ActualidadLa vida: “un imperativo cósmico”

La vida: “un imperativo cósmico”

El escritor Henry Nouwen, quien solía afirman que hay dos formas de vivir: “en la casa del miedo o en la casa del amor”, cuando nos confronta en temas desconocidos como, la vida después de la muerte, en una de sus historias, cuenta que dos gemelos conversaban en el vientre materno y uno dijo: “Yo creo que hay vida después de nacer”. Su hermanito le contestó: “No, no es posible. Esto es todo lo que hay. En este oscuro y agradable lugar lo único que tenemos que hacer es comer a través del cordón umbilical”. Su hermano insistía: “Tiene que haber algo más que este oscuro lugar. Tiene que haber algo donde haya luz y nos podamos mover con libertad”. Pero no conseguía convencer a su gemelo. Después de un largo silencio, entre titubeos, le dijo: “Te diré algo más, creo que hay una madre”. Su hermano furioso le espetó: “¿Quién te ha metido semejante idea en la cabeza? Yo nunca he visto una madre y tú tampoco. Este lugar es todo lo que tenemos y te diré que aquí se está muy bien y yo no quiero ir a ninguna otra parte”. “¿No sientes, a veces, una cierta presión? Yo creo que esta incómoda presión es síntoma de que tenemos que estar listos para salir de aquí a otro lugar más hermoso y entonces veremos a nuestra madre cara a cara. ¿No crees que la operación salida será maravillosa?”

Una de las realidades que nos cuesta entender, es de dónde venimos al nacer y a donde vamos al morir. Algunos quieren afirmar que la vida es solo una actividad del carbono y una mezcla de moléculas; que vivimos un tiempo y después nos podrimos debajo de la tierra.  

Algunos científicos durante siglos han intentado explicar el universo por medio de leyes físicas, expresadas mediante ecuaciones matemáticas. El universo era representado como una inmensa máquina que funcionaba siempre de forma estable. La vida y la conciencia no tenían lugar en ese paradigma. Hoy debemos superar esa idea común de un universo físico y muerto, con unas cuantas pizcas de vida que completan el cuadro. Un universo sin vida sería incompleto, la vida es ese imperativo cósmico, que es inextinguible, por proceder de un orden, con una dinámica de auto organización intrínseca, originalidad por la conexión de todos con todos.

Hoy los físicos teóricos, hablan de universos paralelos, lo que nos lleva a pensar que la muerte y la idea de la inmortalidad existen en un mundo en permanente cambio, sin límites espaciales y lineales. Hoy se afirma que la biología y la vida son quienes dieron origen al universo y no a la inversa.

Hoy nos preguntamos ¿hay vida después de esta vida? Para algunos no es posible, otros creemos que ese rayo venido del cielo que irrumpió la vida hace 3,8 mil millones de años, nunca se extinguirá.

Padre Pacho

Artículo anteriorEl renacer de una ilusión
Artículo siguienteUn amor libre

2 Comentarios

  1. Seria bueno que presentaran la grabación de los gemelos conversando o seria solo historias para asustados justificando el pensamiento mágico.

  2. Respetado Columnista:
    Que bella forma de acercarnos a la pregunta eterna de que hay después de la muerte.
    Pregunta que inquieta, que no se resuelve sino a través de la fe.
    La certeza de saber que existe una,eterna tranquilidad, un encuentro cósmico con el Creador y con los que amamos.
    Y en el aquí y el ahora: la certeza misma de que existir es una maravilla divina, que abrir nuestros sentidos cada dia al despertar es un milagro.
    Com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más articulos