CulturaJosé Kent, Humanista y Sensible I

José Kent, Humanista y Sensible I

José J. Jaramillo Gómez, escritor y periodista colombiano, de origen antioqueño, vivió en Pereira 40 años hasta el día de su fallecimiento. Aquí ejerció algunas corresponsalías y fundó en 1.960 el periódico IDEA LIBRE, gran legado que hoy dirijo e intento sostener con afugias y desconciertos, pero con el sano orgullo de hijo que se siente aún inspirado por el pensamiento y la obra del padre que supo sembrar y cosechar civismo y convivencia, respeto y señorío a sus congéneres. José Kent (es su pseudónimo) publicó seis libros sobre sus aventuras e investigaciones periodísticas por las diferentes regiones inhóspitas y olvidadas de Colombia, y dirigió numerosos programas radiales, habiendo sido un celebrado denunciante precursor desde el periódico El Espectador, de los horrendos espectáculos como las corridas de toros, las riñas de gallos, el boxeo y otros de igual contenido criminal en contra de los animales.

En uno de tantos homenajes que los pereiranos rindieron a mi padre, con su oratoria refleja una grandeza de alma y una sensibilidad humana poco igualables, además de sus virtudes demostradas a la ciudadanía y al colegaje que lo circundaba.

En un mes de mayo de 1.965, la ACP (Asociación Colombiana de Periodistas) rindió en Pereira un sencillo homenaje a mi padre, al explorador, al literato, al versado periodista, con el fin de presentar en Pereira la aparición  de su libro Recuerdos de la Selva de su autoría, obra que fue en su momento ampliada con dos ediciones más. En una de estas conmovedoras frases, José Kent, sus postulados de grandeza y su civismo,  traen al presente desde el injusto pasado, el mismo desconocimiento de los gobiernos frente a los derechos y necesidades del  pueblo indígena colombiano. Actualmente preocupado, yo, su hijo, por los hechos de persecución, amenazas y asesinatos de estas comunidades, transcribo a manera de otro sincero homenaje póstumo, el texto que hoy cobra vigencia:

«Yo quiero hacer llegar hasta el pensamiento y la intención de los representantes de la prensa, la idea que he sembrado en mi libro para favorecer a la raza indígena que puebla nuestras selvas lejanas. Parece que hay compatriotas que desconocen que el indio es un ser humano encadenado como nosotros por el dolor, que tiene nuestras mismas ilusiones, alegrías y desencantos. Y que tiene también un cerebro que puede producir frutos de bondad para la patria.  Yo, como colombiano, me siento honrado con la mezcla indígena que lleva mi raza. Y evoco con orgullo la rebeldía de los aborígenes que lucharon en defensa de sus dominios, y derramaron su sangre por conservar su libertad. Mi obra señala además la amazonía con sus incalculables riquezas y . . . . . . .»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más articulos