Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadMinimalismo para Aerocafé

Minimalismo para Aerocafé

Aerocafé ha sido durante mucho tiempo símbolo de desarrollo para Caldas, pero su trayectoria ha estado plagada de obstáculos financieros, legales y técnicos, los cuales, han impedido un avance significativo. En su visita a Manizales, el presidente Gustavo Petro ha propuesto un cambio de rumbo al sugerir un diseño «minimalista» para el proyecto, una idea que ha generado tanto interés como preocupación. Esto puede tener dos grandes lecturas:

La primera, es que la propuesta de Gustavo Petro de enfocarse en la pista y la tecnología en lugar de la infraestructura física tradicional para Aerocafé, podría presentar oportunidades significativas y, al dirigir los recursos hacia aspectos clave como la modernización de la pista y la implementación de tecnologías aeroportuarias avanzadas, existe el potencial de reducir los costos de construcción y mejorar la eficiencia operativa del aeropuerto. Esto no solo podría acelerar la finalización del proyecto, sino también posicionar a Aerocafé como un hub aéreo más ágil y competitivo en la región.

La propuesta de Petro de dar un propósito universitario a los terrenos del Aeropuerto La Nubia sugiere un enfoque innovador y multifacético hacia el desarrollo regional. Al integrar la educación superior en el proyecto, se podría fomentar la colaboración entre la academia y la industria, promoviendo la investigación, la innovación y la formación de talento local especializado. Esto no solo diversificaría las oportunidades de desarrollo económico en la región, sino que también podría impulsar la creación de empleo y el crecimiento sostenible a largo plazo.

La segunda, es que la propuesta «minimalista» de Petro suena más como un acto desesperado para maquillar el fracaso  de un gran proyecto, que como una estrategia seria de desarrollo. ¿Qué significa realmente un aeropuerto «minimalista» en términos prácticos? ¿Una pista de aterrizaje sin edificaciones alrededor? ¿Es eso todo lo que Caldas merece después de años de espera y expectativas? La falta de claridad en esta propuesta solo aumenta la incertidumbre y la preocupación entre los empresarios y políticos locales, que temen que el proyecto se convierta en poco más que un parche improvisado en lugar de una solución integral y sostenible.

Además, la situación financiera y legal del proyecto es un desastre monumental que parece haber sido ignorado por completo por el gobierno. ¿Cómo es posible que después de tanto tiempo y recursos invertidos, el proyecto siga enfrentando obstáculos financieros tan significativos? La necesidad de 600.000 millones de pesos adicionales para completar el proyecto es una prueba clara de la mala gestión y la falta de previsión.

 

Natalia López Arboleda. Politóloga UAM.- Especialista en Contratación Pública UM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos