Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa Inseguridad Militar

La Inseguridad Militar

  • N.D. Por el rigor con que analiza los hechos, por la importancia misma del autor y por la trascendencia y las connotaciones del suceso frente a la seguridad nacional, El Opinadero le concede a esta columna el espacio destinado a las notas editoriales.

Por ALBERTO ZULUAGA TRUJILLO

El pasado martes, 15 de junio, a las 3.01 minutos de la tarde, un carro bomba explotó en la brigada 30 del Ejército en Cúcuta, seguida de otra detonación a las 3.04,  hiriendo a 34 soldados y dos civiles. Lo grave del hecho es que el vehículo cargado con los explosivos fue ingresado a las instalaciones de la unidad militar a las 12 y 32 minutos del día, permaneciendo estacionado por espacio de dos horas frente al dispensario médico, siendo movido a las 2 y 45 minutos y parqueado cerca a la oficina de inteligencia.  A los cinco minutos, 2 y 50 de la tarde, el conductor de la Toyota cargada con los explosivos salió por la puerta principal sin ser detectado y a los 11 minutos, siendo las 3 y 1 minutos se produce la primera explosión. Las preguntas sobre cómo sucede un atentado de estos en una instalación militar y en esta en particular son muchas, teniendo en cuenta  que, aparte de funcionar la sede de la Brigada 30, operan igualmente el Batallón Hermógenes Maza, una sede del B-2, una sede del Comando Sur de los Estados Unidos, el Comando del Grupo mecanizado de Caballería No 5, un dispensario militar (servicios de salud), oficinas administrativas y un Comando de Inteligencia Militar. Las hipótesis son varias en un territorio dominado por grupos terroristas como el ELN y disidencias de las Farc y narcotráfico, como los Caparros, los Puntilleros y los Pelusos, sin dejar de un lado al Clan del Golfo, comandado por Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, a quien el Ejército viene estrechándolo en el Catatumbo, por lo que se habla de una retaliación de este grupo criminal, encaminada a distraer a la Fuerza Pública para restarle intensidad a su persecución, pese a que el Presidente y Ministro de la Defensa señalan al ELN como  responsable. Por eso, lo de la Brigada en Cúcuta es mucho más delicado porque compromete la integridad de varias unidades y batallones en zona de frontera, contando todos estos alzados en armas con aliados reconocidos como las fuerzas militares bolivarianas, con quienes muy seguramente intercambian información estratégica y táctica  que pone en mayor riesgo su seguridad. Que bajo estas especiales condiciones un vehículo cargado con explosivos, ingrese sin tropiezo alguno, sin ser detenidamente inspeccionado, sin acompañamiento canino para detectarlos, ni bastón de observación que permitiera a través de un espejo visualizar alguna amenaza por debajo del automotor, es algo extraño por decir lo menos. A dos años y medio de lo sucedido en la Escuela de Cadetes de la Policía, General Santander, al igual que la explosión de una camioneta bomba en la Escuela Superior de Guerra, accionada por las Farc, por no mencionar sino estos ataques, nos están diciendo a las claras que su relajamiento en un país en guerra, no tiene presentación alguna, y muchísimo menos, cuando el Alto Mando Militar y Policial no ha respondido. Como siempre, la guardia será la única responsable. Pero, el peor escenario, de confirmarse, sería  la complicidad de personal de la Brigada, posibilidad surgida en la investigación. La Pentrita, explosivo utilizado, es de uso restringido del Ejército. Nada de extrañar sería, que el día menos pensado, a la Casa de Nariño ingresara una carga de estas, con la misma facilidad con que ingresan a nuestros Batallones y Unidades Militares y de Policía. Quiera Dios, nunca ocurra, para poner en evidencia nuestra absoluta inseguridad. Si los Batallones son inseguros ¿En manos de quienes está la seguridad de la Nación?

Alberto Zuluaga Trujillo                                                                     alzutru45@hotmail.com

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos