Los Juegos Olímpicos II. PENSANDO EN VOZ ALTA.

0
17

Por JAIME BEDOYA MEDINA.

Por En la columna pasada, breve resumen sobre la historia de los JUEGOS: Creación griega en la antigüedad y en la edad moderna recomienzan en 1896 en Atenas. Ha habido 31 citas orbitales, sin contar con la de Tokio que empieza el 23 de julio, aplazada por la pandemia. En 1900, París sede de la segunda versión que, por coincidir con la Exposición Universal, no tuvo tanto brillo. Y como nota curiosa, hubo participación de la mujer, por primera vez. Entonces Charlotte Cooper, tenista británica primera mujer en obtener un oro olímpico. En su orden, éstas han sido las sedes Olímpicas: Atenas (1896 y 2004). París (1900 y 1924). San Luis (1904). Londres (1909, 1948 y 2012). Estocolmo (1912). Berlín (1936). Amberes (1920). Amsterdam (1928). Los Ángeles (1932, 1984). Helsinki (1952). Melbourne (1956). Roma (1960). Tokio 1964. Ciudad de Méjico (1968). Munich (1972). Montreal (1976). Moscú (1980). Seúl (1988). Barcelona (1992). Atlanta (1996). Sidney (2000). Pekín (2008) y Río de Janeiro (2016). Tokio 2021. 1916, 1940 y 1944, suspendidos por las dos guerras.

El símbolo del movimiento olímpico son los cinco aros entrelazados que significan la unión de los continentes. Los ideales del Barón de Coubertin, se expresan en esta bella sentencia: “Lo más importante en los Juegos Olímpicos no es ganar sino participar, al igual que la cosa más importante en la vida no es el triunfo sino la lucha. Lo esencial no es haber vencido sino haber luchado bien”. Aquí tenemos un buen modelo para la formación de la gente nueva que va a dirigir los destinos de nuestra nación. El lema nos debe ayudar a comprender que la mejor batalla no siempre es en la que vencimos, sino en la que hicimos las cosas con honestidad y si bien competir lleva implícito el ánimo de vencer, no puede ser a costa de sacrificar a los demás.

¡Citius, Altius, Fortius!»:  «¡Más rápido, Más alto, Más fuerte!« lema propuesto por Pierre de Coubertin en la creación del Comité Olímpico Internacional. Frase de Henri Didon, sacerdote dominico, para incentivar en sus estudiantes la práctica del deporte.

-Academia, deporte, y arte son el mejor antídoto contra la guerra, la pandilla, la droga y el matoneo.

-El régimen cubano, en la misma actitud del uribismo, no les importa la verdad del acontecimiento, sino el promotor. En Colombia, toda manifestación se la achaca al castro-chavismo. En Cuba, a los Estados Unidos. Igualitos.

Jaime Bedoya Medina.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí