Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa amnesia social

La amnesia social

Desde VIGÍA Cívica hacemos eco al reciente pronunciamiento de la Corporación Transparencia por Colombia sobre la corrupción en nuestro país, inadvertido para la gran prensa nacional; que señala: «Ante las recientes controversias surgidas en medio del debate electoral y que han estado asociadas a temáticas de corrupción, Transparencia por Colombia hace un llamado a todas las campañas y actores políticos a asumir la lucha contra la corrupción con total seriedad y claridad, teniendo en cuanta los graves efectos que la corrupción genera en nuestro país.»

La dimensión del daño que ese fenómeno nos genera a los colombianos aparece cuando anota que, de acuerdo con datos del Monitor Ciudadano de la Corrupción, que maneja la misma entidad, entre 2016 y 2020 se pusieron en juego más de 90 billones de pesos por causa de la corrupción y se contabilizaron más de 14 millones de afectaciones a personas que debieron beneficiarse de recursos públicos, pero se desviaron a propósitos particulares. Concluye afirmando que esa corrupción afectó directamente y en primer lugar a niños, niñas y adolescentes, seguidos por estudiantes y por la población en condición de vulnerabilidad socioeconómica.

Lo contabilizado en el Monitor Ciudadano se desprende de las noticias de prensa, entre otras fuentes, pero no tiene agregados, por ser imposible contabilizarlos, los dineros que se pierden por la Corrupción Transparente, como denominamos en VIGÍA Cívica a la contratación amañada de las empresas oficiales amparadas por regímenes excepcionales de contratación, donde la infracción es ética y no penal o fiscal, por lo que no conlleva sanción de los organismos de control, pero si debería tenerla de la sociedad.

En nuestro entorno tenemos ejemplos a granel: Las sumas desviadas mediante la contratación del Hospital San Jorge, que lo tuvieron al borde de la intervención; una buena porción de lo recaudado por el municipio por la venta de las acciones de la Telefónica de Pereira, perdida sin rastro; la liquidación exorbitante del contrato del Municipio con ENELAR, son algunos de los casos que nos vienen a la memoria.

En ninguno de estos asuntos, ni en otros muchos, ha habido encarcelamientos, condenas o juicios fiscales y sus autores o causantes, además de no haber sido penalizados, han mantenido o mejorado su estatus, porque buena parte de nuestros ciudadanos les abraza y hasta les alaba, pues cree y pregona que es ladrón solo el que se deja coger, que el vivo vive del bobo o que es tolerable que roben un poco, si hacen algo.

Olvidan ellos, adrede, que el dinero del Estado que se lleva los corruptos es de todos los colombiano y que los atrasos en el desarrollo del país tienen como fundamento alguna forma de corrupción. Por esto tenemos que concluir que lo social en Colombia es la amnesia.

Artículo anteriorJuan Carlos Rulfo
Artículo siguienteColombia Sin Inteligencia

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos