Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadNéstor Viveros, arbitraje en blanco y negro

Néstor Viveros, arbitraje en blanco y negro

El Sputnik de Pereira

Pregonero de tu historia

A los 14 años de edad llegó a Pereira procedente de Cali. Corría el año 1938. Fue un testigo directo de la creación del Deportivo Pereira en 1944. Fue colega y amigo de Guillermo “Chato” Velásquez. Frecuentaba los escenarios del estadio “Mora Mora”, la cancha de Bavaria en la ribera del río Otún, y la fábrica de La Rosa en Dosquebradas, donde se jugaba el mejor balompié aficionado en aquel tiempo.

Muy cercano al primer centenario de su existencia, nació el 10 de octubre de 1924, Néstor Viveros conserva una memoria prodigiosa para recordar algunos lugares y nombres de sus viejos amigos.

 El diálogo con el “Sputnik de Pereira” es corto pero contundente… Y Don Néstor dice: “Yo estaba en la cancha de Bavaria y un amigo se me acercó y me dijo que ya no le daba más su estado físico porque había arbitrado tres partidos seguidos. Él sabía que me gustaba el fútbol, y me pidió que por favor pitara el partido siguiente; entonces agarré el silbato, me fue bien y la gente quedó contenta y me favoreció con el comentario. Ahí arranqué con el arbitraje en Bavaria”.

Durante mucho tiempo a los árbitros se les llamaba los nazarenos, porque todas las reacciones de un mal resultado de los equipos se descargaban en su contra. Bueno, aún son criticados e insultados, pero los silbatos de antes soportaban la furia general y sin mayores garantías de seguridad. Aparte de todo vestían de negro.

El escudo que utilizaba para dirigir los partidos

Néstor Viveros estuvo en el mundo del arbitraje como autoridad máxima de los partidos o como juez de línea en la época en la cual no existían las tarjetas amarillas y rojas. Estas fueron utilizadas a partir del Mundial de México 1970. Curiosamente en ese mundial fue tenido en cuenta el árbitro pereirano Guillermo “Chato” Velásquez.

En los tiempos de Ovidio “El Sauce” Orrego,  del “Chato” Velásquez y Néstor Viveros se disfrutaba del Bar de la esquina, con los tangos y milongas, y las decisiones de los jueces en la cancha eran discutidas, pero los “de negro” respondían por sus decisiones. Ahora que la tecnología llegó al fútbol hay mucha “milonga” y se pierden minutos valiosos.  El hombre del pito en la cancha perdió su poder de decisión y descarga en el VAR la responsabilidad. El fútbol de antes, y el arbitraje de antes era más auténticos.

En este corto perfil de uno de los pioneros del arbitraje en Pereira destacamos que fue en su actividad laboral en el renglón comercial de la zapatería donde logró levantar una familia con su trabajo digno, ya que el arbitraje siempre ha sido mal remunerado y solo le dejó satisfacciones morales y muchos amigos. Néstor Viveros fue el proveedor exclusivo de  “Chila”, la hincha número uno del Deportivo Pereira, con sus zapatos rojiamarillos.

Junto a Esneda Londoño Martínez, Don Néstor constituyó un hogar con cinco hijos, en su orden, Yolanda, Gustavo, Néstor, porque no podía faltar el tocayo, Giovanni y Jair.

Recuerda su hijo Jair, quien es licenciado en educación física y docente del Colegio Ormaza, que su padre se ha caracterizado por ser muy calmado y de muy buen humor.

Agregó Jair que la extraordinaria vitalidad de su padre, hoy a los 98 años, obedece a su gran disciplina por el ejercicio. Todavía realiza sus jornadas de caminata.

La mayor parte del tiempo residió en el Barrio Villavicencio, en la ruta hacia el mítico estadio “Mora Mora” el lugar de sus recordadas jornadas con el pito y la banderola. Fueron 10 años al servicio de la Dimayor, pero también dirigió partidos en Ecuador y Venezuela.

La creación del Deportivo Pereira, en testimonio de Néstor Viveros: “De la plaza de ferias hacia abajo era donde vivían los jugadores de Vidriocol, entre otros, Juan Posada, “El Ñato” Olidén Ángel y Luis Carlos Marulanda. Y de la plaza de Bolívar, para arriba, vivían los del equipo Otún, y Gabriel Cardona era el capitán. Ellos jugaban tremendos clásicos, pero terminaban en peleas, y entonces el capitán de la Policía Guillermo Gaviria los reunió y les ordenó unirse y armar un solo equipo. Ahí surgió el Deportivo Pereira”.

Néstor Viveros también recordó a Enrique Rodríguez, apodado “Lagardere”, un jugador de aquella época en Pereira y quien luego fue un destacado dirigente deportivo en la querendona y morena. En una de tantas remodelaciones al estadio Mora Mora, el dirigente Augusto Ramírez González designó una de las tribunas con el nombre de “Lagardere”.

El fundador de la Copa Ciudad Pereira también le hizo reconocimiento público a Néstor Viveros en la edición del certamen en el año 2018, y allí el exárbitro recibió una placa y el aplauso general.

La anécdota: En Armenia hubo un reconocido narrador llamado Germán Gutiérrez Peláez, apodado “Bigotes”. Un hombre que logró altos índices de sintonía radial. Y fue allí en Armenia, concretamente en el estadio San José, donde Néstor Viveros fue protagonista de un hecho que hoy nos relata…”Allá por el año 1957, la Dimayor me designó para dirigir un partido entre el Quindío y el Cúcuta. Me tocó expulsar a un jugador del equipo visitante, un negro bastante espigado, quien salió de la cancha protestando y haciéndome amenazas.

 Terminado el partido, cuando me dirigía al camerino, el futbolista me persiguió, y fue tal mi carrera que el locutor Germán Gutiérrez destacó la tremenda velocidad, señalando que ahí va el árbitro de Pereira Néstor Viveros, tan veloz como el Sputnik,” recordó entre sonrisas Don Néstor, haciendo gala de su extraordinaria memoria.

El apunte de Gutiérrez Peláez fue porque en esos días la Unión Soviética había enviado al espacio un satélite con el nombre de Sputnik.

Artículo anteriorLa encrucijada de Maya
Artículo siguiente¿Vaivén en la PLEC?

2 COMENTARIOS

  1. Grandes amigos la familia Viveros Londoño.
    Gran señor don Néstor y nunca olvidar a la gran matriarca detrás de él a doña Esneda soporte total para todos ellos.
    Un abrazo a mis amigos de toda la vida.

  2. Excelente recuento de tantos datos y anécdotas del arbitraje Colombiano. Recordar como el colegio de árbitros albergó dándole concepción y nacimiento del colegio de árbitros de microfutbol la cual tuvo el aval del pantalonudo Arroyave que inaugura en la ciudad un campeonato nacional de microfutbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos