La generación “idiota”

5
370

Por Francisco Arias Escudero, padre Pacho

Hoy los investigadores analizando las reacciones similares de un colectivo, hablan de una generaciones debidamente acotadas e identificadas. El cómo interactúan y se relacionan ante los diferentes sucesos lleva a los sociólogos a hablar de generaciones como el baby boom, los Millenials, la generación Z. 

Algunos escritores en ciencias políticas hablan de un colectivo que denominan generación “idiota”, esas personas que se marginan del espacio común, y al hacerlo se desconectan totalmente de la realidad; y al disociarse de lo que es la realidad terminan hipermasificados, por no conocer objetivamente, los procesos sociales y su verdadero significado en el mundo actual.

Cuando se habla de “idiotas” no se habla necesariamente de gente ignorante o sin formación cultural o académica, hablamos de personas incluso, pertenecientes a niveles altos de la sociedad, con experiencia catedrática, que han sido imbecilizados, por una educación sesgada, e ideologizada, donde se quiere negar la realidad de las cosas reafirmándose en el error, e instrumentalizando sobre todo a nuestros jóvenes, para ponerlos al servicio de la eficaz consecución de sus fines; absolutizando los intereses que defienden, convirtiéndose en verdaderas “religiones laicas” que lo único que buscan es tener sobre todo a las nuevas generaciones confundidas, para poder establecer el caos y la anarquía.

Se habla de la generación “idiota”, del griego ιδιωτης (idiotes), para referirse a aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos, sino solo de los propios asuntos. La raíz “idio” significa “propio” la misma utilizada para idioma, idiosincrasia. Con el sufijo “tes” indica “agente”, el que hace la acción. Para la cultura griega “idios”: “idiota”, era alguien que solo se preocupaba de lo privado, es decir de lo suyo, y que ignoraba o despreciaba todo lo público.

Cuando el termino pasa al latín, adquiere el sentido de alguien zafio e ignorante, burdo y sin instrucción. En el renacimiento, cuando la medicina establece una clasificación de las diferencias psíquicas o retrasos mentales, utiliza el término “idiota”, al igual que lo que hace con el vocablo latino “imbécil”, para denominar uno de esos grados de minusvalía psíquica.

Ortega y Gasset en la década de los treinta, decía que la modernidad estaba caracterizada por lo que él llamaba “la sociedad de masas”, un hombre masificado que no se siente parte de una civilización, pero que si reconoce que detrás de todo su bienestar, hay unas generaciones, de mentes brillantes, esfuerzos colectivos, tradiciones que han posibilitado que el ser humano tenga el progreso, por medio de la transformación que ha hecho de su entorno.

La generación “idiota” de la que hablan los estudiosos, es un hombre hipermasificado, no es solo un “hombre masa”, es un hombre que no solo no reconoce los procesos sociales que desembocan en el mundo actual, y que le dan el bienestar del cual nos beneficiamos todos, sino que es el hombre que se siente original; el hombre masa aunque era mediocre, no se sentía original, porque sabía qué, hacía parte de una sociedad, el hombre “idiota”, piensa que en ese gran mercado de identidades, pueden encontrar su individualidad, su particularidad. Para ellos todo es un derecho, todo es un orgullo, piensan que tienen derecho a las cosas, que les pertenecen y pueden hacer uso indiscriminado de ellas, porque han sido una generación que no ha tenido un concepto claro entre el trabajo y la cosa que se obtiene a partir del esfuerzo productivo.

Esta generación masificada quiere ser protagonista de la historia, pero como les han vendido la idea que todo lo que han heredado, lo que les han enseñado, los valores históricos, sus creencias religiosas, todo es opresivo, patriarcal, heteronormativo, racista, y de origen colonial, debe ser rechazado, terminando como idiotas útiles, hojas en blanco listas para ser reinscritas por un poder;  sujetos reconstruidos, reescritos con nuevos contenidos que en este caso, se les mercantiliza y explota.  

Cualquier causa les viene bien, todo es un motivo suficiente para destruir la propiedad pública y privada. La generación “idiota” no puede conectar causa con efecto, por lo tanto, no está capacitada para resolver ningún problema social, lo único que anhelan es ser protagonista de la historia, pero como serlo ¿si han sido deconstruidos y con ello, han perdido su verdadera identidad?

Padre Pacho 

5 COMENTARIOS

  1. Padre pacho excelente el opinadero poder leer y ver los temas de actualidad desde otros puntos de vista más sinceros y objetivos sin interéses político ni comercial. Gracias

  2. Padre, todo el comentario referente a esta generación idiota es muy cierto, la mayoría de estas personas fueron criadas con todo lo necesario, no les enseñaron a pescar todo lo tenían a la mano , y por consiguiente no emplearon ese cerebro para pensar y sacar muchas ideas productivas para su bienestar y el resto de esta sociedad . En manos de quien estamos?

  3. Que escrito tan real, y muy bien definido, es lo que vivimos en este tiempo y personas de más edad están en lo mismo juegos y más. Q bueno es el opinadero, muchas gracias padre…

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí