Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadNo hay por dónde coger

No hay por dónde coger

PENSANDO EN VOZ ALTA.

*Juan Jacobo Rousseau, dijo: “El hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe”. Yo creí durante mucho tiempo en ese apotegma, hasta cuando mi amado pariente me dijo: la realidad nos muestra lo contrario: “el hombre nace malo y la sociedad cambia a unos cuantos”. Y me ilustró con interminables ejemplos: Por dos niños que cuidan su colegio, hay centenares que lo rayan, destruyen los pupitres, tapan los sanitarios, hacen matoneo, copian las tareas, se vuelan de clase, insultan a sus profesores. El escenario se repite y, con más fiereza en la universidad, donde, se supone, llega lo más granado de la sociedad. Por dos empresarios humanistas, como don Arturo Calle y nuestro Alfredo Hoyos, hay miles de gargantúas que engullen los derechos de los trabajadores y, por dos trabajadores que trabajan honradamente, muchos maman gallo y hacen la cosas a medias. El mundo tiene registrados unos 120 mil científicos y de ellos sólo 20 mil están dedicados a empresas para salvar y mejorar la especie humana, los demás, a proyectos destructores: armas, aviones de combate, guerra biológica, insecticidas y pesticidas que acaban con los polinizadores. Contra Jesucristo había miles pidiendo la muerte, a pesar de que tanto bien les había hecho. Contra Gandhi hubo millones condenando su proyecto de no violencia, hasta acabarlo a él mismo. Igual con Luther King. Por un Albert Schweitzer, miles de colonizadores católicos europeos saqueaban África hasta dejarla exangüe y hoy sus habitantes mueren ahogados en El Mediterráneo, suplicando un puesto decente a los expoliadores del llamado Primer Mundo, que no se conmueven frente a los que saquearon. Creíamos que los niños estaban a salvo en la casa de Dios y fue donde se produjo la mayor bajeza contra su inocencia. Frente al cuidado de la tierra, ni hablar: Miles de toneladas de residuos contaminantes van a los ríos y de ahí derechito al mar, nuestra mayor fuente de oxígeno-que no son los bosques- y de riqueza comestible. No hay por dónde coger. La humanidad está condenada al fracaso.

** Grosero y mediocre el discurso del presidente, en Caucasia, contra el gran alcalde de Medellín. La sociedad está fracturada por los terribles desequilibrios sociales, no porque Quintero llamó a algunos empresarios, cartel de mafiosos.

***Gracias, Edgardo Román, por tu vida llena de grandeza y hermosura y por tu hijo Julián, comprometido con nuestra amada Colombia, a través de procesos democráticos. Paz en tu tumba.

****Me duele la suerte de Iván Cepeda. Un valiente de esos merece larga vida. Ánimo, querido senador.

Jaime Bedoya Medina

Artículo anteriorAño electoral
Artículo siguienteEl niño que domó el viento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos