Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLos miedos del ser humano

Los miedos del ser humano

El sentir miedo es una condición que cualquier ser humano ha experimentado a lo largo de su existencia, pero son en realidad tantas las causas que pueden originar dichos miedos, que en muchas ocasiones se convierten en una condición casi permanente del individuo sin que éste en realidad pueda determinar cuál es su real causa, es decir se trata de miedos desconocidos.

Una sociedad como la que vivimos donde las situaciones de tragedia, conflicto, crimen, intolerancia, sensacionalismo, impunidad y otras más, constituyen el terreno abonado para que muchos de estos miedos afloren en nosotros en cualquier momento de nuestra vida.

Existen diferentes tipos de miedo, empecemos entonces por hablar de los miedos de origen conocido, que son aquellos en los cuales la causa que los desencadena se encuentra identificada, tales como el perder el trabajo, la enfermedad, el dolor, los accidentes, la pobreza, la oscuridad, la soledad, el futuro incierto, las desgracias e incluso todos los temores que acompañan nuestra vida cotidiana.

La gran mayoría de estas personas soportan sus miedos en silencio, aunque otro porcentaje lo hace manifiesto mostrando actitudes que resultan un poco obsesivas para otros. Sin embargo, existen otro tipo de miedos que sin ser tan severos como el llover, el frío, quebrantos de salud, los animales, los espacios cerrados, o las grandes multitudes por citar algunas, se convierten en ideas fijas persistentes y son denominadas fobias. Muchas de estas personas terminan convirtiendo sus miedos en enfermedades físicas como respuesta a dicha situación, lo cual agrava más el proceso inicial.

Existe una modalidad de miedo en el que la persona teme perder la razón y la cordura y que como resultado de ello pueda realizar actos horribles o espantosos que en realidad no quiere hacer. En estos casos el miedo a perder el control de una situación le puede generar estados patológicos como la micción involuntaria especialmente nocturna, la compulsión a ingerir bebidas o alimentos en forma exagerada, que generan una válvula de escape para liberarse de la excesiva tensión emocional, ya que esta situación como tal, puede terminar produciendo estados de neurosis obsesiva que pueden llevar a una persona a grado máximo de descontrol, reflejándose en el suicidio o en el homicidio.

Otra modalidad de miedo bastante frecuente es aquella que sienten algunas personas por sus seres queridos o más allegados, ya que generan un estado de temor y angustia excesivo generado por la preocupación de bienestar de los suyos, como resultado de esta situación se genera un estado de sobreprotección que, en vez de mejorar, lo que va hacer es a empeorar el problema de base.

No podemos dejar a un lado aquellos miedos que se desencadenan como resultado de situaciones de horror, pánico o tragedia y que son manifestados por el paciente como una sensación de miedo extremo que incluso se puede acompañar de síntomas físicos severos como pérdida del conocimiento, ceguera temporal, sordera y otros síntomas de este estilo, los cuales pueden aparecer antes o después de que la situación se presente.

Para finalizar hablaremos de los miedos de origen desconocido, aquellos que no tienen una explicación aparentemente racional pero que generan temores de mayor o menor magnitud y que de una forma u otra desequilibran a la persona que los padece tal es el caso de quienes tienen la sensación de que algo malo va a suceder en cualquier momento convirtiéndose en miedos infundados que no tienen una clara explicación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos