Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

EditorialLa ascensión de Mercedes

La ascensión de Mercedes

Editorial.-

“Acaba de morir la dama que en 1.967 empeñó su plancha para que Gabito pudiera enviar los manuscritos de su novela “Cien Años de Soledad” a la editorial Suramericana. Paz en la tumba de Mercedes Barcha”.  Con este trino, el escritor Gustavo Bolívar reseñó en su cuenta de Twitter la muerte de La Gaba, como llamaban sus más cercanos a la artífice del nobel que la Academia Sueca le concedió al colombiano más grande de todos los tiempos 

Mercedes Barcha, la viuda de Gabriel García Márquez, falleció este sábado 15 de agosto en Ciudad de México a la edad de 87 años.  Mercedes y Gabo se conocieron en 1941, cuando ella apenas tenía 9 años de edad y él 13, y contrajeron matrimonio el 21 de marzo de 1958, en Barranquilla.

Esta mujer silenciosa y rotunda fue su inspiración y polo a tierra, facilitándole la vida en España durante su exilio, para que el maestro pudiera dar a luz su gran obra mientras hacía malabares para procurarle el sustento.

Además de su musa, Mercedes fue su secretaria, contadora y economista.

Sin ella, Gabo no habría tenido la inspiración ni la paciencia, y seguramente tampoco la disciplina para escribir su inmortal odisea, basada en los sufrimientos acumulados por un pueblo imaginario en una realidad que se hizo mítica, fruto de su pluma prodigiosa.

“Mercedes hubo de hacerse cargo de todas las cuestiones domésticas y de mantener en pie la casa mientras yo luchaba en el frente. Ella realizó toda clase de proezas maravillosas. Diariamente, de uno u otro modo me procuraba los cigarrillos, las cuartillas, todo cuanto necesitaba para escribir» le dijo Gabo a la revista Playboy en 1982.

Mercedes es encarnada por Úrsula en Cien Años de Soledad, quien prepara animalitos de caramelo; alimenta a los hijos a quienes trata de criar de la mejor manera posible, sobre todo, pensando en que podrían heredar las locuras del padre; trata de mantener unida a toda costa a la familia y a todos aquellos que son de su sangre –y a los que no lo son también– los acoge bajo su techo con un total desprendimiento. 1

Se va Mercedes, una verdadera Mamá Grande luego de seis años de soledad por la ausencia de su esposo.  Nos deja sus recuerdos y sus enseñanzas.  Y nosotros le decimos gracias porque hizo posible que Gabo le diera vida a su obra portentosa y llenara a Colombia de gloria y esplendor.

Mercedes asciende a los cielos a reencontrarse con su único y gran amor, mientras nosotros evocamos una frase que, no por recurrida deja de ser lapidaria:  Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer.

Vinatea Recoba, Martina. Cien años de soledad: Úrsula Iguarán, paradigma de la mujer latinoamericana)

Fundaciongabo.org

@GustavoBolivar

Artículo anteriorUn foro que pretende ser un faro
Artículo siguienteEn pie de lucha

5 COMENTARIOS

  1. Excelente descripción de la artifice de la obra maestra de Gabo, sin cuya decisión habría tardado más tiempo para que naciera la mejor obra de nuestra literatura o tal vez nunca la habríamos podido disfrutar.

  2. Que lindo y merecido homenaje, a una mujer que lo dió todo por su hogar y su gran amor, bravo por tan bello editorial 👏🏻👏🏻👏🏻

  3. Esos son los editoriales que se convierten en fuente real para tener en cuenta en los manuscritos históricos de un futuro. Gracias por su evocación. felicitaciones.

  4. Doña Mercedes: le rindo tributo, ya que usted, con su entrega, lealtad y apoyo se convirtió en la columna vertebral de, quizás, el más grande escritor de habla hispana de todos los tiempos, GABO, quien nos dejó ese maravilloso legado del premio nobel para orgullo de los colombianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos