Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad “La Tierra de Nadie”

 “La Tierra de Nadie”

“Terreno situado entre dos trincheras enemigas que ningún bando desea ocupar por temor a exponerse al ataque enemigo” es una definición de “Tierra de Nadie”.

En América Latina y Caribe la “Tierra de Nadie” es un problema de grandes y graves proporciones que se cierne sobre los sectores agropecuario y ambiental.

Ningún sector cree tener responsabilidad sobre lo que sucede allí. El agropecuario no se siente responsable del impacto ambiental, ni el ambiental considera pertinente su aporte para que la producción de alimentos se practique con tecnologías limpias. A ninguno le interesa conciliar para que las actividades rurales sean ambientalmente amigables. Ambos, blindados en la desidia o el desinterés, permanecen ajenos a la gestión pedagógica de transformar este recurso: mitad agro y mitad ambiente, para sacarlo de las obsoletas e improductivas prácticas del pasado y conducirlo a operaciones eficientes que reduzcan los impactos ambientales, al tiempo que contribuyan a elevar las condiciones sociales y económicas.

La Región (LAC) emplea 40 millones de hectáreas en el cultivo de maíz para cosechar 195 millones de toneladas que pudieran producirse perfectamente en 20 millones de hectáreas (la mitad de la superficie).

Lo mínimo que debiera rendir una hectárea de maíz son 9 toneladas, sin embargo, la región está como en la mitad de eso, ¡y que no nos vengan a decir que eso es imposible porque en este ejercicio se los podemos demostrar!:

América Latina y Caribe rinde 4.87 t/ha promedio, de acuerdo a las estadísticas FAO/2021, mientras Chile cosecha 11,8 t/ha y Estados Unidos 11,1 (más del doble)

Estados Unidos y Chile emplean solo 9 h para obtener 100 toneladas de maíz; Colombia, México, Ecuador, El Salvador y Perú 25 hectáreas (casi el triple) HUELLA ECOLÓGICA que incluye tala innecesaria y que implica descomunal HUELLA HÍDRICA y arriesgada carga química.

No es un asunto menor, es de enormes proporciones. El derroche de 20 millones de hectáreas solo en maíz, resulta aberrante si se tiene en cuenta que deriva también en huella hídrica.

La región emplea unos 4 mil millones de m3 de agua para cosechar 195 millones de toneladas de maíz que pudieran producirse con 2 mil millones de m3 (la mitad).

¿Cuánto más podríamos hacer con los restantes 2 mil millones de m3 de agua y 20 millones de hectáreas libres para otros cultivos o emprendimientos rurales?

Otros ejemplos:

Estados Unidos utiliza solo 2 hectáreas para 100 toneladas de papa, Colombia 4,6; Perú 5,8 y Ecuador 7,8 no obstante ser ésta una especie andina. En el caso del arroz, Estados Unidos y Uruguay emplean 12 hectáreas para obtener 100 toneladas; Colombia 16 y Ecuador 22.

Tendrán que reaccionar los gobiernos de estos países, ministerios agropecuarios y ambientales, organismos encargados del ambiente y de la producción rural, universidades, cámaras de comercio y del agro, gobiernos regionales y alcaldías; así como las entidades comprometidas con la promoción de exportaciones, pero no con actitud reactiva, sino con gestión proactiva que implica estimular nuevos emprendedores con iniciativas innovadoras que dinamicen las economías locales para poder, gracias a la innovación rural, pasar de la importación a la exportación de alimentos  

Hasta ahora, los modelos de desarrollo se han empoderado sobre sectores terciarios de la economía, abandonando la ruralidad a su propia suerte, lo cual ocasiona debilidad del aparato productivo, reduce la oferta alimentaria y la generación de mano de obra local, con los negativos resultados sociales y económicos que ya conocemos expresados en pobreza, desempleo, emigración.

Obsérvese que, dentro de sus planes de desarrollo, el sector primario quedó rezagado histórica, social y económicamente frente a países que con menos recursos naturales, pero con capacitación adecuada, exportan hoy, a nuestros países, con precios módicos, nuestros mismos productos originarios.

ferleyhenao@agroamigable.co

3 COMENTARIOS

  1. Respetado Columnista:
    Siempre oportuna y rigurosa investigación.
    Reitero: importante que sus aportes y conocimientos lleguen a oídos, de las autoridades pertinentes.

  2. Saludos estimado Ferley:
    Esta importante información la haré llegar al MAG de Morona Santiago, a la Prefectura y Alcaldías para capacitar a nuestros pequeños y medianos agricultores para que puedan producir más y en menos superficie, y no se sigan destruyendo los pocos bosques primarios que aún quedan en nuestra provincia. El promedio de producción por ha de maíz es de 2.25 Tn.

    • Estimado Mario: Imagino que continúas colaborando con el Ministerio en Morona Santiago. Estoy e acuerdo contigo que esa región amazónica ecuatoriana debiera convertirse en gran centro agroindustrial exportador por su inmenso potencial para muchas especies, entre ellas el maíz. Si eso sucede, Ecuador podría sustituir importaciones y beneficiarse económica y socialmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN