Actualidad¿No da pena hablar de tanta movilidad en medio de soluciones retóricas?

¿No da pena hablar de tanta movilidad en medio de soluciones retóricas?

La mayoría de gobernantes, antes o después de sus mandatos, conocen grandes capitales del mundo; ni qué se diga de los congresistas que sí que la tienen clara a través de sus viajes en misiones especiales; en menor escala los diputados y concejales que teniendo que ver directamente con esos temas, poco conocen de cómo es el ordenamiento de las ciudades, por último están algunos funcionarios que teniendo la responsabilidad directa de la movilidad, no han salido de la ciudad. Todo esto en medio de una parafernalia de asesores en planeación, que para llamar la atención y hacerse diferentes para cobrar grandes honorarios, utilizan los términos y teorías más sofisticadas del mundo para enredar la piola y llenar miles de páginas con pura carreta de la famosa movilidad.

Con este panorama los grandes beneficiados son unos pocos constructores que se meten desde las temporadas electorales a financiar personas  que, cuando lleguen a sus cargos, les devuelven favores y, con intereses particulares por encima de intereses generales, se perratean los POTs y el desarrollo vial queda en segundo plano.

Por eso Pereira, Dosquebradas, Santa Rosa y La Viriginia, crecen con unas vías de pueblos que van alrededor de los terrenos de los particulares que construirán centros comerciales y unidades residenciales en terrenos que deberían ser utilizados para autopistas, variantes, arterias principales y avenidas.

Pereira, el ombligo del eje cafetero, está rodeado de trochas, con las mismas curvas de hace 2 o 3 décadas; las áreas residenciales por excelencia se llenaron de hoteles, restaurantes y clínicas. Hoy en día para poder llevar el desarrollo vial planteado desde la década de los noventa, queda imposible hacerlo por la invasión del espacio público y la construcción de infraestructura donde no se debe.

La autopista del Café no puede desarrollar variantes en Dosquebradas y Pereira porque los constructores se apoderaron del sector de Frailes y la vía Pereira-Punto 30. Para Cerritos y La Virginia los centros comerciales se construyeron en plenas curvas sobre la vía. Para finalizar el POT, se discute, pero desafortunadamente los interese particulares están por encima de los generales.

Hago un llamado a los líderes de opinión a que nos unamos en un foro para hacer cumplir el territorio, identificar lo general y ahora sí buscar una planeación pragmática, sin retórica y sin favorecimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más articulos