Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa Ciudad Amigable

La Ciudad Amigable

Una ciudad tiene que ser amigable con todos los ciudadanos sin distinción de edad, sexo, clase o condición, pero muy particularmente con los más vulnerables, entre los cuales se encuentran los niños, las personas con capacidades diferentes y los adultos mayores.

Es necesario ir transformando esta sociedad en la deseada “Ciudad Amigable” convirtiéndola en el lugar apropiado para vivir y disfrutar e inclusive para adaptarla a la oferta del potencial y creciente turismo gerontológico.

La calidad del aire, tiene que ser medida constantemente, aspecto que en Pereira solo se hace eventualmente. Con el ruido también es necesario actuar para que las normas se cumplan. Este factor, que no ha sido cuidadosamente atendido, afecta de modo sensible el bienestar ciudadano.

Los parques, senderos, vías y parterres deben contar con excelente jardinería y ornato. La Organización Mundial de la Salud en su guía “Ciudades Globales Amigables con los Mayores” establece que para considerar amigable la ciudad tiene que tener un “entorno agradable y limpio” y “espacios verdes” debidamente planificados, ordenados, mantenidos y cuidados, características consideradas como de alta importancia en las encuestas especializadas.

El mobiliario debe obedecer a un plan específicamente establecido para brindar el descanso requerido. “…característica urbana necesaria para las personas mayores: para muchos de ellos resulta difícil caminar por su área local sin disponer de un lugar para descansar”.

Las aceras o andenes deben ser amigables con la edad, respondiendo a precisos estándares. “El estado de las aceras tiene un impacto evidente sobre la capacidad para caminar en el área local. Las aceras angostas, dispares, rotas, con cordones altos, congestionadas o con obstrucciones presentan peligros potenciales y afectan la capacidad de las personas mayores para transitar”.  En Pereira es indispensable adecuar las aceras para que pueda considerarse seguro el adulto mayor a pie o en silla de ruedas.

Los cruces peatonales deben ser seguros, para lo cual es necesario establecer medidas encaminadas a mejorar las condiciones para el cruce de calles y adaptar lugares a los cuales sea fácil llegar: Accesibilidad.

Las autoridades deben garantizar que este sea un entorno seguro “La sensación de seguridad en el entorno de vida particular afecta fuertemente la predisposición de las personas para moverse en la comunidad local. Esto, a la vez, afecta su independencia, su salud física, su integración social y su bienestar emocional”.

La ciudad debe crear caminos y bicisendas, separados de las ciclovías convencionales. Son parte de un entorno amigable con la edad y promotor de la salud.

La normativa para los edificios, debe incluir los conceptos amigables, “Para que los edificios sean amigables con la edad deben estar dotados de ascensores, escaleras mecánicas, rampas, pasillos y entradas anchas, escaleras adecuadas con barandales, pisos antideslizantes, zonas de descanso con asientos cómodos, señalización adecuada, baños públicos con acceso para personas con capacidades diferentes”.

Se debe establecer atención prioritaria a los clientes mayores tanto en los bancos y oficinas públicas, como inculcando cultura ciudadana de atención especial al adulto mayor en los establecimientos comerciales y en los servicios de transporte.

También debe existir un programa serio y planificado de agricultura urbana como componente clave de la integración familiar con la inclusión de los adultos y para mejorar las condiciones de vida, apropiándose de los beneficios de la naturaleza para el bienestar psicológico.

Y por supuesto, indispensable para que una ciudad sea amigable es el rescate de la URBANIDAD, esas normas que lamentablemente han quedado en el olvido y que resultan tan importantes para la convivencia.

Recuerdo cuando la acera y el asiento del bus se les cedía a las damas y a los mayores, cuando se saludaba a todas las personas con cortesía y se daban las gracias por toda atención o servicio.  Tenemos que rescatar la urbanidad.

Aunque hubo quienes esgrimieron el argumento de que el lote del San Mateo es demasiado grande para cumplir la función de parque, demostramos que menos de 90 hectáreas es una superficie pequeña si se compara con las de otras ciudades.  Véase el video “PEREIRANOS ¡QUE NADIE NOS REDUZCA LA VIRTUD DE PENSAR EN GRANDE!” En este enlace:

Y aquí muy cerca, Manizales cuenta con 186 hectáreas en excelentes parques dotados de magnífica forestaría y esplendorosa jardinería, senderos y atractivos diversos que debieran servirnos de guía para implementar los programas adecuados, evolucionando hacia la idea completa, clara y precisa de lo que es un parque y de lo que ello implica en la vida ciudadana.

El Parque San Mateo, lote que fue adquirido con recursos de los ciudadanos mediante colecta pública, como producto del civismo que caracterizó a Pereira, es el lugar apropiado para destinarle algunas áreas dignas a nuestros adultos mayores en armonía con lugares adecuados y atractivos para niños y jóvenes, con paisajes, naturaleza, actividades lúdicas e interacción familiar y social.

¿Te gustó esta descripción de ciudad? Súmate, hay mucho por hacer, agrega tu energía, entusiasmo y fe. Unamos esfuerzos para que logremos la ciudad amigable que debemos tener.

3 COMENTARIOS

  1. El video está espectacular. Mientras kas demás ciudades incluyen importantes extensiones a su entorno, a Pereira la limitaron a quedarse de Cenicienta. Ese video con el fondo del maestro Luis Carlos González, es para difundirlo masivamente a ver si renace el civismo pereirano

  2. Ojalá los nuevos funcionarios de la administración, empezando por el Alcalde, tengan la misma visión de Ciudad Amable para todos. Al menos se ha hecho un intento con la peatonalización el Viernes 12 de las carreras 7 y 8.

    Pero falta mucho, empezando por la ocupación de andenes en el centro por parte de puestos de ventas que con trabajo dejan espacio para el paso de peatones. Lástima que los estúpidos alcaldes que ha habido desde que Martha Elena Bedoya se pegó la pena de despejar el centro, hayan dejado que los andenes vuelvan a ser tomado por vendedores informales en su gran mayoría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN