Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadLos ramos sagrados y el cine

Los ramos sagrados y el cine

OJO CON EL CINE

Desde cuando nació el cine, a las pocas horas de los hermanos Luis y Augusto Lumiere haber asombrado a esos 30 espectadores en una improvisada salita de cine allá en 1895, en un diciembre gris y lluvioso, en la calle 14 del Boulevard de los capuchinos, en Paris, aparecieron “cineastas” entusiasmados en hacer películas (cortas, claro), untadas de Jesús, de Cristo, de Semana Santa o Mayor, de procesiones, de milagros, de Dios, et., etc.…

En blanco y negro, en 16 mm, mudas, sobreactuadas, muy dramáticas, inverosímiles, a veces hasta risibles, muchas sin gracia y otras muy convincentes, pero en blanco y negro, inundaron las pantallas del mundo católico en esos primeros años del cine, que era el arte más nuevo, más poderoso, más ingenioso, más fresco, que le había llegado a la humanidad para entretenerla, educarla, despertarla, motivarla y educarla en todos los campos de la inteligencia, pues el cine demostró que tenía espacio para todo, para contar historias de todos los tamaños, colores (así fuera solo blanco y negro y mudo), estilos, géneros, creencias y teorías habidas y por haber.

Nacieron cosas raras, películas de amor, de misterio, de risa, de guerras, musicales, y demás, pero tenían que llegarle a las almas religiosas, las religiosas que se iban a contar con  el alma en las manos y se llenó el mundo del cine de cine religioso y se hicieron muchas películas de muy alto presupuesto, con historias sacadas de la Biblia, a todo color, con los mejores efectos especiales, los más sofisticados trucos y los actores y actrices más caros y más bonitos y los más parecidos a Dios, para convencer más a los fieles creyentes con ellas. Muchos premios Óscar de la Academia están en manos de Judas, de Pilatos, de soldados romanos traidores y de santos que no lo son, pero que nos hicieron creer que lo eran.

A muchas salas de cine del mundo, han llegado imágenes obscenas, desagradables, trágicas, sucias, que se han limpiado de manera milagrosa, por otras muy lindas, tiernas y santas, cuando es la Semana Santa la que llega y sus famosas películas las que entran a la cartelera e invaden las conciencias de los espectadores que conocen de verdad, el olor de los ramos que se mecieron a lado y lado del paso del Señor cuando se paseaba por entre sus seguidores, cuando visitaba a los creyentes, en esos momentos que se comprometía con ellos para llevárselos al cielo, en la época que todo era verdad.

El cine a lo largo de la historia, ha llenado la historia del cine, también de arte religioso y muchas escenas, se han refrescado con los movimientos tenues y románticos del ondeamiento de los ramos, durante muchos domingos de ramos y hasta ahora, veo que aparece en la cartelera comercial, una cinta que lleva concretamente ese título: “Domingo de Ramos”, y miren de qué se trata: Es un thriller pueblerino con un relato particular. Es una historia sencilla dentro de una trama compleja. Un miércoles, en un modesto operativo policial se descubre el cuerpo sin vida de Doña Rosa. Y lo inesperado sucede.

Ese es el cine. Así es el cine.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos