Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLa sociedad de la economía y el conocimiento

La sociedad de la economía y el conocimiento

Nos sucede en Pereira y Risaralda que indistintamente los gobiernos sufren del llamado síndrome del adanismo, ese mal que padecen los gobernantes según el cual todo comienza con ellos. Casi nada de lo que hacen sus antecesores, les sirve.

Y por no dar continuidad y solidez a los proyectos, algunos de los cuales han sido fruto de la gobernanza y la concertación, hemos perdido la oportunidad de ser líderes en temas que hoy son clave en el desarrollo productivo del país. Son muchos los casos de apuestas frustradas, pero el más preocupante, pese a que está en la agenda pública, es la apuesta por la ciencia, la tecnología y la innovación.

El capitalismo moderno navega hoy en la gran nave de los procesos productivos con base tecnológica. Estamos en la cuarta era de la revolución industrial: la era digital y en la Sociedad del Conocimiento. Navegar en contravía es remar hacia el lado equivocado de la historia.

Tenemos tres décadas perdidas desde que el gobernador Roberto Gálvez puso en marcha el proyecto Risaralda Departamento Tecnológico de Colombia; y 13 años desde el lanzamiento del Plan Regional de Competitividad cuyo marco creó la Red de Nodos de Ciencia, Innovación y Tecnología, inherentes a cualquier política pública.

En Risaralda la Red de Nodos es anacoreta. Tiene asignación de líderes en la academia, pero no tiene dolientes, ni recursos, ni articulación institucional con los gobiernos locales y lo peor, no tiene visibilidad ni apropiación social. Son siete nodos huérfanos y víctimas de los egos de sus padres.

Es inútil hacer cargos de responsabilidad. De alguna manera todos, por omisión, por acción o por carencia de presión social, hemos permitido que de un gobierno a otro estos procesos queden inconclusos y chilinguiando en la incertidumbre, pese a que, en ellos, de años atrás, gremios empresariales, universidades y gobiernos municipales y departamental, han invertido cuantiosos recursos económicos, tiempo y la experticia de calificados profesionales. Qué pecado.

Risaralda no tiene las ventajas geográficas de extensos territorios como Córdoba, Antioquia o los Llanos. Somos un territorio pequeño, pero con un enorme potencial gracias la calidad de vida, clima de paz, excelente posición geoestratégica y reconocido talento humano, entre otros recursos.

No perdamos de vista que el nuevo gobierno nacional anuncia el enfoque en la sociedad de la economía y el conocimiento.

En Risaralda fuimos pioneros en ese enfoque sistémico, tenemos el ADN, la gente, la academia, los empresarios y la necesidad de retomar con fuerza los proyectos de ciencia, tecnología e innovación. Solo nos falta liderazgo, juntarnos y hacer a un lado los egos. Nada fácil, por cierto.

Artículo anteriorArrancó la campaña
Artículo siguienteReproche al poeta.

2 COMENTARIOS

  1. El enfoque de desarrollo del territorio utilizando, el Sistema Departamental de CTe I, debe enfocarse en el despliegue y fortalecimiento de las relaciones entre la sociedad, el sector público, privado, académico, partidos políticos democráticos, entre otros actores. Relaciones desarrolladas a partir de problemáticas, necesidades y oportunidades con una visión de largo plazo. Es una situación multicausal, para abordarla se debe tener presente, entre otras cosas, la naturaleza diferente, complementaria y no lineal de la ciencia, la tecnología y la innovación. La relación entre las partes del Sistema referido deben ser de beneficio mutuo y de muchas formas de la sociedad, atender los intereses de las partes, los actores deben ser concientes que es un sistema en formación y que las interacciones son fuente de aprendizaje para mejorar la forma, la eficiencia y eficacia de las siguientes interacciones, sin las cuáles el sistema no crece y evoluciona, debe tener métricas que hagan que el sistema evolucione con evidencias. Aprendizaje, generosidad, frustración, fallos como fuente de aprendizaje son algunos de los valores para emprender el viaje.

  2. Los egos son una parte pequeñísima del problema, hay otros temas más de fondo.
    Estoy de acuerdo hay que volver a la discusión sobre el tema, mejorarlo e innovar lo disruptivamente.Pero sobretodo hacer lo obvio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos