Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadMordiendonos la inocencia

Mordiendonos la inocencia

Aprendimos de la mano de la Constitución del 91 sobre participación como ciudadanos y bajo la Ley 152 ocupamos espacio propio en Consejos de Planeación territorial; abordamos el tema de la riqueza espacial y los dones naturales aplicando la Ley 388 que inspiró nuestro ensayo sobre el «Ordenamiento Territorial de la Ecorregión del Eje Cafetero» en labores contemporáneas del desastre causado en este territorio por el terremoto del 25 de enero de 1999. No son temas distantes o que interpretemos a caprichos, sino con ese y otros recorridos.

Ahora en los entramados políticos y académicos se habla es del «Catastro Multipropósito» que definen sus áulicos como el retorno a antes de la Conquista o a la llagas que ese proceso de ocupación produjo, con todas sus consecuencias. Ese que se resume en el mejor calificativo inspirado ahí de «capastro», alimenta ollas podridas con recados de «Predial» y restos de víctimas de la más variada índole. Y es multi propósito en lo despistador, engañero y sigiloso para meter cuento, mientras saca cuentas. Hay un mero propósito sospechable: alcabalear.

Olvidan los ocupantes de ciertos puestos oficiales el sangriento proceso de independencia, donde era el espíritu alcabalero y el saqueo ese espeso caldo de cultivo de la insubordinación. Y están atizando esa hoguera nuevamente, con estos capítulos de «neo-audacias» para rotular a muchos como «propietarios» con tal de tener a su alcance no apenas sus escasos ingresos, sino sus patrimonios. Con espíritu hacendista, rentista de un fisco que se manosea a capricho y nada lejano de eso que denunciaron, combatieron y habían depuesto los héroes de la Independencia: El burdo alcabalerismo, o la voraz tendencia a atrapar pesos, no para redistribuir o reinvertir en lo de todos, sino en beneficios segmentados, personalistas y mezquinos. Como en la antigüedad, la alcabala como el gravamen sobre el comercio, apenas competía con los diezmos que recaudó siempre el clero y llegó a fastidiar tanto, que contra eso centraron sus ataques los oponentes a la Corona Española. Pero todo se transforma, para seguir explotando.

Hay una pretensión alevosa de extender ese capastro a todos los rincones y al suscribir títulos, se empieza a imponer bajas cifras que luego, con argumentos de forzada «actualización», duplican o cuadruplican para cobrar. Esos capadores no entienden sino eso de cobrar y cobrar, para tener de dónde … Ya usted sabe.

1 COMENTARIO

  1. Es lógica de un modelo de país que muchos defienden desde lo político pero que les falta coherencia para tomar decisiones que cambien ese estado alcabalero y corrupto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos