Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadJuana Valencia

Juana Valencia

Salta, vuela y dibuja

Juana Valencia, una artista polémica, una mujer trazada arquitectónicamente a pulso, de las lides controversiales en sociedad, apenas, cuando el mundo del arte moderno daba un coletazo de despedida en escuelas y talleres, espacios y lugares inhóspitos, aparecía lo contemporáneo con mucha fuerza más en el deseo que en su contenido, había mucho de eso sin muchas expectativas y sin convencimiento, las últimas expresiones modernas se despedían con pena y sin gloria, tampoco era lo mejor, estamos hablando del siglo pasado, no hace mucho.

La maestra Juana viene realizando una puesta en escena del performance con actos de expresionismo social, (se pinta, se desnuda, se raya, se viste, se sube, se baja, corre, vuela, salta, suelta, camina, interactúa y como si fuera poco dibuja con excelente factura) y si así lo podríamos catalogar, con todo lo anterior y con gran inspiración, es de las poquitas en esta región con estas características, su vehículo que es su mismo cuerpo en relación con lo mutuo, ella representa las Alas de Ícaro.

Dioscóridos Pérez

La metáfora del azar, de lo espontaneo, de acontecimientos que pasaron quizá por ella o simplemente sustraídas de lecturas o producto de su propia investigación son insumos que nutren su papel en el arte de manera profusa y disciplinada. Su papel en el mundo del teatro y la danza contemporáneo es descollante y diáfano con una cultura del movimiento y la economía de la palabra sensacional, sus piezas visuales reposan en su propio cuerpo suspendido y escrito, de lindos vestidos como evocando la Colombia violenta y sensual o, la Europa despiadada por el tiempo y sin reconocimiento al ser.

David Roldán

Juana como un cernícalo nómada no le es indiferente el clima, el tiempo, ni el lugar para vivir por un instante de performance: la nieve, el calor, la luz, la oscuridad, la tierra el agua, entre otros, no, por el contrario, nos hace recordar que venimos del mono, del animal con más sensibilidad y menos viseras, y que, a través de su recorrido con trabajo, ha ido avanzando limpiando y arrancando cada momento histórico del ser humano, representado en ella, y nosotros no sabemos que lo hemos vivido, esto es la maestra que nos acompaña en la sal de exposición Carlos Drews Castro, la que siempre nos recuerda quizá, que más allá del ser pensante, venimos de mundos remotos adaptados en pleno siglo contemporáneo, ella nos despierta, nos sacude y por ultimo nos dice, bájate de la nube, póngase a la derecha y guarde el ritmo, porque hay que *SOLTAR, SALTAR, VOLAR.*

Los espacios para esta artista no son un problema, hace de cada espacio su mejor habitáculo de actuación que lo hace demasiadamente bien; mezcla, lo visual, lo teatral y dancístico de manera que uno a veces se confunde, pero no se desorienta, solo es esperar unos cinco minutos que comience su papel plástico y sensorial en escena, para recorrernos por los textos más bellos y otros que destituyen el instante, porque todo lo de ella recorre la periferia de lo cotidiano y asimismo el núcleo familiar, un nido que uno quiere volver a dar su último suspiro. Federico Engels, afirmó *El hombre, que había aprendido a comer todo lo comestible, aprendió también, de la misma manera, a vivir en cualquier clima. Se extendió por toda la superficie habitable de la Tierra siendo el único animal capaz de hacerlo por propia iniciativa. Los demás animales que se han adaptado a todos los climas -los animales domésticos y los insectos parásitos- no lo lograron por sí solos, sino únicamente siguiendo al hombre. Y el paso del clima uniformemente cálido de la patria original, a zonas más frías donde el año se dividía en verano e invierno, creó nuevas necesidades, al obligar al hombre a buscar habitación y a cubrir su cuerpo para protegerse del frío y de la humedad. Así surgieron nuevas esferas de trabajo y, con ellas, nuevas actividades que fueron apartando más y más al hombre de los animales*.

Yo la he catalogado con el respeto que me merece como la máquina del arte de un mundo citadino que nos cobró muchas controversias porque no teníamos la sabia educación de entender. Una artista adelantada en su época, causaba rechazo en unos y aplausos en otros, pero al final, hoy una de las mejores docentes en varias áreas a fin de la expresión del cuerpo físico, mental y espiritual, es una gallarda que torció el cuello del cisne con su propio trabajo, producto de investigación y prácticas en espacios museales, otros no convencionales, en eventos de gran importancia para la región y el país. Vamos Juana, la mesa está servida.

Artículo anteriorEres el destino
Artículo siguienteEl antifaz

1 COMENTARIO

  1. James nos enseñas parte de nuestra cultura que muchos desconocemos, tu aporte es importante para muchos de los neófitos en este contexto del arte y la cultura olvidados por años o décadas,.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos