Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa plusvalía es un bien común

La plusvalía es un bien común

Conceptualizar, comprender y entender la plusvalía es un asunto que conlleva al interesado a invertir mucho tiempo y dedicación a pesar de que a partir de la ley 388/97 se trata de precisar “todo lo referente” a este propósito, aclarando que esta ley por sí sola no agota el tema en toda su dimensión. Mejor aún, debe entenderse como un instrumento de trabajo académico que les ha permitido a todos los investigadores urbanos reflexionar y normalizar a través de diferentes decretos y doctrinas sobre ese mayor valor que adquiere la tierra por efectos de una acción urbanística determinada.

A partir de la expedición de la ley 388, muchos son los autores que han escrito tratando de “interpretar y clarificar” los aspectos más relevantes de la economía urbana y de la utilización apropiada del suelo. Entre estos autores me parece pertinente resaltar a: Samuel Jaramillo, Víctor M. Moncayo C, Oscar A. Alfonso R. quienes produjeron un libro denominado “Plusvalías urbanas: Fundamentos económicos y jurídicos”, editado en el 2011 por la Universidad Externado de Colombia, con prólogo del Dr. Jorge Iván González (Ex director de Planeación Nacional del actual gobierno). En este texto el lector acucioso encontrará muchas de las respuestas sobre las diferentes inquietudes a la plusvalía urbana. También, claro está, abrira una cantera para nuevas reflexiones.

En relación con la naturaleza fiscal de la plusvalía, dice Moncayo: “Desde el punto de vista fiscal, la participación en la plusvalía urbana no es un impuesto ni una tasa o tarifa, sino una participación en el incremento del precio de la tierra producida por acciones urbanísticas ajenas al contribuyente”. Al no tratarse de un impuesto, de una tarifa, ni de una contribución, no existe una base imponible o gravable, sino una estimación legal del mayor valor derivado de la generación de las acciones urbanísticas.

Los especialistas en derecho urbano tampoco tienen claridad de cuál es el momento del cobro de ese mayor valor en tanto la ley se refiere únicamente a la exigibilidad jurídica y administrativa para tal efecto, pero es ambigua en lo referente al valor de dicho cobro. En este sentido, no es lo mismo el valor en el momento de la liquidación, que en el momento en que se saca una licencia o se enajena el bien. Son dos valores diferentes: uno sería el momento del efecto plusvalía cuando se calcula su valor, y otro bien diferente es el momento  de su exigibilidad posterior o su cálculo.

Por su parte, los municipios en Colombia, por desconocimiento de sus gobernantes no son muy dados a utilizar este instrumento de gestión financiera, a pesar, de que de no hacerlo incurren en un delito patrimonial, prefieren pasar de largo sin cobrar la plusvalía.

Por estas apreciaciones considero que la plusvalía es un bien común intangible de carácter mixto, donde el municipio a discreción del concejo participa entre el 30 y el 50% de su mayor valor.

JAIRO ARANGO GAVIRIA

Marzo 2024

1 COMENTARIO

  1. Apreciado Doctor, gracias por sus impresiones en este artículo pero sigo pensando que la plusvalía es un invento social de unos pocos para darle mayor valor a lo propio y una golpiza económica a los que aspiren a acercarseles.
    De todos modos su titular deja inquietudes muy valiosas de reflexionar.
    Mil gracias por su tiempo en este tema.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos