Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLeyendas, historias, idas y venidas de una bebida mágica :El Café, panorama...

Leyendas, historias, idas y venidas de una bebida mágica :El Café, panorama actual.

Nuestro  café  empezó a cultivarse  por despojo a sus países  originarios.  Más de 100 años de iniciado su  cultivo, su  comercio  es  todavía  precario, y  como  todos los productos agrícolas de los países tercermundistas,  sus precios de venta  dependen  de los consumidores, quienes manipulan su precio.

Gracias al cultivo  nuestra región  era prospera y envidiada, toda vereda tenía  escuela y  puesto de salud  nuevos, construidos  por  la Federación Nacional de Cafeteros,  vías terciarias mantenidas en muy buen estado. Todos sus grandes logros desaparecieron  ¿Dónde quedaron sus riquezas, incluida  la flota  Gran colombiana? , ¿Alguien  investigó  los manejos  que dieron a  esos fondos los  omnímodos  dignatarios cafeteros, incluido el señor Cárdenas Gutiérrez?   Los cafeteros humildes  sostienen  sobre sus hombros una burocracia parásita,  que  no  rinde cuentas  de  excesos, chambonadas y  quizá  malos  manejos, mientras tanto, los  caficultores  malviven  de su  trabajo.

El panorama de la  caficultura se complicó más  en  estas últimas  décadas;  Juan Manuel Santos, en artículo  (desgraciadamente)  sin fecha,  publicado en “El Tiempo”  siendo  ministro de Hacienda de  Pastrana, años  2000-2002, titulado “La reingeniería del café”,  dice que  no hay crisis del café, pues una crisis es coyuntural y  la caficultura tiene problemas  estructurales.

El café se producía en condiciones favorables:” 1) el peso se devaluaba constantemente. 2) Había abundancia de mano de obra barata. 3) No había plagas.4) El mercado mundial era regulado  por un convenio internacional  que mantenía los precios artificialmente altos. Luego  añade, el peso se  convirtió en moneda fuerte y se recibe menos dinero  por saco exportado;  la mano de obra era cara, el jornal en dólares se  duplicó  en los últimos 10  años y escasa (el artículo  decía que en esa semana, en Caldas y Risaralda se necesitaban 17.000 cogedores de café);  la roya y la broca elevaron  costos y  disminuyeron  rendimientos;  desaparecido  el  pacto internacional estos cambios se volvieron permanentes, es decir  estructurales.

Según  Santos, una finca mediana de 20 hectáreas con  rendimiento de 110 arrobas/ hectárea,  había  disminuido  sus utilidades en un noventa por ciento (90%), cualquier negocio con esas condiciones  está  en problemas.  Proponía  aumentar los rendimientos por hectárea y reducir  los costos  por  libra de café, de un dólar  a 70 centavos;  comparaba el rendimiento de  90 arrobas/ hectárea  en Colombia, con las 250 arrobas /hectárea  en  Costa Rica. Aumentando  el rendimiento  a 160 arrobas/ hectárea  llegaríamos a una cosecha de 26 millones de sacos,  inmanejable  según él;  aclaraba que  una industria  con demanda  estancada  y precios  sensibles a los excesos de oferta,  no se  podía  aumentar   cuotas, apenas  mantener  las  existentes.  

Para  mantener  la  industria cafetera,  era  necesario  sostener la producción  alrededor de 13 millones de sacos para exportación  y consumo  interno;  aumentando   el rendimiento por hectárea, deberían  cultivarse  300.000  hectáreas menos;  y  el gobierno tendría que  proporcionarles otra forma de vida  a  quienes  abandonaran el cultivo. Proponía  decirle  la verdad  a los cafeteros: la  reingeniería del café  era  impostergable.

Aurelio Suárez  en  “La Lección Cafetera”, “La Tarde”  martes 29 de Mayo de 2001, página 4A, recuerda que al romperse el pacto de cuotas, se especuló que  ganaríamos mercados  por  la suavidad  de nuestro café,  la realidad fue distinta:  multinacionales, en particular norteamericanas y alemanas, apoyadas por  sus gobiernos, incentivaron la producción de países como Vietnam pagando  jornales miserables,  la industria cafetera  colombiana  no puede rebajar  salarios, porque ello causaría una convulsión socio-económica: “ La globalización, así  instaurada mostró su verdadera  faz: es una confrontación de las economías por los mercados de productos de mayor demanda que se libra con bajos salarios o costos, según sea el caso”, añade que la disputa no se dirime por productividad, pues Costa Rica, el más productivo perdió mercados , mientras Vietnam, el consentido de las multinacionales, pasó  del 1,1 % de mercado mundial  al 12,3%,  segundo después de Brasil.

Decía  Suárez:” Si esto sucedió con el café, también sucederá con lo demás productos, llámense  confecciones, exportaciones menores o tropicales, en todos aquellos en los cuales la demanda es  inferior a  la oferta y se producen o elaboran en países en vía de desarrollo”.  

Cosa distinta  ocurre  con  cereales, lácteos y cárnicos,  los 29 países más desarrollados,  en el año 2.000 subsidiaron sus agros en  370.000 millones de dólares, lo que se traduce en un aumento del 46%  en  exportaciones de géneros agrícolas de países  desarrollados a los en vía de desarrollo. En los productos tecnológicos la cosa es peor,  los producen  países desarrollados y nosotros  apenas podremos  fabricar partes, o ensamblarlos. Otra  denuncia de  Aurelio Suárez  es que el gobierno  autorizó importaciones de café de casi un millón de kilos entre 1998 y 2001. Nunca se ha cuantificado el café que  entra de contrabando al país. En  la revista  “Semana” Febrero 6 de 2022  página 37, Aurelio Suárez   escribió  “Ni cuentas claras, ni café espeso”  donde comentó: ”La demanda total de café alcanzaría 14,9 millones de sacos, mientras que la oferta disponible fue solo de 14,4 millones con lo cual faltarían 500.000 sacos”, “¿Hubo contrabando por dicho volumen?”, “¿Se trata de un ”machetazo” en  la contabilidad  para  encubrir las gravísimas circunstancias de mercado atendidas con remedios peores  que la enfermedad?” .

En el  artículo: “Café, política temporal, focalizada y decreciente”  domingo 19 de Agosto de 2003, página 2-5,  Suárez  cuenta que en  foro cafetero  de  Manizales,  el  gobierno  declaró  su  intención de  abandonar a  los cafeteros a su suerte; denunció  la reducción  del  subsidio al precio interno del café por el incumplimiento  del presupuesto  que la comisión quinta del senado había fijado para  financiar los costos de la política cafetera 2002 – 2005,  dinero que  rebajó  de 288.200 Millones de pesos  a $261.038; esos auxilios estaban  presupuestados para precios de 75 centavos de dólar por libra, lo malo es que  éste  nunca  pasó de los 67.  Otra cosa grave es el precio interno fijado por los exportadores, que  no se hace con base en los costos de producción, generando pérdidas a los productores, cuyos ingresos  rebajaron  en una  tercera parte  por los altos costos de los abonos.

El ex – presidente Alfonso López M. en su artículo “¿Subsidiar el café?”, “El Tiempo” domingo 28 de septiembre de 2003,  página 1-25,  corrigió una afirmación suya: “Que productos  tales como el café, tropicales por excelencia no corrían el riesgo de competir contra los productos subsidiados de los países desarrollados.  ¡Error profundo!” .Explica que, siempre  acusamos  a  USA y la UE de dar enormes subsidios  a sus productores agrícolas,  advierte que quienes nos van a desalojar del mercado cafetero son los países comunistas del sureste asiático, pues  los costos de una libra de café en Vietnam o Laos, son la mitad de los de  Colombia o Centroamérica;  siendo  de  calidad inferior, con ellos  han  reemplazado  nuestro café, situación  normal  en el mundo capitalista.  El secreto de  los  bajos costos de producción  está en  los salarios  de 150 dólares mensuales  que reciben estos cultivadores, pero el trabajador recibe del estado gratuitamente: vivienda, servicios públicos, salud  y educación  para sus hijos, lo que representa según  López, los subsidios  mejor disimulados del planeta.

El  2 de Agosto de 2020, primera  Asamblea Cafetera Nacional virtual, los cafeteros  reiteraban  las mismas denuncias históricas:” Incumplimiento en los recursos para la renovación del café; necesidad de más crédito para pequeños y medianos cafeteros; necesidad de ley de alivio a deudas de caficultores; urgencia de arreglo de vías terciarias; el precio de venta debe fijarse con base en costos de producción y con una tasa de ganancia para el productor, que  sea remunerativa y estable.   El 19 de Febrero de 2021  el gremio cafetero  denunció que  la cooperativa de Andes perdió 120 mil millones de pesos  por incursionar en negocios de especulación en la bolsa de N.Y. (ventas a  futuro). El 30 de Abril 2022, en artículo titulado  “Nocaut a la institución cafetera”,  Aurelio Suárez  confirmó que  la mencionada cooperativa cerró sus puertas el pasado 4 de  Abril. (Ver video al final del artículo).

El artículo titulado  “Preparan café con heces de gato” “El Tiempo” sábado  12 de Abril 2008, página 1-17, cuenta que el suroriente de Asia  produce ahora una nueva variedad de café: “Una explosiva mezcla gourmet considerada la más cara del mundo, que incluye heces felinas y que venden en Londres a 100 dólares la taza”.  Los granos de café  pasan por el aparato digestivo  de los gatos Civeta, provenientes de Indonesia, “Una vez desechado el café por vías naturales del cuerpo  de los animales llega a venderse  en  Londres  a 648 dólares el kilo” 

RESUMIENDO:

El café  es un negocio volátil; manejado a su antojo por multinacionales;   nuestra región con terrenos ya agotados,  tiene dura competencia de  los productores de cafés especiales de  Cauca, Nariño y Sierra Nevada; al parecer nuestra  única  opción es aprovechar  el título de Paisaje Cultural Cafetero  mejorando  la oferta turística;  también  podríamos  importar  civetas y mejorar nuestro  producto, que pasó  al  cuarto lugar de nuestras exportaciones, y  Colombia al  tercer lugar mundial. Aun así  el Café  es motivo de  inspiración para nuestra música colombiana, espero disfruten “Mi cafetal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos