Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

PolíticaEscampavía-Montealege el maniroto malabarista

Escampavía-Montealege el maniroto malabarista

Por: Juan Guillermo Ángel Mejía

Es fácil encontrar en la historia a seres humanos de carácter, gente que mantuvo su criterio a pesar de la tortura y de las presiones de los poderosos; Sócrates bebió cicuta por oponerse a la tiranía de Critias en Atenas; los primeros años del cristianismo registran mártires inmolados por no cambiar sus creencias, siglos después la religión que fuera defendida con tantos actos de valor se transformó en torturadora de quienes o no quisieron o no pudieron modificar su propia historia.

La otra cara de la moneda está en los que sí modificaron sus ideas de acuerdo a como soplara el viento, en Colombia se acuñó la palabra manzanillo para describir a los políticos que mudan de parecer y de bando según les convenga, actitud que ha mostrado resultados para quienes han hecho de las volteretas una práctica lucrativa. Basta hacer un recuento de aquellos que han medrado en los pasillos del poder de gobierno en gobierno, los sempiternos ministros, magistrados, jefes y subjefes, hay nombres que se repiten y repiten en la historia reciente de nuestro país, son aquellos quienes  en voz baja dicen socarronamente que plátano que no se voltea no se asa.

Boves el Urogallo aquel quien de patriota se transformó en el verdugo al servicio de la corona, o la crueldad de los judíos conversos que se graduaron como inquisidores nos recuerdan como quien cambia de postura, muchas veces piensa que siendo más papista que el Papa logra aceptación entre aquellos nuevos compañeros.

Cómo cambia el poder a quienes, cuando todo lo tienen se trasforman en prepotentes abusadores. Ejemplo clásico de los malabaristas es el ex fiscal Montealegre, quien de ser sobresaliente abogado criminalista, graduado de las mejores universidades en Colombia y del exterior, de funcionario de carrera alcanzada paso a paso se transformó en saltimbanqui de exposición; así  defendió las convivir como  procurador para años después calificarlas como delito de lesa humanidad cuando no dijo ni  mu como fiscal general de la nación; de uribista activo a furibundo opositor, de santista declarado a resentido acusando al presidente Santos de ingrato;  de defensor de los acuerdos de paz a radicar demandas en su contra;  de defensor de la moral pública a encartado en compañías tan discutibles como Lyons, Bustos, Moreno y Ricaurte.  A este personaje le aplicaron el  aserto  de Lincoln “ nadie tiene la memoria suficiente para mentir siempre con éxito”.

Como fiscal, Montealegre compró por unos 35.000 millones de pesos de hoy un Lear Jet, lujosa aeronave adecuada para vuelos internacionales pero que solamente puede aterrizar en 6 de los más de 1.000 municipios de Colombia, según se dijera en el parlamento cuando se cuestionaba esa compra, estrambótico gasto que se multiplicó puesto que debió pagar 22.575 millones de pesos a la firma Escobar y Ospina por concepto de tiquetes aéreos, según publica El Nodo; el manirroto, deslumbrado por su poder, de quien se dice pagó 6.000 millones de pesos a periodistas para asesorarlo y para rematar 10.600 millones de pesos a personas como Gustavo Moreno, y a su preferida periodista, quien cambió su respetable apellido Boyacense Tocarruncho por el rimbombante Springer Von Schwazenberg, a ello agrega, según publicó El Colombiano, 19.000 millones en analistas y ex magistrados, todo ello a pesar de tener una nómina de más de 23.000 funcionarios, para completar el cuadro dilapidó 35.000 millones de pesos en una fracasada universidad y como dice el refranero popular faltan datos de otros municipios

Lo dicho es del dominio público, lo que llama la atención es cómo el sistema de control del estado, que ha descubierto en buena hora los entuertos a lo largo y ancho de la nación, no ha hecho nada frente uno de los mayores detrimentos patrimoniales debidos a una sola persona que recuerde Colombia.

Publicada en El Diario y reproducida en El Opinadero con autorización expresa del autor.

6 COMENTARIOS

  1. Qué edad tenían María Clemencia y el Anónimo cuando Uribe fue elegido en el 2002, con la máxima votación de la historia? Cómplices todos los millones que votaron, de ese hecho violento? Y de los centenares que hubo? Tenían uso de razón, y se dieron cuenta, o han investigado, cómo estaba el país desde los años setenta, ochenta, y noventa? Quiénes impedían ir de un pueblo a otro, hasta en bus? Las cosas no son tan simples y sin nociones de lo que ocurrió, imposible entender lo que ocurre. Respecto a Montealegre, recomiendo leer el Teeteto de Platón. Lo describe perfecto.

  2. Por esta razón el Pais esta como esta los que hicieron bien a la humanidad como en su caso ya caducaron y nacieron los utilizadores y benefactores de sus propias ambiciones se llenan constantemente a merced de los inocentes siempre existe y va a existir la linea de oportunistas.

  3. Y. a todas estas el ilustre columnista cuando nos explica a los Pereiranos, cuanto nos cuesta sostener la burocracia del megacbale que hace aprox un ano deberia estar funcionando

  4. En todo caso esa técnica de defensa no le sirve a Uribe cuando le toque rendir versión ante las autoridades sobre las masacres y los asesinatos. Le sirve en los micrófonos de la calle, y entre sus amigos, pero ante los jueces no le ha servido ni le servirá. Y ni modo que se queje ante la CPI porque donde se asome por allá le echan mano

  5. Aquí le dan razón a lo que dice Montealegre, que Uribe no se defiende en concreto de lo que lo acusan sino atacando la idoneidad de quien lo acusa. Entonces, respecto de las acusaciones que hicieron Montealegre y Perdomo en su denuncia, de eso ni mú?
    La vieja táctica es perseguir al denunciante, chuzarlo, investigarle la vida privada y la pública, para descalificar a todo el que se atreve a señalar. Y del meollo del asunto qué?? Al fin qué hizo Uribe gobernador cuando desollaban y descuartizaban pobres en la masacre del Aro?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos