Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLos años más bellos de una vida

Los años más bellos de una vida

A veces la cartelera comercial no tiene nada para mostrar a los amantes del cine y uno debe meterse en el computador a escarbar en su interior y se encuentra con unos portales que, de pronto, esconden joyas cinematográficas. Unas nuevas y otras viejitas, pero sabrosas y haciendo esa tarea, la semana que termina, nos topamos con esta maravillosa película: “Los años más bellos de una visa”. Y, ¡a decir verdad, qué descanso, qué dulzura, qué encuentro!

El afiche de la cinta, aunque con ganas de hacerse el célebre, no traduce con buena razón el contenido y nada concreto, lo que la película mostrará en su desarrollo. Pues la película es más de lo que ese carro rojo sugiere. Y oh sorpresa, ver en su ficha técnica a Claude Lelouch, Jean Louis Trintingnant y Anouk Aimée, ya es lo máximo. Se le viene a uno a la cabeza la época de nuestro Cine Club Universitario, ese Comfamiliar de la quinta que nos enamoró, de amor y de cine por allá por los años 70s y los ochentas.

Ese movimiento llamado “Nueva Ola del Cine Francés”, que fue un hito, un ejemplo de buen cine para el mundo, un apartado cultural e intelectual sorprendente para la juventud que nos tocó vivir en esos años, tenía en su interior a, entre otros, estos tres cineastas. Lelouch, Trintingnant y Aimée, y qué bueno vivirlos de nuevo. A don Claude Lelouch, el extraordinario realizador y a estos dos monstruos de la actuación que jóvenes nos dieron envidia y ya mayores, nos inspiran un profundo respeto.

“Los años más bellos de una vida” es un curioso homenaje de Claude Lelouch a sus personajes más célebres. Más de medio siglo después de Un hombre y una mujer, su film magistral y soporte de esta nueva historia, permite reencontrar a Jean-Louis Trintignant y Anouk Aimée en una agridulce y tierna evocación de un tiempo ido.

Los años más bellos de una vida (2019), dirigida por este genio, autor además del guion, incorporó en el elenco a la bella y ensoñadora Mónica Belluci, a Souad Amidou y a Antoine Sire.

Un hombre y una mujer narra el vínculo entre Anne Gauthier y Jean-Louis Duroc, y como el encuentro casual de estos viudos derivaba en una pasión arrolladora e inmediata. Pero esa relación, fruto del drama, parecía una dicha no merecida. Fue todo un éxito en aquel 1966, obtuvo la Palma de Oro en Cannes, dos premios Oscar y catapultó a los protagonistas (Aimée y Trintignant) al estrellato, e hizo de su director uno los más famosos del cine francés. Qué decir de los millones de discos vendidos con la pegadiza melodía de Francis Lai. Claude Lelouch prosiguió su trayectoria por momentos más vinculado al éxito que a la calidad artística, pero con otro hito como Los unos y los otros, y en 1986 reunió nuevamente a la pareja que le dio fama en una secuela que fue un fracaso e hizo añorar la búsqueda expresiva, si bien almibarada, del original. Lelouch declaró “siempre me dirijo al corazón antes que al intelecto”, cuando lo entrevistaron en un diario europeo.

Hoy, 55 años más tarde –y a 53 de cuando se estrenó en Cannes en 2019– el film permite reencontrar a Jean-Louis Trintignant y Anouk Aimée, en una suerte de agridulce y tierna evocación de un tiempo ido. El Jean-Louis de ficción transcurre sus días en una residencia geriátrica donde su memoria flaquea, pero sus olvidos no incluyen a la que fue su gran amor. Y es por eso que su hijo Antoine (el mismo Antoine Sire, retomando el papel que hizo cuando niño), decide buscar a Anne y pedirle que le haga una visita casi terapéutica. En un primer momento Jean-Louis no reconoce que está de nuevo junto a Anne aunque gradualmente vivirá su reencuentro, incluso revisitando aquellos sitios del joven amor (remarcados por secuencias del film original y olvidando su secuela).

Aún con los momentos de excesivo sentimentalismo que son característicos de su autor, quienes posean entre sus buenos recuerdos a la película de 1966 se emocionarán ante estas memorias testamentarias de sus personajes presentadas con melancólico humor y sin tristeza. La música de Francis Lai sigue allí, enmarcando este curioso, aunque emotivo homenaje de Claude Lelouch a sus personajes más célebres y, por, sobre todo, aunque no se tenga a aquél film como una pieza de colección, permite disfrutar de la química intacta que devuelven Jean-Louis Trintignant (hoy con unos 90 de edad) y Anouk Aimée (hoy de 89), que con sólo una mirada actualizan sus poderosas leyendas actorales a través del tiempo.

Amor, nostalgia, poesía, buen cine, es esta película. Ojalá la vida fuera así. Y con esa música de Francias Lai de acompañamiento. Ojalá.

1 COMENTARIO

  1. Así es la vida cuando tú decides vivirla de esa manera. Me recuerda un poco a «Cartas a Julieta» y un sin número de películas que nos devuelven al primer amor o nos permiten disfrutar de la inspiración de otros para revivir algunos sueños. Gracias por recordarnos que el amor está ahí, si no presente, sí escondido en el fondo del corazón, esperando un estímulo como una canción o una imagen o un recuerdo, para salir a flote.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos