La JEP les tapó la boca – PENSANDO EN VOZ ALTA.

0
28

Por JAIME DIEGO BEDOYA

La JEP habló y de qué manera en el macro caso de las antiguas FARC, pues redefinió y cambió el tipo penal del secuestro por otra denominación más gravosa para los implicados que, ni siquiera la Fiscalía había considerado, todo acorde con el Estatuto de Roma. Así les tapó la boca a los deslenguados que satanizaban el Tribunal como el reino de la impunidad, pactada en La Habana. De paso, deben estar temblando los implicados en los Falsos Positivos que, de ninguna manera podrán escurrir el bulto hacia los soldaditos, cabos y sargentos, dado que semejantes órdenes venían de muy arriba.

Vemos la doble moral de los críticos a las decisiones del organismo: La senadora Valencia dijo que muy tardíamente se pronunciaban los magistrados. Qué tarde son dos años, después de las andanadas de Duque que, obedeciendo órdenes del verdadero presidente, objetó la JEP, proceso en el que fracasó. Sin embargo, no la hemos escuchado pedir celeridad a la Comisión y a la Fiscalía en el proceso contra el expresidente Uribe, su hermano y el compinche, Luis Alfredo Ramos.

Tampoco ella ni sus conmilitones de la extrema derecha dijeron nada de los horrorosos acontecimientos, cometidos por esbirros del régimen conservador, narrados por Martín Sombra, el llamado Carcelero de las FARC, que lo compelieron a ingresar a la guerrilla donde envenenado, cobró con creces las humillaciones sufridas por su familia:

“Luego del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, la violencia se recrudeció entre liberales y conservadores y la familia de Martín Sombra fue una de las que sufrió la barbarie”, comentan los diarios del país.

«Yo nací el 15 de diciembre de 1938, en Herrera, Tolima. En abril del 1948 matan a Gaitán y se agarran los liberales y los conservadores. Caí en el conflicto porque salí del internado a visitar a mi padre y el 11 y 12 de abril de ese año matan a mi madre, le rajan el estómago, le sacan una criatura; a mis tías políticas las violan y asesinan, a mis tíos liberales los castran. Mi padre casi se enloquece”. Con todas las barbaridades cometidas por las FARC, nunca se denunció algo igual.

Año 2015 en El Espectador y Semana publicaron esta crónica. Grave lo de las Farc y lo condeno. Pero de esto no dicen nada los Torquemadas de la derecha, descendientes casi todos de los conservadores que iniciaron la violencia en Colombia.

A quienes cometieron esas tropelías no les pasó nada. Ahora, un tribunal independiente respetará lo pactado para todos. Solo importa decir la verdad completa. Nada qué temer. Anímense todos los implicados en esta guerra atroz.

Jaime Bedoya Medina.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí