Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad“La mala prensa”

“La mala prensa”

Son innumerables los medios de comunicación que han estado manipulando las campañas por medio de las encuestas; y su maniobra no ha estado tanto en ocultar cosas, sino en beneficiar al candidato de su predilección, exaltando lo que le permite crecer y minimizando lo que le perjudique su imagen; se ha pasado a una guerra sucia desde la información, sesgando y deformando, la conciencia de los lectores, que también son los electores, cayéndose en un periodismo sucio, subjetivo y mal intencionado.

Es claro que los medios en manos privadas tienen sus intereses mercantilistas, cuando se trata de una manipulación ideológico-política, pierden su objetividad informativa, convirtiéndose en subterfugios que dañan la conciencia de los ciudadanos, con consecuencia nefastas para nuestra sociedad.

La objetividad requiere exactitud en la descripción, sin perspicacia interpretativa; por supuesto que es claro que todo comunicador tiene su propia carga emocional y también lleva consigo factores influenciadores como su formación, su propia ética y creencia, sus hábitos personales y vivencias, pero ello no es justificación para condicionar la noticia a sus propios gustos, parcializándose en la información, teniendo claro que la objetividad, constituye un faro, que permitirá que, la opinión pública, tenga veracidad, para alcanzar un buen puerto.

Juan Gossain enseña que el deber del periodista está más allá de la política, “nuestro deber es más sagrado que el de los políticos; el deber sublime de la prensa es informar correctamente”. Es claro en afirmar que existe un cuarto poder que es la prensa, pero esta, tiene un contrapoder que es la opinión pública; quien tiene en sus las manos el más grande de todos los poderes, el poder acceder o no a la información que ofrece, ese periódico, ese diario, ese canal y es aquí donde está el verdadero poder. El periodismo a lo único que tiene qué obedecer es a los principios éticos del oficio, la verdad y solo la verdad, aunque en ocasiones choque incluso con el máximo poder que es la opinión pública.

La noticia es un reflejo de la sociedad, presenta un espejo de sus asuntos e intereses; es por ello que el marco de la noticia puede considerarse problemático; sin embargo, en esta encrucijada es donde aparece la objetividad de la información como una exigencia moral de honestidad intelectual, fin primordial de nuestra tarea periodística.  

La objetividad requiere exactitud en la descripción, no perspicacia interpretativa. Lo que comunicamos puede caer en el error, cuando se deforman las verdades, haciendo una interpretación amañada de lo que otros dicen; podemos caer en preferencias personales y finalmente en compromisos ideológicos.

El periodista objetivo es imparcial, examina los diferentes matices de un tema, para presentar una crónica o una noticia sin apasionamientos personales y sesgados. Un buen periodista supera la verdad de la opinión y lucha por la justicia y el equilibrio, dándole a ambos la oportunidad de ofrecer una información completa y veraz. Un buen periodista no manipulará o adulterará la información, al presentar una noticia con absoluta honradez, convencido, que elige lo que, en verdad, es lo más importante que deben conocer sus lectores. 

Algunos piensan que ser objetivo en la información, desinforma, es como un ancla, ya que, no permite pasar con las aguas tormentosas de la subjetividad; el gran peligro es que en situaciones de polarización como el que vive hoy nuestro país, terminemos apasionadamente tomando partido, y convirtiéndonos con nuestra información sesgada en instrumento, no de acercamiento, sino de división, por presentar una información que no es exacta, llevándonos a la superficialidad y a la falsedad, convirtiendo una profesión la más noble, en payolas, con una complicidad activa, de degradación y engaño.

“Una mala persona, nunca podrá ser un buen periodista”

Padre Pacho 

Artículo anteriorBeuys
Artículo siguiente«El Diario»  40 años

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos