Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ÉTICA“La dignidad de la mujer”

“La dignidad de la mujer”

FRANICSCO ARIAS ESCUDERO, Padre Pacho

Este 8 de marzo, como cada año, la humanidad mira a la mujer con un profundo deseo de respetarla y de promover sus derechos inalienables, en cuanto mujer y en cuanto ser humano. Se habla mucho de dignidad de la mujer y es justo reconocer el valor que la mujer tiene en los distintos ámbitos de la vida humana.

Cuando hablamos de dignidad, no se habla tanto de funcionalidad, o de la contribución que alguien ofrece en un sector de la vida social. La dignidad radica mas en el ser que en el poseer, algo que radica en el sujeto, en el sujeto digno, y que no puede ser despreciado sin faltar a la verdad y a la justicia. La dignidad no radica en la productividad, ni en la riqueza, ni en las cualidades físicas que otros puedan individuar en la persona digna; ser digno no depende de motivos externos, de lo contrario serian otros y no la misma mujer quien se coloque en el verdadero lugar que le corresponde.

La dignidad de la mujer radica en su condición femenina, en su identidad sexual, en su apertura a la maternidad, en las posibilidades laborales que el mundo moderno ofrece en su libre opción. Pero su gran dignidad radica en su ser, como persona humana; su dignidad no viene tanto por su femineidad, sino que precede de su misma femineidad, que funda y explica su valor en cuanto mujer.

Antes que mujer es parte fundante de la especie humana, por ello vale mucho. Y su pluralidad en su quehacer de mujer, soltera, casada, con hijos, embarazada, con trabajo o desempleada, con estudios o sin ellos, privada de su libertad, indigente, aún no nacida o en su atardecer, en cada situación, ninguno de ellos serán obstáculos para perder su dignidad.

El ser miembro de la especie humana, se encuentre donde se encuentre, haga lo que haga, viva de una u otra manera, no disminuirá su dignidad, antes bien nos permitirá hacernos conscientes de su ser óntico y así, poder desarrollar cada vez más, una cultura del respeto y solidaridad, donde cada hombre y mujer sean valorados por lo que son y no por lo que representan en el núcleo social.

El papa Juan Pablo II escribió una carta poco conocida en 1988, llamada “La dignidad de la mujer” allí podemos leer que “es cierto que el hombre ha sido confiado a cada hombre, pero lo ha sido en modo particular a la mujer, porque precisamente la mujer parece tener una específica sensibilidad -gracias a su especial experiencia de su maternidad- por el hombre y por todo aquello que constituye su verdadero bien, comenzando por el valor fundamental de la vida”.

Conviene, por lo tanto, recordar que estamos “encomendados los unos a los otros”. Pero, de modo especial, conviene recordar que estamos “encomendados a la mujer”. Quizá ella, mejor que nadie, podrá enseñar al mundo cómo llevar a cabo la tarea de ayudar a los otros, de amar, de entregarse, de ser plenamente felices.

Sólo la donación da felicidad. La mujer lo sabe mejor que el hombre. Y todo hombre que quiera ser feliz, tendrá que volver otra vez los ojos y el corazón, con humildad, hacia la mujer, para aprender la ciencia más importante del mundo: “la ciencia del amor”.

La mujer debe estar segura de que tiene mucho que aportar a la sociedad con todo el potencial que le es propio, como lo es su sensibilidad, sagacidad, arrojo, valor, fuego, ayuda, acogida, atención y por encima de todo el amor, que es lo que las hace únicas y crea la verdadera diferencia.

Nunca olvides mujer, que tu verdadero valor está en descubrir que eres más que una etiqueta de Madre, Esposa o Hija, tú verdadero valor es comprender que todo lo que has buscado afuera, siempre ha estado dentro de ti. Nunca olvides mujer, que eres más valiosa que las piedras preciosas, eres un diamante que ha sido pulido, en las manos de nuestro mejor alfarero, Jesús.

Padre Pacho

2 COMENTARIOS

  1. Padre Pacho, gracias por enaltecer el papel que tenemos en la sociedad. Dios nos a puesto en el mundo como su instrumento de amor y paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos