Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadNo más excusas. Alguien debe buscar soluciones

No más excusas. Alguien debe buscar soluciones

Cada que me reúno con hombres señalados de violencia intrafamiliar, de género o doméstica, (también se da de las mujeres hacia los hombres, pero es en menor cantidad, esta realidad la muestran las estadísticas de denuncias ante Comisarías de Familia, o Fiscalía General de la Nación), les escucho las siguientes frases:

  1. Siempre he sido así, no voy a cambiar.
  2. Es que, para ella, todo es maltrato.
  3. No puedo hablar un poquito duro porque me dice que no la grite.
  4. Yo soy quien trabaja, a ella no le falta nada, es una desagradecida, tiene casa y comida ¿qué más quiere?
  5. Las condiciones las pongo yo.
  6. Yo le escojo la ropa. Así sé cómo se viste.
  7. Claro que tiene que aportar plata a la casa.
  8. Yo la contento en la cama.
  9. Me tiene que responder a la primera llamada.
  10. No me puede apagar el celular.
  11. Tiene que decirme para donde va, cuáles son sus vueltas.
  12. Es que ella no se aguanta nada. Es muy intolerante.

El abusador emocional o físico, agresor o victimario, (hombre o mujer) presenta unas características que es recomendable conocerlas para prevenir las situaciones o momentos de maltrato que se están viviendo o puedan aparecer en el rumbo de la vida de la pareja.

A fin de cuentas, los agresores dan muestras de serlo que son ignoradas por las víctimas, estas pueden ser:

1º. Probablemente fueron testigos de abuso o fueron víctimas de abuso cuando eran niños.

2°. Posesivo y celoso: Con frecuencia se imagina que la pareja lo está engañando, puede tener celos de sus amigos, familia y niños. Hasta hace muy poco, se creía que los celos eran una muestra de amor. Ya hoy sabemos que es una enfermedad y que debe ser tratada médicamente.

3° Mal humor: tiene arranques de cólera por cualquier cosa insignificante o guarda silencio, aplica la “ley del hielo” y deja que el enojo se acumule para después explotar sin control y sin medir las consecuencias.

4° Culpa a los demás: no acepta la responsabilidad de su propia cólera ni de sus acciones, le dice que “usted” es la culpable de todo lo malo que me pasa.

5° Minimiza la gravedad del abuso o puede negarlo completamente.

6° Posiblemente atribuye la culpa del abuso al alcohol o a las drogas o a los estados de estrés que pueda estar viviendo.

7° Personalidad doble: es muy gentil con las personas que no son de la familia y trata de ocultar el abuso, mientras que de puerta para adentro refuerza su conducta dañina.

8° Tiene ideas rígidas de los papeles de los hombres y de las mujeres. Llegan a decir que si violan a una mujer es porque ella provocó al violador por su vestimenta, maquillaje o amabilidad.

9°Puede tener otros problemas con la ley, por ejemplo, antecedentes penales.

10° Puede comportarse en forma intimidatoria o amenazante.

11° Trata de aislarla, evita que vea a sus amigos y a su familia.

12° Trata de controlarla: le dice qué hacer o qué pensar y hasta como hablar.

13° Abusa verbalmente de ella, la insulta y le dice que todo lo que usted hace está mal hecho.

14° Después de un arranque de cólera, el abusador puede llorar y decirle que lo lamenta, o que están sufriendo.  El abusador se siente mejor y no comprende porqué usted puede seguir enojada o molesta

15° Cuando ocurre el abuso físico, este sigue un patrón característico: algunos siempre golpean en el rostro, en tanto que otros tienen cuidado de hacerlo en lugares que no sean visibles. 

Una vez identificadas estas características y en muchos casos, vivido y padecido sus efectos, a través del ciclo de la violencia, iniciando con la luna de miel o una etapa de aparente tranquilidad o normalidad, comienza la acumulación o etapa de tensión, llega la reacción que regularmente es la explosión violenta con insultos, humillación, desvalorización, indiferencia, exclusión, minimización,etc., para pasar a los golpes o violación con el fin de demostrar quién tiene el poder sobre el cuerpo de la víctima.

En este punto, el control se podría decir que es completo: invadió hasta su forma de pensar, de actuar, de comer, de vestirse, la puede tener bloqueada económicamente, sin reconocerle sus derechos patrimoniales, sin posibilidades de ser autónoma porque ya se desactualizó de su profesión o por su edad ya no puede vincularse laboralmente.

Su dependencia es total en lo físico, económico y emocional.

El ciclo de la violencia vuelve a comenzar y es muy difícil romperlo sin la ayuda externa. La violencia aumenta y la gravedad de los ataques se vuelve cada vez peor, con respuestas recíprocas, el uno ataca, la otra se defiende, sin medir la fuerza y las consecuencias.

La recomendación sencilla es a la más mínima muestra de violencia y riesgo para la integridad física, aceptar la ayuda, entender que está en peligro y que debe buscar el apoyo idóneo y tomar decisiones desde poner distancia, refugiarse en casa de un familiar o amigo mientras pasa la crisis y se puede volver a conversar civilizadamente, pero sin permitir que las agresiones se repitan y recurrir a la ayuda terapéutica de psicólogos o psiquiatras, según sea el caso.

Sí se puede salir del ciclo de violencia, pero con ayuda externa.

Después del tratamiento terapéutico para la víctima, esta podrá darse la oportunidad de reiniciar una nueva relación de una manera sana, con la cual se pueda construir el día a día y así tener un mejor proyecto de vida.

Algunos apuntes tomados de “Cycleofviolence_spanis_240120_212534. Pdf”

Recomiendo leer la Ley 1959 de 2019 que trata sobre violencia intrafamiliar.

4 COMENTARIOS

  1. Ciertamente casi que a diario sucede un feminicidio, cosa que no no tiene ninguna justificación. Un asistencia oportuna de un profesional o de un grupo interdisciplinario eficaz, podría evitar que sucedan cosas tan atroces como la pérdida de una vida por una intolerancia. Castigar no corrige ni restaura el mal hecho; la mejor opción es la prevención y la preservación de la vida y la salud de las víctimas, ligadas a una nueva jurisdicción que permita reconvenir drásticamente al reincidente y/o castigarlo con más severidad, antes de que sea demasiado tarde. El acompañamiento familiar y de autoridades civiles asociadas al bienestar social debería ser de prioritario cumplimiento.
    Interesante nota, Olga, como todas tus columnas.

    • Muchísimas gracias, René Cardona, todo lo que dices es verdad. Falta ese acompañamientos familiar y del Estado. Las leyes ya existen. El.problema ya se está visibilizando y las víctimas van en aumento.

  2. Muchas gracias, Luz Marina , por tu comentario. Es muy oportuno. Es en el hogar donde comenzamos la guerra o la paz.

  3. Esuy difícil encontrar soluciones inmediatas a este flagelo, pero creo que con una educación del ser y su integridad desde los primeros años,desde la primera instancia, sería un poco rescatar estos valores tan perdidos en este momento…. pero al mismo tiempo educar a los padres y acompañantes de crianza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos