Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa experiencia es el contrato

La experiencia es el contrato

Por JAMES FONSECA MORALES – VigíaCÍVICA

El Municipio de Dosquebradas tiene abierta la licitación No. 012-2021, para intervenir, en 90 días, 44 colegios de su propiedad.

El objeto a contratar, que ocupa dos páginas de los pliegos y con prosa grandilocuente invoca, el ambiente de aprendizaje, la Constitución colombiana, el servicio público de educación; carece de la cuantificación precisa de los arreglos que deberá ejecutar el contratista en cada colegio y en sus tres líneas finales solo anota: “Recorrido de techos, recorrido de canales, resane y pintura de fachadas, instalación y adecuación de cielo falso, adecuación de baterías sanitarias, revoque y estuco de muros, cambio de luminarias en mal estado, adecuación de escenarios deportivos.”

$3.499.907.325, casi un millón de dólares, es el presupuesto oficial de esta contratación, cuantía que deben codiciar todas las empresas de ingeniería civil, en esta época de vacas flacas.

Sin embargo, serán escasas las posibilidades de que las empresas locales puedan competir por este contrato, pues muy pocas se ajustarían a los requisitos excluyentes que impuso la administración municipal de Dosquebradas.

Los proponentes deben acreditar, como experiencia general, un contrato de obra pública cuyo objeto esté relacionado con la adecuación o la remodelación de, por lo menos, cinco edificios escolares, por un valor global, igual o superior al presupuesto oficial de la contratación. También, deben demostrar un promedio de facturación mensual igual o superior a $543 millones.

Además, demostrar una experiencia específica de cuatro obras, distintas a la de la experiencia general, cuyo objeto esté relacionado con el mejoramiento, o adecuación, o remodelación de edificios escolares, por un valor sumado, igual o mayor a los mismos $3.499.907.325, del presupuesto oficial.

En resumen, certificar la intervención de nueve colegios, por unos $7.000 millones, para buscar el contrato de ejecución de las pequeñas tareas anotadas atrás.

Pero eso no es todo, para participar en la licitación, el proponente debe tener inscrito en el RUP, además del código “ingeniería civil y arquitectura”, el 72121400, “servicio de construcción de edificios públicos especializados”, lo que resulta incongruente pues no se trata de construir colegios, sino de hacerles mantenimientos y adecuaciones.

Sobre este punto existe un antecedente. Cuando la Gobernación de Risaralda convocó la licitación pública 28- 2015, para las mismas adecuaciones y mejoramientos de instituciones educativas del municipio de Dosquebradas, se abstuvo de exigir el código 72121400, “construcción de edificios públicos especializados”, argumentando que el sistema constructivo de tales edificios, tiene características especiales, “que no guarda relación con las actividades que se ejecutarán en estas Instituciones Educativas del Municipio de Dosquebradas.”

Ante el multimillonario gasto en remiendos para sus colegios, preguntamos al gobierno de Dosquebradas: ¿Cumplen sus colegios con la Norma NSR 10?, ¿Cuántos tienen un estudio patológico y de vulnerabilidad estructural?

1 COMENTARIO

  1. Lo que debemos preguntarnos es quien manda en las alcaldias. El alto costo de la actividad electoral, la entrega por parte del gobierno nacional a congresistas de recursos de inversión, provoca que la contratación sea amañada y con delincuentes. Los que ejecutan estas obras no son ingenieros o arquitectos, son delincuentess. Eso es lo que hay. En Dosquebradas su alcalde es un hombre sin méritos, nada dice. Guardaxsilencio, su oficio es de bulteador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos