críticas internacionales y han llevado a algunos a caracterizar al gobierno como una dictadura. En este contexto, aunque Rusia pueda condenar los actos terroristas de ISIS, se podría argumentar que su historial en materia de derechos humanos y acciones militares revela una notable hipocresía.

Natalia López Arboleda. Politóloga UAM. Especialista en Contratación Pública UM

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos