Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

DeportesLos patrones del Deportivo Pereira

Los patrones del Deportivo Pereira

Por: DANILO GÓMEZ HERRERA

Pregonero de tu historia

(Parte 1)

Pinceladas. El emblema deportivo de la ciudad y su historia con ocasión de los 158 años de Pereira. El equipo “Matecaña” por dentro.

El 7 es el número patrón. Y no me estoy refiriendo a algún famoso puntero derecho. Aunque el Deportivo Pereira los ha tenido muchos y muy buenos en distintas épocas. En esta nota me quiero referir al camino transitado por el equipo “Matecaña” a través de su historia, donde el siete aparece siempre en escena. Han transcurrido siete años desde que en 2014 se inició el proceso de liquidación. Siete décadas, y algunos años más, tiene de haber sido creado el equipo rojiamarillo.

Entre otras cosas el onceno amado de los pereiranos ha estado muy ligado en varias etapas a temas de la justicia. Por ejemplo: fue fundado por un uniformado en el Comando de la Policía en 1944, y en los últimos años ha dependido de un juzgado en el proceso de liquidación.

Pero esto de los juzgados parece una costumbre porque debido al cúmulo de demandas en diferentes períodos, sus directivos han tenido que desfilar por aquellos despachos atendiendo audiencias producto de incumplimientos económicos con sus empleados.

Y volviendo al “número patrón” en el historial del equipo de la Perla del Otún, en una época lejana cuando lo administraba el municipio de Pereira, su junta directiva era integrada por 7 liberales y 7 conservadores. En aquel tiempo los futbolistas hacían fila frente a la tesorería municipal para reclamar su salario que no siempre era cumplido. En otras palabras, las 7 plagas le han caído al equipo en su larga y sufrida historia, como para seguir con el bendito número.

Deportivo Pereira surgió por iniciativa del capitán de la policía Guillermo Gaviria Londoño quien buscaba una solución ante los brotes de violencia que se producían entre los hinchas de dos equipos aficionados de la Villa de Cañarte. Era evidente que Otún y Vidriocol movían el fervor popular entre dos sectores de la ciudad, pero alterando el orden público cuando jugaban sus partidos los domingos, quiero decir, en el séptimo día.

De esta manera Luis Carlos Marulanda, quien fue futbolista y cofundador del Deportivo Pereira, relató el susto que vivió por allá en 1944… “Eran las 7 de la noche del día 12 de febrero, yo estaba tranquilo en mi casa cuando llegó un policía y me dijo que el capitán Gaviria me requería en el comando. Ahí tuve tremendo susto y le dije a mi Papá que no había tenido ningún problema como para ser llevado a ese lugar.

Mi padre me dijo que fuera tranquilo porque el que nada debe nada teme. Lo cierto es que llegamos al comando de la policía y ya estaban allí los también futbolistas Gabriel Cardona y Juan Posada, lo que aumentó mi incertidumbre. En todo caso el capitán Guillermo Gaviria me tranquilizó cuando indicó que nos había citado para unir a los equipos Otún y Vidriocol, y de esa manera crear al Deportivo Pereira, para acabar con tantas rencillas entre las barras después de los partidos”, manifestó Luis Carlos Marulanda.

El corajudo defensor del equipo Vidriocol en el relato hecho a quien escribe estas líneas, recordó que seguramente aquella reunión en el comando con los uniformados tenía su fundamento, y es que hacía pocos días se había presentado en la cancha una trifulca de grandes proporciones y terminó con algunos fanáticos en la enfermería y otros tras las rejas… “Todos estaban en acaloradas discusiones e insultos por cosas del partido que había terminado, entonces salieron a relucir barberas, cuchillas de zapatería; otro sacó un destornillador, otro un cuchillo, un machete, y se armó la pelea como de costumbre, eso parecía la hora llegada”. Remató Marulanda.

Los otros patrones

¿Quiénes han manejado al Deportivo Pereira a través de su historia? En un comienzo el equipo era administrado por juntas cívicas que sacaban carteles para promocionar rifas y eventos sociales para tener algún dinero. En 1960 arribaron Miro Malca y Santiago Cabal firmando como particulares un contrato con el municipio. Estos caballeros montaron muy buenos equipos, y con César López Fretes como técnico, allá en el “estadio Mora Mora”. Luego la institución volvió a manos oficiales.

Después, en 1979, llegaron otros particulares pereiranos liderados por Joe Arenas quienes estuvieron hasta 1981. En 1982 Deportivo Pereira no fue ajeno al boom de los dineros calientes, o capital emergente que llamaban. La divisa pereirana fue adquirida por Octavio Piedrahíta un “mecenas” que trajo dinero a montones.  

Se armó un equipazo y Pereira fue líder muchas fechas del torneo. 1982 fue el año de la opulencia pero no alcanzó para el título. En lo personal me pareció mejor la campaña del modesto Deportivo Pereira de 1974 que jugaba de maravilla y que le faltó poco para lograr un cupo a la Libertadores. Ya en 1983 todo volvió al estado de caos habitual. “El tío rico” que había llegado cargado de dólares dejó al Pereira como juguete viejo, adquirió al Atlético Nacional y el cuadro matecaña fue desmantelado.  Siguió el viacrucis con diferentes administraciones, se creó Corpereira y todo quedó en un proyecto. Entonces en 1990 asumieron el control empresarios pereiranos de Ferroclub. Un día, en medio de una discusión, decidieron repartirse los pases de los jugadores a la suerte en una bolsita.

Todo terminó mal y llegó el primer descenso en 1997 en manos de Corpereira, una entidad con dirigentes sin experiencia y sin jugadores. De esa junta cívica recuerdo a Augusto Ramírez y Óscar Castaño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos