Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadMovilidad y navidad

Movilidad y navidad

Escribo estas líneas oyendo la música retro navideña que por estos días los colombianos metemos en nuestros corazones.

Son impajaritables, de emisora en emisora, desde Pastor López, Rodolfo Aicardi y Lizandro Díaz hasta los Corraleros de Majagual y Lucho Bermúdez pasando por Richi Rey y Bobby Cruz, Fruko, Niche, las orquestas venezolanas de Nelson Enríquez, Los Melódicos, la Billos y otros tantos del goce.

También hay nuevos como Los 50 de Joselito y el gran Jhonny Rivera, que siempre preparan temas con aire decembrino, interpretando todo lo que en el alma y en la sangre encierra la secular tradición navideña.

También los jóvenes hacen pausas reguetoneras y electrónicas para entrar en la onda navideña de antaño con el pretexto de que “esa era la música de mi abuelita y de mis papás”.

A diferencia del periodista Arpidio Escobar, quien no obstante haber sido locutor de emisora musical, no oye música; somos como Dostoyevski, quien dijo que al morir deberíamos poder llevarnos nuestra música. Y nuestros libros, que sí son del huerto intelectual de Arpidio, aunque censurable que no los preste.

Incluso, en el carro, la música es el alivio que tenemos en los largos letargos de los tormentosos trancones que por la temporada navideña son más intensos y desesperantes tanto por la pérdida de tiempo y de paciencia como por el consumo de combustible. En navidad, es mucho más la gente que viene a Pereira que la que sale de vacaciones a otras partes.

A propósito, le dije a Francisco Valencia, gerente del Aeropuerto, qué iba a hacer con la tradición de las familias que con mariachis reciben a los miles de risaraldenses, quindianos, caldenses y nortevallecaucanos que por Aeromatecaña retornan desde lejanos países al seno de sus familias, porque eso es navidad: reunión familiar y calor de hogar. “Es cierto -dijo- veremos cómo habilitamos un espacio para que no se pierda esa costumbre tan nuestra”.

Trancón pereirano

Volviendo a los sufridos trancones y al mal estado de las vías, tuve la ocasión de comentárselo al alcalde Maya -quien quizás no quiere repetir la historia del ex alcalde Luis Alberto Duque quien hace 20 años sufrió las turbulencias y fuertes críticas del comercio, cuando en pleno diciembre cambió las redes de alcantarillado del centro de la ciudad- me dice Maya, que está listo para recuperar el pavimento de la Avenida 30 de Agosto y de la Villa, (llena de huecos) pero al comenzar el nuevo año, porque en diciembre no se deben poner más barreras a la movilidad.

Y tiene razón el alcalde, porque nadie entiende porqué les dio por hacer trabajos en la vía adyacente al Megacentro Pinares donde el tráfico es asfixiante y se forma un exasperante nudo gordiano, toda vez que para ir a Álamos la única salida es por la glorieta de Pinares.  

Nuestro parque automotor (sin contar el tráfico flotante o de paso), ya debe superar los 300 mil carros circulando por las mismas vías y “gozando” de los pasos de tortuga al llegar al Viaducto, al Viajero y a las glorietas de Pinares, Turín, Corales y La Independencia.

Todos sabemos porqué en la intersección de Condina en la Avenida Sur, nunca hay trancones. Y es por ello que no puedo estar de acuerdo con el alcalde Maya cuando en la nueva doble calzada a Cerritos, que en esta primera etapa de 3.5 kilómetros va hasta El Tigre, habrá otra glorieta en Pino Verde. Sin puente elevado, ni siquiera un paso a desnivel.

El alcalde Maya me dice que la medición actual y la tendencia del tráfico por esa nueva vía por ahora es suficiente con una glorieta. No hay que estar tan seguros, porque quienes tenemos cierto kilometraje de ciudad, lo mismo escuchamos cuando se hicieron las otras glorietas. Un esfuerzo presupuestal adicional no solo mejoraría la estética y el servicio vial, sino que le daría a esa obra una visión más futurista.

Eso es exactamente lo que pudimos observar -una visión futurista y de desatraso- en el moderno proyecto de la nueva intersección que el alcalde Maya está por ejecutar como acceso al aeropuerto Matecaña. Por ahí sí es la cosa.

En todo caso, el espíritu de la navidad ya está entre nosotros con música y todo, razón por la que siempre digo como Alfredo Lamus Rodríguez, mi viejo maestro y amigo de mis lejanos días de bachillerato, a quien le escuché que: Si la navidad no existiera, alguien la habría inventado.

1 COMENTARIO

  1. Con todo respeto con el alcalde y sus asesores las redes viales vehiculares se componen esencialmente de vectores y nodos (glorietas) y resolviendo y dotando de mayor número de estos últimos la movilidad del territorio se vuelve más eficiente. Incrementando o carriles o construyendo sólo calzadas no se resuelve la problemática (vectores)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos