Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Espiritualidad“No pierdan su originalidad”

“No pierdan su originalidad”

Por FRANCISCO ARIAS ESCUDERO ( Padre Pacho).

Esta semana en entrevista a Monseñor Rigoberto Corredor Bermúdez en el programa “Una luz en el sendero” expresaba que nuestros jóvenes no deben embargar su pensamiento a los generadores del odio, nunca deben perder su originalidad; a los jóvenes hay que entenderlos y para ello hay que escucharlos; muchos seguramente no tienen un contenido suficiente para poder interpretar la realidad, y algunos no perciben hacia dónde van, pero en ellos indudablemente está, en gran parte, la suerte de nuestro país; deben elaborar un pensamiento propio y no ser fotocopias, embargando su pensamiento, que obnubile su capacidad crítica.

Son actores de primer grado, pero deben elaborar su propio pensamiento, donde puedan ver la humanidad no desde la perspectiva obligatoria de los pensadores de siempre, que han abierto camino en la historia. Poder potenciarlos en todas sus capacidades, para que hagan visible el valor de humanidad que los jóvenes tienen, como el amor a la justicia, a la verdad, al amor como donación, como servicio, como construcción de la vida, que es lo que verdaderamente nos permite un mejor desarrollo de la humanidad.

No pueden embargar su pensamiento en propuestas que generen odio, venganza, ira y resentimiento; jóvenes que no sean fotocopias de culturas de odio, de rechazo, de muerte; propuestas que llevan a la destrucción del otro, que proponen que si el otro me estorba hay que eliminarlo; ideologías excluyentes, que pisotean la libertad, llevando a un empobrecimiento mayor; populismos y liberalismos que hoy son obsoletos, que proponen mesías salvadores, ególatras, que empobrecen con su caudillismo a los pueblos, ofreciéndoles pan y circo, por el trueque de su libertad.

Esa actitud destructiva de comprender la realidad y de decir estoy con estos y destruyo lo otro, o estoy con lo otro y destruyo esto; una actitud que elimina la capacidad de dialogo, rompiendo una comunicación civilizada, donde se irrumpe en todo tipo de argumentación, declarando inútil el pensamiento del otro.

Frente a esta reflexión nos preguntamos ¿Qué compromisos tenemos con los jóvenes? ¿Qué le estamos debiendo a los jóvenes? ¿Será que nacen con una letra de cambio, por cobrar?

Hoy nuestros jóvenes reclaman a una sociedad que según ellos les debe mucho. Reclaman el enfrentarse a un futuro incierto, a una sociedad que no les ofrece oportunidades para ingresar al mercado laboral, ni herramientas técnicas y recursos financieros para poder liderar proyectos independientes y sostenibles. Nuestros jóvenes no se sienten representados por la clase política actual, exigen un país donde se respeten sus derechos fundamentales, donde se garantice igualdad de oportunidades para acceder a la educación y trabajo en condiciones dignas. Nuestros jóvenes rechazan todo tipo de autoridad vertical, piden un mayor horizontalismo, es por ello que no se sienten representados por el poder legislativo, quienes crean leyes que no siempre buscan el bien común.

Las dos principales preocupaciones de los jóvenes son la falta de acceso a la educación superior y el desempleo. Los jóvenes proponen una mayor diversidad de criterios para acceder a las universidades y la alianza entre la universidad privada y pública para fortalecer la labor de la docencia y la investigación, proponiendo un modelo pedagógico donde el estudiante juegue un papel más activo.

Es claro el inconformismo de nuestros jóvenes y aunque el estado tiene la obligación de poner las condiciones para el desarrollo del ser humano en sociedad, también debe tenerse claro que, todos somos responsables de trabajar, aportar y producir; y aunque sea válido la angustia y reclamos para mejorar los programas de educación y empleo, y el poder esclarecer algunas violaciones a los derechos humanos, los jóvenes deben conocer de primera línea y no simplemente por medio de las redes que generalmente desinforman, programas como la educación gratuita y en el nivel superior para los estratos 1, 2 y 3; es claro que muchos de los jóvenes no tienen las competencias para ser parte de una modernidad que impone la revolución tecnológica, la evidencia de empresarios que no encuentran perfiles capaces de ejercer labores que requieren significativos niveles de especialización, lo que implicaría una revisión en los sistemas educativos, que no están ofreciendo lo que el mercado laboral está requiriendo; en la generación de empleo, el derecho al trabajo es constitucional para el que lo tiene, el estado no está en la obligación de generar empleo, sí debe proveer alternativas para que puedan ingresar a una fuerza laboral privada, fortaleciendo el emprendimiento, ningún estado tiene la capacidad de ofrecer todos los empleos a las ofertas profesionales, que diariamente ofrecen las universidades.

El Papa Francisco exhorta a los jóvenes a ser protagonistas “o son protagonistas o no son nada, o van adelante del tren o terminaran siendo vagón de cola, arrastrados por la marea”.

Padre Pacho

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN