Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLos pendientes de Maya

Los pendientes de Maya

La actual administración de la ciudad está con el sol a cuesta. Llegó en una disputada elección en 2019 con Mauricio Salazar. Los pereiranos esperábamos mucho más del alcalde Maya, aunque tuvo relativos aciertos como la actualización catastral, que le han generado un incremento muy grande en los ingresos propios a las arcas del municipio, y por ende una menor dependencia del Sistema General de Participaciones – SGP. Es cierto que se deben mejorar los procesos de actualización de cada uno de los predios de la ciudad, desde el punto de vista técnico, así como alejarlo de las mañas.

Los alcaldes son protagonistas de primer orden, las ciudades deben mejorar de manera sustancial en cada administración, deben liderar procesos de alto impacto, no quedarse en la minucia de la politiquería barata que no genera valor. Con Maya hubo algunas mejoras en la infraestructura educativa; sin lugar a dudas que la calidad de la educación pública en Pereira está bien lejos de ser de alta calidad, así lo reflejan las pruebas Saber. Estamos distantes en ser una ciudad educada y bilingüe. En este sentido la nueva administración tiene la tarea de mejorar en oratoria, nutrición, filosofía, bilingüismo, educación física, lectura crítica, ciencias básicas y matemáticas. Para lo anterior hay que mejorar la calidad de los profesores con una mayor formación académica, administrativa y un gran compromiso por la calidad. Hay que aumentar las horas de escolaridad de nuestros chicos en el sector público con actividades deportivas y lúdicas. Mejorar el Plan de Alimentación Escolar – PAE. Es una ardua tarea, que se reflejará en un mayor bienestar social y un real incremento en la competitividad.

Si bien el alcalde Maya se le ven resultados en el mantenimiento de malla vial, no es menos cierto que la movilidad queda un inmenso lunar. En el tránsito no se vieron resultados palpables, la incultura, la falta de apropiación y respeto del espacio público para los peatones es palpable, vehículos parqueados por doquier, sin doliente alguno. Es una pena. Con el sistema Megabús quedó en deuda, la entidad con información de más de 17 años sobre las características de este modelo, con estudios de Corfivalle, Transconsult, más uno desarrollado al interior de Megabús S.A. en 2014 para la adicionar el contrato a Integra S.A., no haya sido capaz de dejarle a la ciudad un sistema con alta calidad en el servicio, con vehículos nuevos, amigables con el medio ambiente y de última generación. En la actualidad tenemos una flota EURO II, EURO IV, que son muy contaminantes, vehículos con más de 17 años de operación. Esta es otra tarea del alcalde electo debería mejorar, en especial tener un sistema con un mayor equilibrio en el porcentaje de participación en la operación entre los concesionarios y del Transporte Público Colectivo – TPC, tal como lo recomiendan los estudios y el sentido común, se debe incrementar la sana competencia con equilibrio entre los actores del sistema. El sistema es utilizado por menos del 30% de la población, muy por debajo de los estándares internacionales.

En el gasto público con los recursos propios es otro punto con signos negativos, es inconcebible que el proyecto de acuerdo Nº 31 del 6 de junio en el cual se hicieron modificaciones al presupuesto actual por $89.550 millones de pesos, y que fue sancionado el 21 de junio mediante el acuerdo Nº 10, es decir en solo 15 días, se hayan apropiado más de $25.000 millones de pesos para contratos de prestación de servicios en plena campaña electoral. Se notó la diligencia del concejo de Pereira con este proyecto de acuerdo. Con $25.000 millones de pesos bien invertidos se habría mejorado el alumbrado público, el cual tiene inmensas deficiencias. Han pasado más de ocho años y no quisieron mejorar este servicio fundamental para la seguridad y la imagen de la ciudad. Mientras tanto el teatro Santiago Londoño se cae a pedazos.

La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR, también quedó entre los grandes pendientes de la actual administración, los pereiranos hemos escuchado diferentes versiones tratando de justificar este fiasco, pero lo real es que este proyecto fracasó. Pero si pagamos miles de millones de pesos por fallos en favor de la DIAN por el mal manejo tributario en Aguas & Aguas.

La Pobreza Extrema con datos a 2021, tenemos que la mejor forma de medir la pobreza extrema es teniendo en cuenta el costo de adquirir la canasta básica de alimentos y el costo de bienes y servicios esenciales como la vivienda, servicios públicos y el vestuario. Para 2021, el DANE estableció que el ingreso que necesita cada persona en Pereira para satisfacer estas necesidades es de $430.616 mensual (esto es la línea de pobreza a nivel per cápita). Por su parte, la línea de pobreza extrema está definida en un ingreso per cápita de $175.453.

El columnista Walter Benavides Antía el 19 de agosto de 2023, es inquietante, “Las utilidades del ejercicio en la UTP”, dice en uno de sus párrafos lo siguiente: “Leía en instagram esta semana, “La UTP está en crisis alimenticia. Según el observatorio social el 10% del estudiantado no tiene la posibilidad de consumir al menos una comida diaria y otro 20%, solo consume una comida al día. Por ello la olla comunitaria es trascendental a la hora de generar procesos colectivos para la transformación, un estudiante con hambre no puede estudiar, una estudiante con hambre no puede luchar por una educación pública gratuita y de calidad. Seguiremos tejiendo desde la colectividad y disputando una política alimentaria que pueda atender las necesidades de la comunidad universitaria.”

En Risaralda se desperdician toneladas de comida al año. Con esta cantidad de comida que se arroja a la basura se habría podido alimentar a miles de personas. Entonces, ¿dónde está “el mejor vividero de Colombia”? cuando los resultados en Pereira son preocupantes más de 100.000 ciudadanos, cerca del 20% de la población, no consumen tres comidas diarias.

Para rematar con lujo, el alumbrado navideño es una decepción, se sabe desde hace años luz que se deben prender las luces el 1 de diciembre, es conocido que se pueden presentar imponderables no previstos. Este contrato debió ser adjudicado por lo menos en junio, para hacer un desarrollo adecuado de sus actividades, no de manera atropellada, además de costoso.

La lista de pendientes fundamentales sigue igual o peor: seguridad alimentaria, salud, vivienda, seguridad, gestión ante el gobierno nacional para disminuir el costo de los servicios públicos domiciliarios, empleo de calidad, desarrollo del sector rural, espacio público. Sin duda lo fundamental no se ejecutó, ni mejoró, no se avanzó. Ahora pretenden mostrarnos que sus indicadores son excelentes, cuando la situación económica de los hogares empeora. Las cifras y los hechos están ahí; tozudos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos