Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa lucha por la rectoría de la UTP

La lucha por la rectoría de la UTP

Fue un foro abierto. A lo largo de cuatro largas horas, ninguna de las partes se guardó nada. El nuevo modelo de elección del rector tiene en vilo a todos los estamentos de la UTP. No es para menos en una institución nacida para ser protagonista en los necesarios, esperados e inevitables cambios de la sociedad.

En tonos pausados y con voces airadas. Siguiendo las reglas y saltándoselas como es usual en el vigor juvenil, se discutieron democráticamente los asuntos de la calidad académica, la vinculación laboral y la infraestructura física, pasando por la protección de los derechos de las personas diversas y el consumo de estupefacientes hasta la defensa de los logros alcanzados como una de las instituciones más valiosas de la ciudad y la región.

El espíritu universitario está vivo en su esencia de pensamiento crítico, en la búsqueda de la aceptación de la diferencia, de la convivencia pacífica, de los propósitos superiores y en mi sentir, en el deseo ferviente de formación de nuevas generaciones con liderazgo transformador.

Sin duda, seis décadas después de que el gran Jorge Roa Martínez fundara la Universidad Tecnológica de Pereira, esta institución académica vive su momento más histórico agitado por un profundo cambio en el modelo de escoger su rector.

El actual rector Luis Fernando Gaviria Trujillo, al inscribirse como candidato, ha venido enfrentando el vendaval propio del debate. No hay elección sin emoción. Y en una Universidad, el infierno de la emocionalidad es gasolina para el ardiente temperamento juvenil siempre trasgresor, iconoclasta y controversial.

Gaviria quiere la reelección afirmando que aprendió de su padre Byron, que las cosas que se inician hay que terminarlas. Y para intentarlo, está enfrentando las ideas, las propuestas y los votos de sus cuatro rivales: el ingeniero Alexander Molina Cabrera, decano de la Facultad de Ingenierías; el licenciado en educación Carlos Alfonso Victoria Mena; el abogado y actual Contralor de Risaralda Giovani Arias, y el economista industrial Juan Carlos Gutiérrez Arias.

Hasta ahora, los rectores de la UTP fueron producto de la designación del Consejo Superior integrado por nueve personas representantes del Presidente de la República, del Ministro de Educación, del Gobernador de Risaralda, de los gremios económicos, de los exrectores, de los profesores, de las directivas académicas, de los egresados y de los estudiantes.

Una vez la comunidad universitaria habilitada para votar y elegir la terna en la consulta del próximo miércoles 15 de noviembre, el Consejo Superior en votación interna elegirá el rector. Se sabe que las fuerzas están 5 a 4 y que el número mágico para que salga humo blanco, es de 6 votos. No será fácil. Se cree que con la carga política que tiene la decisión, podría dilatarse en varios intentos en medio de los cuales habrá acuerdos, escaramuzas y movimientos propios de todo proceso electoral.

El pasado viernes tuve el privilegio de ser el moderador del foro de candidatos que el Consejo Superior de la UTP ordenó realizar previo a la consulta a los cuatro estamentos con derecho al voto cuya ponderación está reglada así: 40% los profesores, 35% los estudiantes, 15% los egresados y 10% los empleados administrativos. Es la primera vez que se hace esta consulta con ese método.

El más pereirano de los forasteros que han llegado a esta ciudad fue Jorge Roa Martínez. La elección del rector de la UTP debe rendir homenaje al espíritu visionario de su fundador, que, al decir de Hugo Ángel Jaramillo, el Dr. Roa entendió a la perfección a la aldea de vocación fenicia que, inspirada en el comercio y los servicios, necesitaba apuntalar su futuro en los desarrollos de la ciencia y la tecnología.

Parecería paradójico, que un abogado como Roa Martínez a mediados del siglo XX, desde este microcosmos pereirano, tuviera una visión macro del desarrollo humano hoy cabalgando veloz sobre la cuarta revolución industrial y la inteligencia artificial.

Conozco personalmente a los cinco candidatos, quiero decirlo mejor: los cinco magníficos candidatos a la rectoría de la UTP, y me asiste la firme convicción de que, de cara a los enormes retos de la academia, de la ciudad y la región, ninguno de ellos será inferior al legado supremo del gran fundador.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN