Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa Estrategia del Caracol y la salida del uribismo

La Estrategia del Caracol y la salida del uribismo

Los habitantes de un inquilinato reciben la notificación judicial de desalojo.  Son 10 días el plazo máximo para que recojan sus pertenencias y desocupen la inmensa vivienda.  Uno de los inquilinos tiene una genial idea: llevarse consigo la casa.  Su plan consiste dilatar al máximo el tiempo de desocupe del inmueble, so pretexto de dejar pintada la casa, para alcanzar a desbaratar ladrillo por ladrillo la residencia, junto con las tejas, puertas y ventanas; para trasladarlos a un predio de invasión a las afueras de la ciudad en donde volverán a construir la casa que han ocupado, algunos, más de 20 años y que a pesar de las sus diferencias, lograron acoplarse perfectamente para aprovechar el escaso tiempo antes de tener que salir.

La casa Uribe (como se le llama a la vivienda en la película), es reclamada por sus supuestos propietarios que, utilizan todo tipo de presiones, incluyendo el intento de homicidio del líder de los ocupantes de la vivienda, más el uso de la fuerza pública para echar a la calle a sus moradores entre quienes se encuentran niños, mujeres, adultos mayores y enfermos. Esa es la trama de la película colombiana LA ESTRATEGIA DEL CARACOL, producción de 1993, dirigida por SERGIO CABRERA…

En la Colombia de verdad se está dando una situación muy parecida a lo narrado en la película, con la diferencia de que quienes reclaman el derecho a ocupar la casa de Nariño (y no la casa Uribe, como en la cinta), son millones de colombianos: de campesinos pobres, de negros, de aborígenes, de habitantes de un país inequitativo, de jóvenes sin oportunidades, etc. todos ellos olvidados o mejor, ignorados; representados por Gustavo Petro y Francia Márquez, que llegan con títulos, no de propiedad del bien, sino del derecho legítimo constitucional que les otorgó la democracia de ocupar esa casa grande tan maltratada durante estos dos siglos de hegemonías clasistas, racistas y discriminadoras que nunca han representado al pueblo.

Quienes se han atrincherado en la casa y que se resisten a abandonarla, no son los excluidos, los desfavorecidos representados en la película, sino por lo contrario, son los que han heredado el derecho casi monárquico a ostentar el poder, a mandar, a disponer; y que, como en el filme de Sergio Cabrera, diseñaron un plan para ejecutar durante todo el tiempo desde la notificación de permanencia en ella hasta el 7 de agosto de 2022.

El uribismo, que lleva 20 años en el poder, fue advertido hace cuatro años (en 2018), que su tiempo había terminado. En aquel año con unas elecciones controversiales la gente expresó que ya no quería que siguieran al frente de los destinos del país.  Desde la posesión misma de Duque, se inició un proceso sistemático de desarticular las cosas esenciales.  Durante estos cuatro años casi lograron hacer trizas los Acuerdos de PAZ y se ha generado un caos institucional y de zozobra en las regiones.  Con innumerables «jugaditas» y el nombramiento de muchos de los funcionarios que han llevado al país de escándalo en escándalo, entró el gobierno a dar tumbos por su mediocridad; claro, con un presidente itinerante que estaba de viaje en otros países, mientras el caos reinaba y él no aparecía ni en los momentos en los que se requería de su presencia como fue la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad.

Ante la imposibilidad de impedir el cumplimiento del clamor popular, los ocupantes de la casa presidencial -como sucedió en el filme-, utilizaron todo tipo de armas en contra del candidato que venía perfilándose como el más seguro ganador: amenazas de muerte, entrampamientos judiciales, calumnias, difamaciones, noticias falsas direccionadas por medios prepagos que estuvieron día y noche durante estos años dedicando gran parte del tiempo, tratando de desacreditar al líder de los NADIES; logrando, para su desgracia, el efecto bumerang, porque el dinero que no se tenía para financiar su publicidad, fue suplido por la agresividad de la constante propaganda que se le hizo por parte de quienes lo odiaban, que lo llevaron a convertirse en el personaje más conocido a nivel nacional, y su apellido corto y sonoro retumbó en todos los rincones de Colombia, que se plasmó en un indiscutible triunfo inédito de una fuerza que no provenía de las tradicionales castas que tuvieron el gobierno a su antojo.

Mientras se dedicaban a tratar de acabar con el candidato y su fórmula vicepresidencial, desde el interior de la casa de gobierno avanzaba el desastre.  Cada pared derruida eran las decisiones equivocadas que se tomaban y los miles de millones de pesos que se perdían: los 70 mil millones de la Abudinen, fueron tan solo un entremés de lo que se alcanzó a ver de este gobierno.

Durante los años de uribismo sucedieron crímenes atroces y la corrupción llegó a niveles nunca alcanzados; en especial en estos cuatro eternos años de desgobierno de Duque, fueron muy sonoros los desfalcos multimillonarios, los escándalos diversos, ministros coimeros, embajadores con laboratorios de cocaína y mucho más.  Duque trató de entregarle, en plena pandemia, 370 millones de dólares a Avianca, la aerolínea en donde trabajaba su hermana María Paula, que es la esposa de Néstor Morales, director de BLU Radio –uno de los más ponzoñosos periodistas que ha arremetido constantemente contra Petro-.   

Para rematar y como cereza del pastel de la incompetencia del gobernante que se va, se acaba de saber que más de 500 mil millones de pesos de los recursos para la paz (OCAD-Paz), con la autorización del director nacional de planeación y firma del alto comisionado para la Paz, fueron feriados por algunos parlamentarios (entre aquellos uno de Risaralda). Además, La W Radio denunció que hay una descarada repartija multimillonaria de contratos para favorecer a los amigos cercanos del gobierno.  Todos para ejecutarse antes de la posesión del nuevo presidente.  Y como un «bono extra» para los funcionarios consentidos del glotón presidente, firmó un generoso decreto que amplía los esquemas de seguridad completos, incluyendo vehículos blindados para muchos actuales funcionarios, más el otorgamiento de pasaportes diplomáticos a esos mismos personajes.

El endeudamiento de país en el gobierno Duque ha sido el mayor en toda su historia y el impacto positivo sobre la población no se ve.  En los meses más críticos de la pandemia, Duque le otorgó jugosos auxilios a los bancos y a los más grandes empresarios; al mismo tiempo que miles de pequeños y medianos empresarios tuvieron que cerrar sus negocios y despedir a sus empleados que, al igual que millones de familias de todo el país, han sufrido terriblemente.  

Al siguiente día de la elección del nuevo presidente, se inició una astuta jugada con la renuncia protocolaria de embajadores como un mecanismo de saboteo en las acciones de entrega y empalme, y hasta en el manejo del ceremonial del día de la posesión, la cancillería trata de manipular la lista de invitados.

Los medios de comunicación tienen su pedazo de culpa en todo este desastre.  Afortunadamente, gracias al avance y masificación de las redes sociales, se logró contener toda la andanada de mentiras que día a día nos querían hacer creer; es más, todavía los medios prepago adeptos al gobierno que va de salida, que no se resignan a la derrota del que dijo Uribe, siguen trasmitiendo noticias falsas para desinformar la población.

La voluminosa votación de la Colombia profunda y de todas las regiones en donde se ha sentido con mayor dolor los desplazamientos, la guerra, el hambre; fue el grito aislado de los que no tienen voz que, unidos a otros millones de olvidados, resonó con fuerza y contundencia en Bogotá, la capital de una nación altamente centralista. El pueblo base, los nadies y las nadies que por decenios han soportado el desprecio, la estigmatización, ya no sintieron el miedo que por años fue difundido para impedir que se adoptara una actitud reflexiva para cambiar todo el panorama existente.

Dentro del inquilinato de la casa de Nariño, no están ni las viudas, ni los desempleados, ni los olvidados, ni los desplazados, no.  Esta gigantesca vivienda está invadida por 45 clanes familiares corruptos que extienden sus tentáculos criminales por las diferentes regiones, están los que hacen oídos sordos a los gritos de angustia de los que sufren, la ocupan los que cierran sus ojos para no ver la pobreza en la que viven más de la mitad de los habitantes de esta rica nación, la habitan los representantes de los organismos de control cooptados por el ejecutivo, que descaradamente intervinieron tratando de impedir que una fuerza distinta que enarbolara la bandera del CAMBIO, llega al poder.

El saqueo generalizado de las instituciones públicas, la entrega de concesiones mineras, la autorización de la deforestación y permiso de correr las cercas ganaderas; la persecución de los defensores de derechos humanos y del medio ambiente, la feria de los bienes incautados al narcotráfico entregado por precios muy por debajo de los avalúos comerciales a cercanos al gobierno, etc… Un gobierno pusilánime que le rompió el espinazo a la ley de garantías electorales para facilitar que bandidos como el senador Mario Castaño se apropiaran de miles de millones de pesos que fueron invertidos en sus campañas políticas, de las que aseguran, que valieron más de 10.000 millones de pesos cada una, para recibir a cambio 1.600 millones de pesos durante los cuatro años de ejercicio.

Yo me pregunto: ¿Cuál fue el papel de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría durante estos cuatro años?

El uribismo sabía desde 2018, que perdería las elecciones de 2022. Uribe mismo repetía insistentemente: «ojo con el 22».  Además, no pudieron encontrar ningún candidato de categoría que pudieran confrontar con Petro, porque los favoritos del dueño del Ubérrimo, unos estaban huyendo, otros seriamente cuestionados y los más desgraciados, presos.

Reconstruir el tejido social de Colombia será muy difícil, pero obligatorio para el nuevo país; sanar las heridas que ha dejado el no cumplimiento a los Acuerdos de PAZ, es inaplazable; invertir en educación, es imperativo; aprobar el Tratado de Escazú, es ineludible; levantar los muros derruidos de la institucionalidad, como las demás acciones señaladas, será una tarea titánica del nuevo presidente que, necesariamente, tendrá que ejecutarse con parte de los mismos que les «volearon» pica a las paredes de la casa de gobierno y transportaron puertas y ventanas (como pasó en la película), para que hagan parte del Gran Acuerdo Nacional. 

La alfombra de color rojo sangre que extendió Duque desde el palacio de gobierno hasta la mesa de votación, es el recordatorio de las decenas de masacres que han ocurrido en donde no existe ningún detenido y la fuerzas del Estado han brillado por su ausencia; es el reclamo de los cientos de líderes sociales, defensores de los Derechos Humanos, excombatientes firmantes de la PAZ asesinados durante su nefasto gobierno; es el reclamo de los jóvenes activistas del Paro Nacional de año pasado en donde hubo decenas de muertos, heridos, detenidos y desaparecidos… Aaaah, pero también, el recordatorio que no se pueden olvidar los 6.402 asesinados por las fuerzas del Estado por fuera de las acciones de combates y por quienes otorgaron premios a sus autores.

Cuando Duque salga de la casa presidencial por la puerta de atrás, dejando un cascarón vacío después del «raspado de olla», quedará enrollada y sucia su alfombra roja, su retrato con los brazos extendidos que estuvieron siempre dispuestos al movimiento que le ordenara el titiritero y un aviso gigante en la pared, tal y como pasó en la película LA ESTRATEGIA DEL CARACOL, con una frase que diga:

¡AHÍ LES DEJO LA HIJUEPUTA PATRIA PINTADA!  ¡ASÍ LA QUERÍ!

«Yo soy aburridísimo: creo en la vida, creo en los demás, creo que este cuento hay que lucharlo por la gente, creo en un país en paz, creo en la democracia, creo que lo que pasa es que estamos en malas manos, creo que esto tiene salvación».

JAIME GARZÓN

(Asesinado en 1999, por atreverse a decir lo que pensaba y por ser un activista permanente de la PAZ).

AÑADIDURA ÚNICA. La película completa: LA ESTRATEGIA DEL CARACOL, se encuentra disponible en internet.

2 COMENTARIOS

  1. Mejor radiografía no pudiste haber hecho del desastre de país que las oligarquías le dejaron al Presidente electo Gustavo Petro!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos